Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Otra conmovedora carta para la hija de Pampita

Espectáculos

La modelo publicó en su Twitter las emotivas palabras que una pariente escribió para Blanquita

Cuando van a cumplirse tres semanas de la muerte de Blanca Vicuña , el mundo del espectáculo sigue conmovido y se solidariza constantemente con la familia de Pampita y Benjamín, los padres de la niña. Resguardados en la intimidad de su círculo más cercano, poco se sabe de cómo transitaron estos días de tristeza.

Mirtha Legrand, muy afectada por el drama de la familia Vicuña-Ardohain tanto por la cercanía de su nieta, Juanita Viale, muy amiga de la pareja, como por el hecho de que Benjamín es su compañero de elenco en La dueña , no pudo evitar referirse al tema en la gala de ALPI, hace algunos días. "Yo creí que Blanca se iba a salvar. Pienso en la madre, cuando llegue a la casa y vea la ropita. La muerte de un hijo te destroza y no se olvida más. Se calma, pero no se olvida. Uno se pregunta '¿Por qué?, ¿por qué?'", dijo, según informa la revista Gente . Además, la diva contó que Juanita y Gonzalo Valenzuela, íntimos de los Vicuña, están "desesperados". "Parece que el encuentro entre Juana y Carolina [Pampita] fue terrible. Juana recordó todo. Es una tragedia, un drama", dijo. Cabe recordar que la nieta de Mirtha también perdió un hijo, un año atrás.

Tras la muerte de la niña, Pampita realizó sólo dos publicaciones en Twitter. La primera fue una carta escrita por Cristián Warnken , poeta y columnista del diario El Mercurio de Chile , publicada en el sitio web de ese medio . La segunda fue subida anoche, y es una carta escrita por Leonor Ardohain , pariente de la modelo, realmente conmovedora. La transcribimos a continuación:

Acompañando... a Blanquita

He leído en algún lugar, que cuando nos conectamos con nuestro lado doliente, aparece la capacidad de crear... y de recordar... y de caminar... y sentir que cada lugar vivido, cada pedacito de recuerdo... tiene y adquiere otra significación.

Quizás nunca sepas... mi querida chiquita... que hoy caminé contigo, que a cada paso cerca de tu casa, que a cada lugarcito recorrido juntas, que cada vidriera donde te parabas, cada puerta que transitamos juntas, cada caminata sobre los bordes salientes de tu casa, de mi mano, cada pedacito de tu casa, tiene algo de vos, de tu olorcito, de tu carita, de tus ojitos, de tu sonrisa, de tus manitas, de tu hermoso cuerpito... de tanto, tanto, que en mi mente y corazón estás, estás, sos aún una presencia...

Duele, duele mucho, pero qué grande mi mente llena de vos... llena de recuerdos, de sensaciones de abrazo, de sentirte, de meterte adentro mío, de besarte ese cuellito con ese olor tuyo, con esa entrega que sólo vos dabas...

Cuánto duele y dolerá esta partida... cuánto te llevaste... y cuánto dejaste.... Blanca mía... querida y amada muchachita, cuánto soñé que juntas recordaríamos este mal momento... cuánto soñé cuando tuvieras 15 años y te contara lo que habías producido, cuánta gente te acompañaba desde muchos lugares, pidiendo por vos, por tu sanación, por que te conectaras con tu almita y pudieras transitar este momento en tu cuerpito enfermo...

Si tu misión acá termino, la acepto, si tu partida nos deja una enseñanza, por favor ayúdanos a transitarla, ayúdanos a ver cuál era, ayúdanos a poder sentir que valió haberte tenido, haberte disfrutado, haberte sentido, haberte acompañado durante 6 años, ayúdanos...

Ojalá pueda y tenga la capacidad de acompañar a esos otros seres, tan entrañadamente amados por mí, que vos elegiste compartir estos poquitos años, y pueda abrazarlos cada vez que lo necesiten, que pueda escucharlos y prestarles mis oídos cuando así lo requieran y que pueda sentir que algo de lo que aprendí en mi vida, sirva para que ellos tomen algo y sientan alivio a sus cortas vidas...

Recuerdo a alguien muy significativo en mi vida, que sólo me dijo cuando llegué acá... llegó el momento de llorarla, de entregarla, y de pedirle a Dios...

Señor, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que sí puedo, y sabiduría para reconocer la diferencia.

Debido a la sensibilidad del tema, esta nota ha sido cerrada a comentarios. .

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsThomas GriesaLa reforma del Código CivilCongreso 2014