Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un candidato con 24 causas abiertas

Se trata del peronista Juan De Jesús, del Municipio Urbano de la Costa.

Sábado 28 de agosto de 1999
SEGUIR
LA NACION

LA PLATA.- El ex intendente del Municipio Urbano de la Costa y actual candidato a ocupar el mismo cargo, Juan De Jesús, del PJ, es investigado por lo que podría transformarse en una gran defraudación, a raíz de la cual tiene abiertas 24 causas judiciales y está procesado en al menos una de ellas. Sobre De Jesús pesan los cargos de fraude a la administración pública, falsificación de documento público y falsificación de instrumento privado. Incluso, existe un pedido, aún no concedido, para que se lo acuse por asociación ilícita.

Todas las causas se tramitan en un juzgado de transición. Pero, mientras avanzan las investigaciones, De Jesús sigue en su campaña electoral como candidato a obtener, nuevamente, el cargo que desempeñó entre 1983 y 1995. Como si nada hubiera pasado. O como si su gestión gozara del mejor de los recuerdos.

El ex intendente ganó la última puja interna del PJ y está dispuesto a reconquistar el gobierno comunal. Reconoce, eso sí, que le otorgaron una eximición de prisión tras dejar en fianza judicial la escritura de su casa, valuada en $ 60.000.

Se agrega a la historia: una supuesta defraudación a las arcas públicas aún no cuantificada y una inocultable puja política en la que todos miran hacia el 24 de octubre.

Juan De Jesús es un reconocido médico pediatra y, según versiones no confirmadas, habría sido uno de los dueños de una clínica privada en la localidad bonaerense de Santa Teresita.

El instituto, llamado Santa Teresa, habría perdido un juicio por mala praxis -en la que no estuvo vinculado el ex intendente De Jesús-, y fue vendido.

En la actualidad, su apoderada es la ex embajadora argentina en la República Dominicana, Teresa Meccia de Palmas. La diplomática saltó a la fama cuando su esposo, Luis Palmas, y uno de sus hijos, Martín, fueron acusados de un homicidio en aquel país.

El caso es recordado porque fue asesinado a puñaladas un chico de doce años. En 1998, el juez dominicano Julio Canó Alfau dictó una condena a treinta años de prisión.

Elecciones de por medio

En las elecciones del 24 de octubre próximo, De Jesús deberá enfrentar en las urnas al candidato de la Alianza, el abogado Guillermo Magadán, intendente en ejercicio desde 1995 y denunciante, a partir de 1997, de los supuestos delitos cometidos por De Jesús.

La condición política del denunciante, radical y rival de De Jesús, le aporta una cuota política a este asunto de defraudaciones y falsificaciones. El Municipio Urbano de la Costa deja de ser, así, un remanso de sol y playas dentro de la vasta extensión bonaerense para convertirse en un centro de escándalo.

Parte del fárrago de expedientes cayó en el Juzgado de Transición Nº 1 de Dolores, cuyo titular es el juez Carlos Colombo.

El magistrado ya fue recusado por el abogado del municipio, Héctor Zamora. Es que Colombo, antes de ingresar en la Justicia, se había desempeñado como asesor del denunciado, De Jesús.

"Además, fui compañero de facultad de Magadán, el actual intendente, con quien me une cierto grado de amistad, por lo que también presenté mi excusación", afirmó el propio magistrado.

Claro, era de esperar, las relaciones personales también componen un elemento por tener en cuenta en estos pueblos chicos, transformados en infierno grande.

Para evitar lo que se teme, podría ser una prescripción generalizada de causas por vencimientos de términos procesales, el doctor Héctor Zamora, abogado del municipio, eleva semana tras semana solicitudes de pronto despacho.

La contadora Reiko Akamine, nacida en Okinawa, estudia los archivos para desentrañar los misterios de la gestión anterior. Y sus investigaciones abren serias sospechas sobre los trámites administrativos de la plana mayor de De Jesús.

Akamine es actualmente asesora del gobierno radical, pero hasta hace poco fue secretaria de Hacienda comunal. Su pasado político, sin embargo, registra relaciones con el justicialismo. Durante el gobierno de De Jesús, Akamine encabezó la lista de candidatos a concejal del PJ y en esa condición llegó a presidir el órgano deliberativo.

De Jesús se defiende

De Jesús afirma que no está procesado y asegura que es víctima de una campaña política. "Se olvidan de lo que era el país en aquellos años", esgrime.

Tanto Magadán como Akamine lo acusan de haber dejado un pasivo en la comuna de unos treinta millones de pesos. Cinco de ellos, en extraños convenios de pago, los que Magadán anuló por decreto. "Un error", sostiene De Jesús. "Magadán había acordado conmigo cada uno de esos convenios. El sabía lo que estábamos haciendo durante el período de transición y lo avaló."

Magadán niega cualquier acuerdo de ese tipo. "Falso. Yo no avalé ningún acuerdo de ese tipo. Con De Jesús sólo acordamos ayudarlo a concluir su mandato con tranquilidad", sostiene hoy.

Al ex intendente lo acusan de haber beneficiado a ciertos comerciantes que reclaman pagos que rondan los 300.000 pesos.

"Teníamos proveedores en cada localidad del municipio. El dinero se quedaba en la zona, no se iba a otros lugares", afirma el médico pediatra en el living de su casa.

No recuerda a un señor Ovidio Haedo, pese a que le firmó compromisos de pago por 280.000 pesos.

"No tengo ninguna causa por enriquecimiento ilícito. Sigo viviendo en la misma casa que construyó mi padre en 1981. Estoy al frente de mi consultorio y trabajo en una clínica (la misma de la que fue dueño y hoy es empleado). Sólo espero que la Justicia se expida", arriesgó.

"El 24 de octubre volvemos a hablar. Ya verá... mi pueblo no se va a equivocar", profetiza De Jesús.

Magadán opina lo mismo.

Te puede interesar