Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Editorial

Las razones de los alumnos argentinos para ser optimistas

Comunidad

Según recientes estudios científicos, el ser humano nace naturalmente optimista y, en términos generales, hay un 75% de la población mundial que se muestra irreductiblemente optimista.

Por supuesto son siempre los más jóvenes los que sienten que el futuro no puede depararles más que buenas cosas. Por ello no deberían asombrar los resultados de una encuesta realizada a 1202 chicos de entre 11 y 17 años en las principales ciudades de la Argentina, y a pedido del Ministerio de Educación nacional: ellos se ven a sí mismos en un futuro cercano mucho mejor de lo que están en la actualidad, estudiando o con una carrera ya finalizada y, también, ayudando a sus familias.

Las preguntas de la encuesta y sus respuestas ofrecen un panorama muy interesante con respecto a lo que piensan y esperan jóvenes que a menudo son presentados en las crónicas periodísticas como desinteresados de su entorno y de lo que vendrá. También han servido los datos recogidos para contrastar estas actitudes tan positivas con el pesimismo y hasta la desilusión que experimentan los adultos, muchos encargados de guiar a esos mismos jóvenes.

Tampoco debería asombrar que para los niños y adolescentes sea muy importante el hecho de ser solidario para ser considerado querido o reconocido por sus pares. Desde estas mismas columnas han sido reflejados incontables casos de gente muy joven que ha iniciado movimientos solidarios que cuajaron finalmente en organizaciones sociales que aún perduran. Uno de los más reconocidos, incluso mundialmente, es el de los Ecoclubes: nacieron en Firmat, provincia de Santa Fe, hace casi dos décadas, como una iniciativa juvenil para recuperar y procesar los residuos urbanos, y luego fueron creciendo en objetivos hasta abarcar otras áreas de la comunidad, y han llevado su ejemplo a toda América latina y a Europa.

Por las respuestas obtenidas da también la impresión de que aquellos a los que llamamos jóvenes por su edad están en condiciones de pedirles a los adultos varias cosas: primero, que se comporten realmente como adultos para que ellos puedan respetarlos, y en segundo lugar, que los acompañen en tareas que se pueden hacer conjuntamente, compartiendo responsabilidades codo a codo. De esta encuesta sale, también, ampliamente revalorizado el rol de la escuela. Para muchos chicos, su escuela es el lugar en el que encuentran adultos que los escuchan y saben aconsejar, y los confirman en la idea de que estudiar vale la pena.

Para los adultos queda, entonces, una suerte de consigna implícita en los resultados ya mencionados: toda la ayuda, el cuidado y el amor que un joven pueda recibir se verán volcados a la comunidad en forma de solidaridad y de ganas de cambiar el mundo. Una lección que todos debemos aprender con provecho..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYFrancisco y la ArgentinaDólar hoyIndependencia de EscociaAmado BoudouAFA