Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Kiss

Con el picor en la lengua

Espectáculos

Con cuarenta años de carrera, la banda tiene disco nuevo, Monster, y viene a presentarlo, el 7 de noviembre, en el estadio de River

Por   | LA NACION

MONTERREY.- Sólo hay una experiencia más emotiva que ver a Kiss; ver a Kiss en México. El histórico club de fans de estos cuatro súper héroes del rock, Kiss Army, es uno de los más emblemáticos a la hora de hablar de la relación entre un músico y su público y su filial azteca es una de las más "jodidamente" fanáticas de América latina. El adjetivo le pertenece a Paul Stanley y, antes de que hiera nuestra sensibilidad argenta, esa que nos hace caminar erguidos sintiéndonos el "mejor público del mundo", llegan unas palabras de Gene Simmons para concluir el tema con elegancia. "Pero el público argentino está a la misma altura. Es muy apasionado", arremete Gene Simmons, el hombre de la lengua más larga del rock, el businessman que maneja a discreción esta banda-empresa que en enero cumplirá 40 años- y que pasado mañana lanzará su 20° álbum de estudio, Monster.

El lunes pasado, los carapintadas desembarcaron en el Arena Monterrey. Los precedía el cierre de un tour de 40 fechas por América del Norte con Mötley Crüe, en el Foro Sol del DF. Ese show estuvo a punto de suspenderse por una lluvia que inundó las adyacencias del estadio. Las puertas del lugar recién se abrieron a las 21, la noche se extendió más allá de lo previsto, pero los shows no se cancelaron y más de 50 mil personas tuvieron su premio. Aquí, en Monterrey, el clima y el número de fans es otro, pero el resultado final es parecido: un set contundente con un buen puñado de clásicos, explosiones, sorpresas varias y este cronista ubicado en la fila 3 que en más de una oportunidad tuvo la sensación de estar viviendo un show personalizado.

Después de que Paul Stanley (voz y guitarra), Gene Simmons (voz y bajo), el guitarrista Tommy Thayer y el baterista Eric Singer dejaran sus personalidades en la sala de maquillaje para convertirse en el Chico Estrella (Starchild), El Demonio (The Demond), El Hombre del Espacio (Spaceman) y El Hombre Gato (Catman), nos reunimos con ellos para hablar de su nuevo disco, de su historia y de esa fantasía que ellos mismos dispersaron por ahí: un Kiss después de Kiss, una formación que ya no contemple a Stanley y a Simmons, pero que protagonice nuevos capítulos en su historia.

 
Rockeando y posando: Paul Stanley al frente y Gene Simmons, atrás. Foto: Miguel Sierra/ AFV
 

Lo primero que los cuatro integrantes de Kiss afirman acerca de Monster es que no suena a ningún otro álbum de Kiss. Pero, ¿cómo logra eso una banda que ya grabó 19 discos y tiene un sello distintivo? "Lo primero y principal fue asegurarnos de que todos los temas fueran de ahora, no viejas canciones -cuenta Stanley-. Es decir, empezar a componer de cero, sin ideas ni ninguna cosa que venga del pasado. Si una canción no fue lo suficientemente buena para el álbum anterior ¿por qué habría de serlo para éste? Las canciones no son como el vino, no mejoran con el tiempo. Si son malas hoy es probable que sean muy malas mañana.

-¿Se encerraron los cuatro a componer?

Paul Stanley: -Todas las canciones las escribimos juntos, sin autores de afuera. Queríamos subir la apuesta, no queríamos hacer el álbum que hicimos alguna vez. Muchas bandas que tocan hace tiempo caen en la tentación de repetir las fórmulas. Nosotros queríamos registrar el disco que nunca hicimos, que esté en sintonía con nuestros héroes, con la banda y con los artistas que nos influyeron. No es casualidad que se llame Monster, tiene una razón y es que se trata de un álbum monumental de principio a fin.

-Suena pretencioso, pero es interesante pensar, después de casi 40 años, en que el mejor disco aún está por venir.

Gene Simmons: -El alma de la banda debe continuar, debe haber una conexión entre el primer álbum y el último, pero pocas bandas han sobrevivido tanto como nosotros y, desafortunadamente, sus últimos discos no fueron tan buenos. Nosotros esperamos hacer el mejor de nuestros álbumes sobre el final de nuestra carrera. Aún no tenemos planes de abandonar, pero queremos que este álbum sea el mejor de todos.

-Dicen que la inspiración existe, pero te debe sorprender trabajando.

Stanley: -Despiertas cada día y ya la mañana te inspira. Si no te inspira la vida es que no estás viviendo una buena vida. Nos levantamos cada mañana y ¡Somos Kiss! Es una grandiosa manera de comenzar el día y vivimos vidas grandiosas no porque seamos famosos, exitosos, ricos. Vivimos vidas grandiosas porque vivimos de la forma en que elegimos vivir. No peleamos ni nos rebelamos contra nada, lo ignoramos. No tenemos que pelear contra la sociedad, vamos en nuestra propia dirección y en un rato vas a ver a mucha gente que piensa parecido a nosotros. La vida es inspiradora, si no lo es para alguien, entonces que cambie su vida.

-Bueno, está claro que todos no tuvieron su suerte.

Stanley: -Nuestro trabajo es levantarte el ánimo si andás mal. Mirá el cielo, hay un mejor día y un mejor tiempo que éste que estás viviendo. Cree en ti mismo, vive a lo grande y sueña a lo grande. Siempre hay malas noticias, pero tenés que pensar en positivo. ¡Pensá en Kiss! (Paul suelta una estruendosa carcajada que es continuada por sus tres compañeros). En el peor día la vida es un milagro. Cuando las cosas estén muy mal, en lo peor de lo peor, levántate y piensa que sos parte de un milagro.

-Acá en México disfrutan mucho de los luchadores enmascarados y son pocos los que vinieron al show a cara lavada.

Paul Stanley: -Es lo que hace que Kiss sea único. Los fans se visten y se lookean como nosotros. Aquí en México un niño de 6 años me dijo que yo era su súper héroe y se notaba que era sincero y genuino. Esas cosas nos dan fuerza para motivarnos e inspirarnos.

-Alguien imaginó un Kiss después de Kiss, seguir la historia con otros nombres.

Stanley: -Kiss debería existir por siempre porque la gente lo necesita. Cuando van a un show necesitan ser tratados con respeto y recibir algo espectacular. Estamos en el equipo ahora, pero es un equipo grandioso que puede seguir sin las estrellas actuales.

Puedes dejarte el sombrero mexicano puesto

Kiss y un show espectacular en la ciudad de Monterrey
"¡Ay! ¡ay! ¡ay! ¡ay! Canta y no llores..." En Monterrey asistimos a un segmento agregado al show de Kiss. El "elemento sorpresa" constó de un triángulo integrado por dos clásicos imperecederos de la música de estas tierras, "Cielito lindo" y "La bamba", y por uno tercero, cubano: "Guantanamera". Así terminaron por "noquear" a las 10.000 personas que se acercaron al Arena Monterrey el lunes último. Sin necesidad, para agradar, de ponerse la remera de la selección de fútbol ni de levantar una bandera del país. En poco menos de dos horas, el cuarteto paseó su historia con el inicial "Detroit Rock City" (precedido por la llegada de los músicos a escena similar a la de los boxeadores: filmada desde el momento en que salieron de camarines) y otras gemas imperecederas de su repertorio, como "Love Gun" y "Lick It Up". Estructuras que elevan a los músicos mucho más allá de las plataformas que visten sus pies; explosiones de principio a fin y la sensación de que el cuarteto ofrece dos shows a la vez: uno para el estadio todo y otro más personalizado, para los de las primeras filas. Por caso, el bueno de Gene Simmons retó con un gesto a este cronista al observarlo parado y con los brazos cruzados. ¡Perdón por el sacrilegio!..

TEMAS DE HOYConflicto en Medio OrienteLa pelea con los holdoutsEl derribo del avión de Malaysia Airlines