Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Línea directa

Jóvenes o veteranos, todos necesitamos profesores

Opinión

Vencer el paso del tiempo no es tarea fácil. Las palabras que hoy nos parecen deliciosamente "a la moda" y nos suenan tan bien como esa descripción de Federico García Lorca en "La casada infiel" -"El almidón de su enagua / me sonaba en el oído / como una pieza de seda / rasgada por mil cuchillos"- pueden, casi por arte de magia, desaparecer en unos pocos años del horizonte lingüístico personal y general.

En la cátedra de Gramática que dictaba en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA la doctora Ofelia Kovacci a fines de los años sesenta, se les daba para leer a los alumnos en los trabajos prácticos un extenso artículo de José Ortega y Gasset sobre el uso lingüístico (un librito que, lamentablemente, quien esto escribe perdió en una mudanza). En ese texto, el maestro Ortega y Gasset, con magnífica prosa, iba describiendo los niveles de lengua y hacía lúcidas observaciones sobre, por ejemplo, el lenguaje de los adolescentes y el de los ancianos, y cómo unos y otros podían llegar a quedar "incomunicados" por momentos del resto de los hablantes que manejaban un nivel más estándar de lengua, distinto del de ellos.

Este recuerdo apareció a propósito del correo electrónico del lector Santiago J. Zervino, del 2/10. Escribe Zervino: "En el artículo «La figurita difícil. En búsqueda del público joven», en la primera página del suplemento Espectáculos de hoy, el redactor utiliza el gerundio «craneando», en «Es muy probable que [..] mientras se leen estas líneas algún grupo de artistas esté craneando una nueva obra». Si se van a inventar neologismos (innecesarios en este caso, ya que existen los verbos idear , proyectar , imaginar , etcétera, por lo menos deberían tratar de que suenen un poco mejor al oído. Cranear suena verdaderamente horrible".

El lector Zervino hace otra observación más: "Menos feo, pero igualmente chocante, es el caso de esa pobre mujer que «se haya detenida delante de cierta puerta», en la reseña teatral de la página 2, titulada «Más allá de una lógica (occidental)»".

El lector lleva su parte de verdad con respecto a la última observación, porque lo correcto hubiera sido escribir "y se halla detenida ante la puerta"; aquí correspondía usar la tercera persona del presente del verbo hallar . Un gazapo bastante común hoy en los medios de comunicación escritos; tanto que la misma RAE tuiteó hace unos días así: " Halla , haya y aya no es lo mismo".

Con respecto a la primera observación de Zervino, en el Diccionario de la Academia en línea figura la entrada correspondiente al verbo cranear y dice así: " cranear. 1 . tr. Chile, El Salv., Hond. y Ur. Inventar o descubrir la solución a un problema. 2 . intr. Chile, El Salv. y Ur. reflexionar". Es cierto que el área de uso no abarca a la Argentina, pero si ya se dice en Chile y en Uruguay sólo hay que cruzar la Cordillera o el Río de la Plata para adoptar la palabra. Probablemente eso es lo que haya ocurrido y, además, la nota versa sobre cómo llegar al público de teatro más joven, y a los jóvenes seguramente la palabra "cranear" les sonará muy actual.

Como dice el español Mario Tascón: "Todos los periodistas necesitamos profesores, seamos jóvenes o veteranos, licenciados o autodidactas"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezDamián StefaniniLa salud de CristinaMarcelo TinelliChampions League