Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La salud del líder, una incógnita no resuelta

El Mundo

Todavía no hay datos oficiales sobre el cáncer por el que fue tratado

Por   | Para LA NACION

CARACAS.- El país siguió con expectativa el estado de salud del presidente durante la campaña electoral. A principios de julio, Hugo Chávez declaró estar libre de la enfermedad, un cáncer convertido en secreto de Estado y en arma electoral, del que todavía no se sabe de qué tipo es ni qué órgano afecta.

Las desapariciones intermitentes del presidente a lo largo de los tres meses de campaña aumentaron aún más, si eso es posible, el misterio.

De hecho, en algunas concentraciones apareció cansado y con el rostro hinchado, producto, según los expertos, del abuso de los esteroides. Durante uno de sus actos públicos volvió a emocionarse, pidiendo a Dios más vida para seguir adelante con su revolución.

En los últimos días antes de las elecciones circularon informes, firmados por el médico español José Luis García Sabrido, que atendió a Fidel Castro en su enfermedad. Se trataba de estudios falsos, con membrete del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, cuyo único objetivo era sembrar las dudas sobre la salud de Chávez antes de las elecciones.

La única certeza ahora mismo es que Hugo Chávez inicia su cuarto mandato, que lo llevaría hasta los 20 años sobre la silla presidencial del Palacio de Miraflores, con la incógnita abierta del verdadero estado de su salud.

La Constitución bolivariana marca que en caso de dimisión o salida del presidente durante los tres primeros años de su mandato, se deberían repetir las elecciones. En el caso de producirse durante la segunda etapa del mandato, sería el vicepresidente el encargado de asumir el poder.

La reciente operación quirúrgica de Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, para extraerle un tumor cancerígeno de la próstata, puso sobre la palestra dos formas muy diferentes de entender la política: del oscurantismo del bolivariano a la transparencia de Santos, anteriormente vivida con el ex presidente Lula da Silva y la mandataria Dilma Rousseff, en Brasil.

Mientras el líder bolivariano descansaba del agitado final de campaña y recibía las felicitaciones de todos sus aliados, a Henrique Capriles y su equipo les tocaba luchar contra la teoría del "falso fraude", una nueva teoría de la conspiración, que los acusaba de haber aceptado unos resultados falsos por imposición del ejército.

Ahora sólo queda saber cuál es la hoja de ruta que emprenderá Capriles en su travesía del desierto, para la que no cuenta con ninguna plataforma pública. En su equipo se están planteando dos posibilidades. La primera, un año de recorridos por el país, para luego presentarse a las elecciones parlamentarias.

Y una segunda mucho más complicada: presentar su candidatura a la gobernación de Miranda, cuyas elecciones se celebran en diciembre. Arriesgada maniobra, ya que el actual candidato, Carlos Ocáriz, fue elegido en las primarias opositoras de febrero..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteAmado BoudouEl derribo del avión de Malaysia Airlines