Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Interna bonaerense

A puertas cerradas, los intendentes comparten temores

Política

Un grupo de oficialistas habló de la falta de fondos y de las elecciones

Por   | LA NACION

Hacía meses que no se juntaban. No los cinco de siempre, sino todos. Anoche, en una quinta de San Miguel, los intendentes kirchneristas del norte del conurbano reeditaron una práctica que ya demostró tener consecuencias tanto para la Casa Rosada como para la gobernación bonaerense: se juntaron para hablar de gestión pero, sobre todo, de la plata que les hace falta y de las elecciones que se vienen.

Los encargados de hacer girar las invitaciones fueron el intendente anfitrión, Joaquín de la Torre, y su par de Ituzaingó, Alberto Descalzo, e incluyeron a todos los jefes comunales de la primera sección electoral. Las excepciones fueron el intendente radical de San Isidro, Gustavo Posse, y el peronista disidente Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas, hoy cercano a Pro.

Para dos de los convocados, el sólo hecho de que los propios intendentes logren reunirse sin intermediarios es el mensaje más importante que dejará la cena: "Es una demostración de autonomía. La picardía consiste en mostrar que nos podemos juntar cuando creen que estamos peleados. O, si querés, que no necesitamos un llamado de Cristina [Kirchner], De Vido [Julio, ministro de Planificación] o Daniel [Scioli] para estar todos juntos".

Más allá de ese mensaje dirigido a Olivos, cada intendente llegó con su propio menú a la cena de anoche, que entre la entrada y los cafés del cierre transcurrió entre problemas de gestión compartidos, las urgencias financieras de casi todos los distritos y las perspectivas políticas de los asistentes, de cara a 2013.

"Todos estamos con el agua en la línea de flotación", resumió uno de los jefes comunales con más antigüedad en el cargo, para explicar que varios municipios tienen "serios problemas financieros". No al punto de afectar los salarios y aguinaldos de este año, aclaró, pero sí como para paralizar la gestión el año próximo, cuando todos deban hacer méritos electorales.

"El principal problema que tenemos es la guita", coincidió otro intendente más joven, para referirse a un temor que los jefes comunales vieron confirmado en las últimas semanas: en los proyectos de presupuesto nacional y bonaerense no se prevén los fondos para las obras que los municipios reclaman.

"Es probable que después de la cena hagamos un planteo a la provincia", anticipó a LA NACION otro alcalde antes de subirse al auto que lo llevaría hasta la quinta de De la Torre. Bajo condición de estricta reserva, completó: "La idea es putear [sic] a Scioli, pero que el mensaje llegue también claramente a Olivos".

Las obras paralizadas, la basura, los problemas de transporte y los exiguos recursos para mantener en funcionamiento los patrulleros y las cámaras de seguridad que administran los municipios fueron cuatro de los temas de gestión que los intendentes, antes de llegar a la cena, esperaban desarrollar con más detalle.

Más una amarga espina que al menos dos alcaldes deseaban compartir: el protagonismo que tuvo anteayer en la Casa Rosada el ex intendente de Morón y actual titular del Afsca, Martín Sabbatella, alguien que durante años denostó públicamente al PJ y sus "barones".

Los jefes comunales consultados por LA NACION negaron que la cena de anoche sirviera para apuntalar un "liderazgo político regional" del intendente de Tigre, Sergio Massa, con vistas a una eventual candidatura en 2013. Pero ninguno quiso cerrar del todo esa puerta.

"En estos encuentros somos todos iguales, no hay líderes", señaló otro mandatario con varios años en el poder, no sin dejar de reconocer que Massa, mientras construye sus propias alianzas, también presta un servicio al grupo: "Le recuerda al Gobierno que así como ellos tienen otros candidatos caminando por nuestros distritos, nosotros también podemos tener otro candidato para nuestros votos".

Massa, Mestre y un barquito para acercar distancias

 
Prensa Tigre. 
 

El intendente de Tigre, Sergio Massa, extendió fuera de las fronteras bonaerenses y del PJ su gira de encuentros políticos tamizados con acuerdos de gestión. Ayer, viajó hasta la ciudad de Córdoba para firmar un convenio de seguridad y transporte con el alcalde radical Ramón Mestre. La reunión, sin embargo, se estiró por casi cuatro horas. Dos días atrás, el tigrense había mantenido otro llamativo encuentro con el intendente de Merlo, Raúl Othacehé, con quien completó un circuito de acuerdos por todo el norte del conurbano..

TEMAS DE HOYFrancisco y la ArgentinaCristina KirchnerLey de abastecimientoTorneo Primera División