Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La proyectada ley de semillas

La introducción de reformas en la actual legislación proveerá estímulos a una actividad de grandes oportunidades

Martes 16 de octubre de 2012
0

Por iniciativa oficial surgida en el Ministerio de Agricultura, y con participación de las entidades privadas, se ha redactado un proyecto de ley destinado a reformar la ley 20.247, de 1973, de contenido desactualizado a la luz de las extraordinarias mudanzas ocurridas en la genética vegetal.

El nuevo texto, que llegaría al Congreso de la Nación próximamente, ha tenido opinión favorable de la industria semillera, de la Asociación de Productores de Siembra Directa y también de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), de la Sociedad Rural Argentina, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y de Coninagro, aunque estas últimas con algunas objeciones. La Federación Agraria, en cambio, formuló su rechazo.

El eje de la reforma por introducir radica en el llamado "uso propio" o también "excepción del agricultor", que expresa que no se requerirá la autorización del obtentor de una variedad cuando un agricultor reserve y use como semilla en su explotación el producto cosechado como resultado de la siembra en ese lugar de una variedad protegida. En estas condiciones el productor hace uso de la regalía que haya satisfecho en su siembra original, pero no otra.

El hecho real implica que, dada la mayor cantidad cosechada en relación con la sembrada, el excedente conforma un mercado denominado de bolsas blancas de naturaleza ilegal y contraria al propósito de la ley, que procura retribuir las inversiones y esfuerzos de los obtentores. El texto propuesto contempla el uso propio mencionado a título gratuito y también a título oneroso; el primero se reserva a los productores inscriptos en el Registro Nacional de Agricultura Familiar, que contiene, según datos oficiales, 50.000 productores que representan el 79% del total, el 19% de la producción y el 51% del empleo del sector agrario.

Un recurso propuesto para incorporar a la reforma es el sistema de "regalías extendidas", destinado a convalidar el cobro sólo por la semilla de uso propio sembrada. Al finalizar la cosecha el productor debería informar los kilos obtenidos y el lugar donde se encuentran. A la siembra el productor deberá informar sobre los kilos sembrados, y la factura que exprese la regalía se hace con la información de la semilla sembrada como uso propio. La propuesta tiene su lado objetable, ya que requiere el uso del poder de policía del Instituto Nacional de Semillas (Inase) en el interior de los predios para verificar los guarismos requeridos.

En el tema que nos ocupa, los Estados Unidos tienen la legislación más liberal y también importantísimas inversiones, centros de investigaciones y alta productividad. Nuestro país ha resistido una modificación en la materia, y ahora, para el bien general, está cambiando favorablemente. Un hecho venturoso que cabe destacar es la venta de semillas de producción nacional a los Estados Unidos por 214 millones de dólares en los primeros ocho meses de este año. Es una prueba más del potencial existente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas