Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

¿Qué espera presidente Rajoy?

Opinión

Luego de interminables discusiones en el Banco Central Europeo, las "palomas" -el equipo de técnicos liderados por su presidente Mario Draghi- se impuso a de los "halcones" -encabezado por Alemania, Austria y Finlandia a la cabeza- en la reunión de septiembre pasado.

La entidad monetaria anunció que se comprometía a intervenir en los mercados secundarios de deuda soberana en "cantidades ilimitadas" (sic), con el objetivo de reducir los costos financieros de los países miembros que se hallaran bajo ataque "especulativo".

La condición principal impuesta por el BCE consistió en que el país que estuviera interesado en obtener dicha "asistencia" debía solicitarla expresamente y, además, someterse las condiciones macroeconómicas que se le exigieran. La reacción inicial de los mercados fue positiva, reduciéndose en general los costos de endeudamiento. En el caso específico de España, la tasa a diez años de plazo pudo perforar el 6% anual; nivel que aún se mantiene.

Poco tiempo después, el gobierno español presentó su presupuesto 2013, en el cual por primera vez el gasto en intereses superó al total de remuneraciones del sector público. Asimismo, el proyecto prevé un déficit fiscal del 4,5% y una nueva caída del PBI del 0,5%. Sin embargo, la mayoría de los organismos internacionales sostiene que estas estimaciones son optimistas.

La economía española

Más allá de estas hipótesis, lo cierto es que la situación actual de España es extremadamente negativa. En efecto, los siguientes datos muestran la realidad de esta afirmación:

  • El FMI ha estimado caídas del 1,5% para 2012 y 1,3% para 2013
  • A pesar de los brutales ajustes, el déficit fiscal será del 8% del PBI en 2012 y no menor al 6% en 2013
  • Desempleo actual superior al 25% equivalente a 5 millones de personas
  • Un 50% de la población menor de 25 años está desocupada
  • Un tercio de la población desempleada lleva más de un año y medio en esa situación
  • El nivel de pobreza ronda el 20%
  • Desde enero 2011, la emigración neta ha superado las 900.000 personas; de ellas, más de 125 mil de nacionalidad española
  • La confianza del consumidor ha caído al nivel más bajo de los últimos 15 años
  • Su actual margente de deuda sobre el PBI de 90%, se elevará a no menos del 100% en 2014
  • S&P ha calificado sus bonos de largo plazo dentro de la categoría "basura" (BB)

Dado este dramático escenario macroeconómico de España y el favorable "combo" de ayuda puesto a disposición por Bruselas, resulta incomprensible la inseguridad y demora del gobierno español en pedir asistencia de inmediato.

No cabe duda que el presidente Rajoy ya debiera haber solicitado un crédito contingente, sumado a una mayor flexibilidad temporal en los ajustes fiscales (como mínimo tres años más) e, incluso, una línea de crédito a largo plazo para estimular el crecimiento y poder salir del actual marasmo de desempleo.

En este contexto, ¿cómo se explican la demora de Rajoy y los obstáculos de los países fundamentalistas? Desde el punto de vista de la teoría, claramente sus posiciones no son razonables.

¿Rajoy está esperando que pasen las próximas elecciones autonómicas de Galicia, País Vasco y Cataluña y que Angela Merkel está buscando un respiro temporal de los ataques de la oposición? Si este fuera el caso, una vez más, los dirigentes europeos estarían demostrando que se hallan muy lejos de comportarse como estadistas.

De todas maneras, cualquiera fuera la razón de las demoras y obstáculos, lo cierto es que se está jugando con fuego..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerLa reforma del Código Civil