Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Singularidades de las elecciones en Estados Unidos

Opinión

Si el mundo votara en las elecciones de los Estados Unidos, Barack Obama tendría cuatro votos por cada uno de Romney. Así lo muestra un estudio realizado por Gallup International en 30 países del mundo. Sigue esta elección el 60% de las personas consultadas.

De ellos, 81% vota por Obama y 19% por Romney. Rusia está muy cerca del promedio, ya que opta por el presidente el 83% y por su rival 17%. El mayor apoyo a Obama superando el 95% se da en Alemania, Holanda, Portugal, Islandia, Irlanda y Dinamarca. La opción por Romney es alta en Israel (65%), Pakistán (44%) y Georgia (36%). Cuatro años atrás, cuando Obama compitió con Mc Cain, también el demócrata tenía cuatro votos por cada uno del republicano y en la elección de Bush contra Kerry, la relación era casi la misma.

Si el mundo votara en las elecciones de los Estados Unidos, Barack Obama tendría cuatro votos por cada uno de Romney

Las últimas tres elecciones presidenciales estadounidenses se han globalizado así a través de los medios de comunicación y ello ha permitido medir a través de sondeos cómo votaría el resto del mundo. Cuatro años atrás, la primaria entre Hillary y Obama fue la primera globalizada, en el sentido que adquirió interés mundial a través de la televisión. La opinión del mundo, tan marcadamente favorable al candidato demócrata, es similar a la que se registra en las minorías dentro de los Estados Unidos. Tanto en hispanos como en afros, votan por Obama siete sobre diez. Dado el firme apoyo que la minoría da a los demócratas, algunas estimaciones demográficas llevadas a la política sostienen que esta es la última elección que podría ganar un republicano. Es que el aumento de los hispanos, vía mayor natalidad e inmigración, proyectan un firme aumento del porcentaje de votantes hispanos en los próximos años.

El rol de los debates televisivos ha cambiado el resultado en dos de las nueve elecciones. La primera elección en la que tuvieron lugar debates en televisión entre los dos candidatos fue la de 1960, cuando Kennedy le ganó a Nixon por sólo 200.000 votos, por el mejor desempeño del primero ante las cámaras. La segunda oportunidad fue en 2000, cuando Bush hijo se impuso a Gore -quien era el candidato favorito por haber sido el vicepresidente de Clinton- mejorando el republicano en los sondeos y finalmente ganando una controvertida elección, resuelta por muy pocos votos en Florida. El primer debate fue ganado por Romney quien, contra lo esperado, apareció más firme y mejor preparado.

El segundo debate mostró a Obama más firme.El tercero, al que llegaron empatados en los sondeos, no arrojó cambios sustanciales.

Si Obama ganara, sería la primera vez que un presidente lo hace con una economía tan débil y un desempleo tan alto desde los años treinta. Si bien a él le tocó enfrentar una crisis que no generó, iniciada antes que asumiera, luego de cuatro años de gobierno, es difícil seguir echando la culpa a la administración anterior. Tras 44 meses consecutivos con un desempleo que no baja del 8%, Romney puede responsabilizar a su rival por la falta de resultados en materia económica. En los debates se confirmaron números sobre baja en el desempleo, pero Obama no pudo capitalizar esta nueva situación.

El rol de los debates televisivos ha cambiado el resultado en dos de las nueve elecciones

La historia en materia política aporta referencias y no es un anticipo concreto de lo que sucederá. Además, las reglas derivadas de constantes históricas se interrumpen o alteran por excepciones. Hasta Kennedy, ningún presidente que no fuera blanco, protestante y de origen anglosajón había llegado a la presidencia, y ello cambió. Lo mismo sucedió con Obama, el primer presidente afro americano en casi dos siglos y medio de historia estadounidense.

Esta elección es la primera en la que de los cuatro integrantes de las dos fórmulas ninguno es Wasp (blancos, anglosajones y protestantes). De los 44 presidentes que ha tenido Estados Unidos, sólo dos (Kennedy y Obama) no pertenecen a esta caracterización, que alcanza a la gran mayoría de quienes han ejercido el poder político y económico en este país. Las últimas estadísticas muestran que, por primera vez, los protestantes han bajado por debajo del 50% de la población total. Los dos candidatos a vicepresidente (Biden y Ryan) son católicos. Romney no es protestante, dado que los mormones son una secta de origen cristiano al margen de ellos..

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil