Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El arte de un creador argentino con imágenes satelitales

La muestra exhibe doce obras impactantes, que unen arte y tecnología, lo figurativo y lo abstracto, ciencia y poesía; acceda a las imágenes

Jueves 18 de octubre de 2012 • 20:25
SEGUIR
LA NACION
0

ROMA.- Un dragón, una lluvia de estrellas, un jardín lleno de flores, el universalmente famoso Juicio Final de la Capilla Sixtina desde la mirada de un niño de seis semanas, en imágenes satelitales. Todo esto puede contemplarse en The Mistic of Landscapes (La mística de los paisajes), muestra del artista argentino Santiago Espeche que puede verse en estos días en el centro Roma.

Patrocinada por la Embajada argentina en Italia y curada por el también argentino Paulo Pérez Mouríz en la Galería Spazio Nuovo, la muestra exhibe doce obras impactantes, que unen arte y tecnología, lo figurativo y lo abstracto, ciencia y poesía. Realizadas en papel fotográfico metálico montado sobre aluminio y plasmado en plexiglás, se trata de imágenes satelitales de distintas partes del mundo reelaboradas digitalmente, que evocan fuertes recuerdos y emociones de su autor.

"Así como un recuerdo de la infancia es el conjunto de diversos perfumes, colores y sabores, una imagen satelital no es sólo la suma de pixels y colores, sino una composición poética de versos imaginarios", explicó a la Nación Espeche, que detalló que las imágenes satelitales fueron tomadas desde el espacio -a unos 800 kilómetros de la Tierra- por los satélites argentinos LANDAST Y SAC-C.

"Cada lugar tiene un significado místico para mí y no hablo de esoterismo, sino de mística terrestre. Por temor al esoterismo la gente se escapa de los espiritual, que es lo que hace falta hoy en día", agregó Espeche al mostrar sus obras, plasmadas sobre imágenes satelitales de la Patagonia, de Formosa, de Arizona, del Sahara o de Australia, entre otros retazos del mundo.

Dragón, 2001,intervención digital sobre una imagen LandSat del Brasil. Foto: Santiago Espeche
Sistina (Giudizio Finale), intervención digital sobre una imagen LandSat de Formosa, Argentina. Foto: Santiago Espeche
Santiago Espeche en el Centro Espacial Teófilo Tabanera, Prov. de Córdoba, Argentina. Foto: Santiago Espeche
Fragmentary Blue, intervención digital sobre una imagen SAC C de Arizona, EE.UU.. Foto: Santiago Espeche
Stain, intervención digital sobre una imagen SAC C del Deserto del Sahara, Argelia. Foto: Santiago Espeche

Hijo de diplomáticos y por lo tanto con una vida nómade sobre sus espaldas, Espeche, de 38 años, ya hizo varias muestras personales de arte satelital en la Argentina, Japón, Italia, Arabia Saudita, Bahrein y Estados Unidos, con gran éxito de público y críticas.

Vive en Falda del Carmen, provincia de Córdoba. Allí, como empleado administrativo en la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), "la Nasa argentina", después de aprender a bajar imágenes del satélite, descubrió que podía llegar a tener un gran potencial artístico su procesamiento, a través del encuadre, el color y la figura. Ahora sigue trabajando en la CONAE, pero en la parte de relaciones públicas.

El arte satelital es un arte nuevo, admite Espeche. "En mi caso, es una nueva figuración. Parto de una imagen satelital de alguna parte de nuestro planeta y la utilizo como lienzo virtual. La variedad de tonos me los da la diversidad del suelo, tanto desde su topografía como desde la energía que irradian los elementos. Así, lo que para un estudioso de la tierra es información, para mí es además de eso, una infinita posibilidad de juego artístico. El arte para mí es y debe ser lúdico" sostuvo.

Espeche –que en los últimos años también realizó innovativas proyecciones multimediales para conciertos de rock y para escenografías de algunas óperas-, ahora está trabajando en una ópera unipersonal de una interpretación visual de la Divina Comedia de Dante Alighieri, con música de Pablo de la Reta y con la actuación y canto de Iván Espeche, que es su hermano. Su sueño es estrenar el año que viene esta ópera aquí, en Roma, en el antiguo Palazzo donde se levanta el cuartel general del famoso Instituto Dante Alighieri.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas