Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

David Lebón, parado en el medio de la vida

El ex guitarrista de Serú Girán repasará su trayectoria en el teatro Ópera; mañana y con banda nueva

SEGUIR
LA NACION
Viernes 19 de octubre de 2012
0

Así está El Ruso una tarde lluviosa de primavera. En Palermo, con sueño, con hambre y con el reclamo de un hijo que llama y que pide verlo. "Soy un profesional, primero tengo que cumplir con los compromisos asumidos", dirá David Lebón, el que tocó con todos, el guitar hero que fue bajista y baterista, el de la gola ideal para las baladas de rock. El hombre que estuvo en una formación de Pappo’s Blues, en Pescado Rabioso, en La Pesada, en Color Humano, en Serú Girán...

"Con los ojos cerrados me ves mejor", canta David en "Parado en el medio de la vida". El clásico de Serú sirve como título del concierto que dará mañana en el teatro Ópera. Casi cuatro décadas atrás pisaba ese mismo lugar para presentar su primer disco solista; ahora regresa a la calle Corrientes para repasar canciones de ese y de todos sus discos. Tiene una banda nueva, integrada por "sangre joven consciente", como él define a Leandro Bulacio (teclados y voz), Gustavo Lozano (teclados, guitarra y voz) y Roberto Seitz (bajo y voz). Junto a ellos se distingue la experiencia de otro que tocó con todos: el baterista Daniel Colombres.

"El tema «Parado en el medio de la vida» fue el cuarto o quinto que hice en mi vida. Es de principios de los 70 y es una canción muy vigente, por eso la elegí como nombre del espectáculo", cuenta El Ruso, ya con un suculento sándwich entre manos para, al menos, atacar uno de los reclamos.

Lebón, con Carlitos en la remera
Lebón, con Carlitos en la remera. Foto: Marcelo Gómez

Hombre acostumbrado a los viajes y a las mudanzas, Lebón cambió 12 años de residencia en Mendoza por su vuelta a Buenos Aires. "El hombre no sabe que su mente está apagadísima en la ciudad", cantaba El Ruso en su primer disco ("Te cubrirás de soledad"), a comienzos de los 70. Muchos años después actuaría en consecuencia. "Pero Mendoza me quedaba lejos para el rock. Volví recién cuando sentí que ya me había cambiado la cabeza y me encontré con que todo era distinto. Donde había guardado el oso estaba el león. Acá está todo: los estudios, los productores. ¡La gente!"

El comienzo del retorno fue la serie de conciertos que hizo en 2007 a dúo con Pedro Aznar y los dos discos que se editaron para atesorar ese momento. "Fue increíble, íbamos a tocar cuatro meses y estuvimos un año girando. Nos convocó la gente del teatro Ateneo, nos invitaron a tocar juntos. Yo venía de Cuba, con Lito Vitale, y en el avión coincidimos con Pedro. Lo hablamos en el aire, dijimos hagámoslo. Ensayamos dos meses en su casa y todo resultó increíble."

Parado en medio de la vida paseará por todos los lebones, así que la charla también tiene que detenerse en varios de ellos. Como en el Deivid aún adolescente que volvió de Estados Unidos para ser parte de los comienzos del rock argentino, para unirse primero a Pappo’s Blues, luego a Color Humano y más tarde a Pescado Rabioso. "Me acuerdo de que en España Pappo no me dejaba hablar en castellano. El argentino estaba muy mal visto allá a comienzos de los 70 y yo era un músico norteamericano que me había unido a la banda y sólo hablaba en inglés."

–Tocaste con todos. ¿Te quedó algún músico pendiente?

–Hay mucha gente con la que me gustaría tocar, pero creo que con los que toqué ya es suficiente. Toqué en casi todos los grupos más importantes y no sé por qué se dio, pero es un regalo bárbaro que guardo.

–Hablando de grupos importantes. Hoy ocupa más espacio el recuerdo de Pescado Rabioso que el de Serú Girán. ¿Estás de acuerdo?

–Puede ser. A mí Pescado me gustó mucho por la edad que yo tenía en ese momento y por lo que estaba pasando. Además, por Luis, que era como un hermano mayor de todos nosotros. Yo viví un tiempo en la casa de Pappo. Una noche Luis fue a buscarlo con dos bailarinas y no me dejó que los acompañara. "Vos no podés salir Colonio", me decía así porque había una colonia que se llamaba Devon. Y Pappo agregó: "Apagá la luz, prendé el Fender, cerrá un ojo, mirá la luz verde y tocá la guitarra". Dos genios totales.

–¿Te tomó de sorpresa la muerte de Spinetta? ¿Cómo reaccionaste?

–Me tomó como la muerte de mi papá y de mi mamá. Se fue, lloré, sufrí, pero después me acordé de que en realidad está en el cielo. No importa dónde esté el cielo, abajo, arriba; él está ahí, está con su creador. Él ya sabe, ya se dio cuenta, nos ganó de mano. Ojo, yo no estoy apurado para ir. Uno cree que tipos como Luis nunca se van a ir. Con todo respeto te digo esto: yo pensaba que Charly se iba a ir primero. Pero no hay que pensar más, sucede lo que sucede. Luis se fue antes que nosotros y Pappo también. Ésa es decisión del Creador, no nuestra.


David Lebón Parado en el medio de la vidaTeatro Opera, Corrientes 860.Mañana, a las 21.30.Entradas, desde 80 pesos. En el teatro y en www.ticketek.com.ar .
Compartilo
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas