Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gendarmes y prefectos ya no mantienen los acampes pero sí los reclamos

Las fuerzas de seguridad que protestaron contra el Gobierno dejaron sus manifestaciones en las sedes oficiales; Raúl Maza asegura que siguen alertas

Viernes 19 de octubre de 2012 • 20:22
Pese a que los reclamos no fueron tenidos en cuenta por el Gobierno, los efectivos se retiraron de los edificios oficiales. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
Pese a que los reclamos no fueron tenidos en cuenta por el Gobierno, los efectivos se retiraron de los edificios oficiales. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
Pese a que los reclamos no fueron tenidos en cuenta por el Gobierno, los efectivos se retiraron de los edificios oficiales. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
Pese a que los reclamos no fueron tenidos en cuenta por el Gobierno, los efectivos se retiraron de los edificios oficiales. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
0

En los ingresos del edificio Centinela de Gendarmería y del Guardacostas de Prefectura, las protestas de los efectivos de seguridad que hicieron temblar al Gobierno en los primeros días de octubre ya no se escuchan.

Las pocas carpas que se mantenían en la escalinata del Centinela fueron levantadas en las últimas horas, aunque el reclamo de mejoras salariales sigue vigente y se llamó a marchar en la próxima manifestación de la CTA de Pablo Micheli el mes próximo.

"Vamos a hacer una presencia significativa en la protesta de Pablo Micheli", aseguró Raúl Maza esta semana, que durante el reclamo de los gendarmes se convirtió en el vocero del grupo de indignados. "Vamos a protestar que no estamos viviendo en un mundo ideal como se quiere hacer creer", se quejó en una entrevista televisiva.

Las manifestaciones de los gendarmes y prefectos durante una semana provocaron una grave crisis en el Gobierno, que ocasionó el debilitamiento de la ministra de Seguridad, Nilda Garré, y la renuncia de su hermano y jefe de gabinete de la cartera, Raúl Garré, autor del decreto 1307, que aplicó las rebajas salariales.

Raúl Garré rompió el silencio durante el fin de semana pasado y admitió que la medida le abrió a la Presidenta "un conflicto de gobernabilidad" y una "situación de zozobra donde se rompía la cadena de mandos". Pero advirtió: "Las quitas no eran para el personal más postergado de las fuerzas".

Los efectivos de seguridad estallaron en bronca cuando en sus recibos de octubre se enteraron de rebajas de hasta un 70 por ciento. Ahí comenzaron las exigencias de conseguir un piso de 7000 pesos.

El reclamo de los gendarmes en el edificio Centinela. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
El reclamo de los gendarmes en el edificio Centinela. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
El reclamo de los gendarmes en el edificio Centinela. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
El reclamo de los gendarmes en el edificio Centinela. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
El reclamo de los gendarmes en el edificio Centinela. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
El reclamo de los gendarmes en el edificio Centinela. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
El reclamo de los gendarmes en el edificio Centinela. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
El reclamo de los gendarmes en el edificio Centinela. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
El reclamo de los gendarmes en el edificio Centinela. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz

Por participar en los reclamos, unos 20 uniformados fueron pasados a disposición, como fue el caso de Maza.

"Se pasó a disponibilidad a 20 gendarmes y dicen que van a pasar a 40", alertó el efectivo, quien agregó: "Sigo representando a los Gendarmes que se jugaron. Todavía no estoy echado de la fuerza".

"No sé si tengo temor a que me echen, se rompió el miedo cuando pudimos manifestarnos de forma pacífica", aseguró.

En medio de la protesta, durante una conferencia de prensa el pasado 10 de octubre el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, negaron de plano que se puedan otorgar las subas que pretendían los gendarmes y prefectos. A partir de allí, el reclamo entró en un declive definitivo hasta estos días. Sin embargo, Maza es reticente a bajar los brazos: "Seguimos organizados".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas