Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Agapornis: el boom de la cumbia pop

Espectáculos

El fenómeno de la banda nacida en un club de rugby que, con más de 8 millones de visitas en YouTube, logró firmar con Sony

Por   | LA NACION

 
Belén Condomí Alcorta junto a Mendes, Cairo, Costabel, Zingale, Garriga Lacaze, Etchart y Pérsico. Foto: Diego Spivacow / AFV
 

La cita es en La Plata, más específicamente, en Gonnet, en la sede del La Plata Rugby Club, un mediodía en el que ni una nube cubre el cielo y el sol parece rajar la tierra. Allí, sentados alrededor de una mesa, debajo de un añejo roble, se disponen a charlar con LA NACION Belén Condomí Alcorta, Juan Cruz Costabel, Juan Pérsico, Santiago Etchart, Agustín Cairo, Leandro Zingale, Gonzalo Mendes y Juan Martín Garriga Lacaze. Son los ocho integrantes de Agapornis, una banda de jóvenes de entre 21 y 23 años que tomó la ya conocida fórmula de adaptar hits al ritmo de cumbia y la convirtió, casi sin querer, en un verdadero fenómeno.

"Mirá, acá me mandaron de Sony que tenemos 7 temas en el top 10 de iTunes", dice Juan Martín y mira, aún incrédulo, la pantalla de su smartphone.

Lo cierto es que para este grupo de rugbiers, que sólo aspiraron a formar una banda para animar los terceros tiempos de su club, lo que sucedió en los últimos meses resulta algo más que sorprendente. A poco de haber comenzado, lograron cantar ante 12.000 personas en la emblemática Plaza Moreno. Sus videos superaron los 8,4 millones de visitas en YouTube y, hace pocos meses, firmaron un acuerdo discográfico con Sony Music y lanzaron el martes su primer álbum: Volando con ritmo.

Por si esto fuera poco, como cuenta Garriga Lacaze, la semana pasada, siete de las canciones de su disco ingresaron en el top 10 de descargas de iTunes, ranking en el que sólo fueron superados por los Rolling Stones, Adele y PSY. Además, para quienes frecuentan la noche, sus versiones de "Si te vas", "Persiana americana" y "Someone Like You" se han convertido ya en una tanda fija de los boliches de moda.

"La banda surge a principios del año pasado, en un viaje a Sudáfrica -cuenta Leandro-. En el club había antes una banda y queríamos seguir un poco la historia. Cuando volvimos, nos juntamos en la casa de uno de los chicos a ensayar. Nos faltaban un par de integrantes y fuimos llamando a algunos amigos. Debutamos en una fiesta del club y después se sumó Belén. Vino a un ensayo, nos encantó cómo cantaba y la invitamos a cantar en un show que hicimos acá en un bar de La Plata; a partir de ahí se sumó a la banda."

¿Por qué decidieron incursionar en la cumbia? La respuesta, para los protagonistas de esta nueva sensación, parece ser tan simple como sus aspiraciones: "Verdaderamente, lo que se escucha cuando vos salís a bailar es cumbia o reggaeton. Lo que quisimos hacer fue trasladar los temas que nos gustaban, que por ahí escuchás a la tarde, y encontrarle la vuelta de pasarlos a cumbia para que los puedas escuchar en un boliche cuando vas a bailar".

Al poco tiempo de empezar a tocar en terceros tiempos, las fechas en boliches de La Plata se multiplicaron. Luego vinieron los after offices en Buenos Aires (en conocidos lugares de San Isidro y Palermo) y ahora, a los boliches, los eventos solidarios y las fiestas privadas se suman fechas en microestadios (con capacidad para entre 6000 y 7000 personas) donde ofrecen un híbrido entre fiesta y recital.

Pese a que su carrera consta de poco más de 12 meses, los chicos de Agapornis identifican varias bisagras en su meteórico ascenso y aseguran que las redes sociales han funcionado no sólo como una gran ventana de difusión sino además como un fiel termómetro de su popularidad.

"Nosotros medimos nuestro crecimiento con los seguidores que vamos teniendo en Facebook. A fines del año pasado subimos dos temas y cuando volvimos de las vacaciones ya notamos que había otra repercusión. Ahí los «me gusta» empezaron a subir en nuestra página de Facebook. Después, tocamos en Plaza Moreno ante 12.000 personas. Ahí los «me gusta» subieron mucho más. Seguimos grabando y salió "Tú" y "Someone Like You", que era una novedad y fue un salto porque mucha gente que no nos conocía empezó a preguntar quiénes éramos. También, cuando salimos en Telenoche con ese tema fue otro escalón y que Chechu [Cecilia] Bonelli fuera nuestra madrina también sumó mucho. De julio a hoy fue todo en subida. Veníamos en 20.000 «me gusta» y ahora estamos en más de 250.000", cuenta Juan Pérsico.

Entre el juego y los rótulos

Si algo aseguran los integrantes de Agapornis es que no hay en ellos un ánimo de burlarse de la cumbia y que, precisamente por eso, quieren evitar caer en rótulos como "la cumbia canchera", "la cumbia cool" o "la cumbia cheta". Pero cabe preguntarse, entonces, si este grupo de chicos que frecuenta ámbitos muy distintos a los de la tradicional movida tropical, accedería, por ejemplo, a aparecer en Pasión de sábado o a tocar en los lugares en los que tocan las bandas de cumbia.

"Nosotros tocamos para divertirnos. Si es en una boliche de cumbia y la gente se divierte y nosotros nos divertimos, está todo bien. Imaginate que esto nació en el quincho de uno de los chicos. Ni siquiera pensamos: «Che, nosotros queremos tocar para tal o cual público»", contesta Gonzalo.

Las pretensiones del grupo con respecto a su futuro musical no son muchas. Divertirse parece ser su gran premisa. Con ella comenzaron y así prometen continuar, "hasta lo que dé". Hay, entre ellos, estudiantes de cine, medicina y arquitectura, pero ninguno ha decidido dedicarse de lleno a la música. "Siempre antes, durante y después de la banda, nuestra idea es seguir cada uno con lo suyo", asegura Gonzalo.

Belén, una de las dos voces y la única integrante femenina de la banda, sabe a ciencia cierta que no ve un futuro como cantante y que su deseo es forjar una carrera como mecánica dental. "Para mí, esto es un hobby. Me gusta cantar, creo que tengo condiciones y lo hago para divertirme -dice, sin vueltas-. Queremos hacerlo mientras dé. Es una oportunidad única en la vida de todos. Sabemos que hay mucha gente que se esfuerza, que son músicos y quieren llegar al lugar al que nosotros llegamos. La idea es aprovechar a full lo que nos está pasando".

Es así como, pese a haber firmado con una de las más importantes compañías discográficas, los integrantes de la banda se mantienen firmes en algunas condiciones. "Nosotros nos pusimos un poco más profesionales, ensayamos al menos dos veces por semana. Pero no queremos hacer tres shows por noche, porque no lo disfrutaríamos", dicen.

Un disco, diez hits

El repertorio de Volando con ritmo incluye las versiones de los temas: "En el muelle de San Blas", de Maná; "Persiana americana", de Soda Stereo; "Tú", de Shakira; "Te extraño, te olvido, te amo", inmortalizado por Ricky Martin; "Corre", de Jesse y Joy; "Tratar de estar mejor", de Diego Torres; "Someone Like You", de Adele; "Todo está en vos", de Abel Pintos; "Dónde están corazón", de Enrique Iglesias y Coti Sorokin y "Si te vas", también de Shakira.

 
Los integrantes del grupo que lanzó el martes Volando con ritmo, su primer álbum. Foto: Diego Spivacow / AFV
 

Para el grupo, aventurarse a versionar canciones tan arraigadas a sus intérpretes originales no fue tarea fácil. "Algunos temas nos dieron miedo, pero los probamos, nos gustaron y los hicimos", cuentan. "Nos dijeron que Abel Pintos escuchó la versión del tema de él que hicimos y que le gustó", agrega orgulloso Juan Martín, segunda guitarra y voz masculina de la banda.

Pese al revuelo que lograron causar, este grupo que convirtió a la cumbia en un fenómeno pop no se desvela por proyectar un futuro en la música. Tampoco por ser ubicado en un género específico. Como en sus comienzos, los chicos de Agapornis sólo pierden el sueño para encender una fiesta y disfrutar, entre amigos, dure lo que dure.

La historia de un nombre curioso

Agapornis es una especie de ave, perteneciente a la familia de los loros, a los que suele denominarse "los inseparables" o "los enamorados".

"Yo tenía uno, pero me lo perdió un amigo. Después me compré otro y lo volví a entrenar -cuenta Agustín Cairo-. En estado natural, siempre están en pareja, si no están juntos se mueren. Y cuando lo adopta un humano, se unen con el humano."

Por esa conexión que estableció el integrante de la banda con su pájaro y en honor a esa mascota, sus amigos decidieron que la banda llevaría el nombre de esa especie.

El fenómeno, en números

    La cumbia de los rugbiers y sus cifras
  • 8
    son los integrantes de la banda, y tienen entre 21 y 23 años.
  • 8.400.000
    los views de YouTube que obtuvieron sus temas
  • 7
    temas del disco llegaron al top 10 de descargas de iTunes
  • 272.923
    "me gusta" en su fan page de Facebook (hasta ayer).
TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División