Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Argentina pierde su perfil cosmopolita

Hace un siglo, el 30% de la población era inmigrante; hoy, sólo el 4,5%; dos de cada tres extranjeros vienen de países vecinos; pocos argentinos hablan inglés

SEGUIR
LA NACION
Lunes 22 de octubre de 2012
0

La más cosmopolita de América latina. Un enclave europeo en el cono sur. Una metrópoli de puertas abiertas, con vida social, arquitectura y propuestas culturales que resultan un polo de atracción y tendencias para los ciudadanos del mundo. Tantas veces se han escuchado estos argumentos que casi ya han pasado a ser parte del patrimonio cultural. Sin embargo, ¿cuánto de todo ello subsiste hoy? ¿Seguimos siendo un país de inmigrantes? ¿Y una ciudad cosmopolita?

A comienzos del siglo pasado, cuando surgieron estas ideas, casi el 30% de la población argentina era extranjera, según los datos del censo de 1914. Los datos del último censo indican que apenas un 4,5% de las personas que viven en el país nacieron fuera de las fronteras. Dos tercios de ellas proceden de países limítrofes, ranking que encabeza Paraguay y secunda Bolivia.

En la última década, la población extranjera creció un 0,3%: unos 300.000 nuevos inmigrantes llegaron a instalarse en el país.

En el bar Maxim, en Palermo, en el encuentro mensual de InterNations, que reúne a "ciudadanos del mundo"
En el bar Maxim, en Palermo, en el encuentro mensual de InterNations, que reúne a "ciudadanos del mundo". Foto: Mauro Alfieri

Pero ¿quiénes llegaron y quiénes se fueron? Si se comparan las últimas estadísticas con los resultados del censo anterior se comprueba que en los últimos años se fueron 130.000 europeos, mientras que llegaron unos 280.000 habitantes de países limítrofes.

Otros movimientos a tener en cuenta: en la última década llegaron 150.000 paraguayos, 120.000 bolivianos, 80.000 peruanos, 40.000 del resto de América, 6000 brasileños, y 1000 uruguayos, entre otros.

Entre los que dejaron de vivir en el país hay 69.000 italianos, 40.000 españoles, 20.000 chilenos y 3000 alemanes.

Buenos Aires es, según los datos del censo, la jurisdicción con mayor proporción de población nacida en el extranjero: 13,2%. Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Montserrat y Constitución son los barrios con mayor cantidad de extranjeros. Allí, uno de cada cuatro habitantes nació fuera del país y tres de cada cien, en Europa.

Los especialistas en demografía definen a una ciudad como cosmopolita cuando una importante proporción de sus habitantes pueden ser considerados ciudadanos del mundo.

Uno de los indicadores que se tienen en cuenta es la cantidad de habitantes que hablan otro idioma. Según un relevamiento que realizó la Sociedad de Estudios Laborales (SEL) en los principales centros urbanos del país, como Capital, Gran Buenos Aires, Córdoba y Rosario, el 62% de los argentinos no tiene ningún conocimiento de inglés. El 26% maneja un inglés rudimentario. El 7% tiene conocimientos generales como para sostener una conversación y sólo el 5% domina el idioma como para desenvolverse en un trabajo.

Nueva York, Londres, París y Tokio encabezaron el último ranking de ciudades globales elaborado por la revista Foreign Policy. Buenos Aires se ubicó en el puesto 33 entre 60 analizadas. Antes, Miami y después, Taipei. Última se ubicó Calcuta.

Para elaborarlo se tienen en cuenta cinco factores: la actividad económica (el valor de sus mercados de capitales, el número de sedes de empresas incluidas entre las Fortune Global 500 y el volumen de mercancías que circulan por la ciudad), el capital humano (hasta qué punto atrae la ciudad a distintos grupos de personas y de talento), el intercambio de información (cómo se difunden las noticias y los datos por la ciudad y al resto del mundo), la experiencia cultural (nivel de distintas atracciones para residentes y viajeros foráneos) y el compromiso político (examinando el número de embajadas, think tanks, entre otros). Buenos Aires obtuvo sus peores calificaciones en actividad económica y el intercambio de información.

¿Qué ocurre con otros países, con la vida cosmopolita? En Estados Unidos, según los datos de último censo de población de ese país, en 2010, el 13% de los habitantes son extranjeros. En la ciudad de Nueva York lo son el 36%, y en Los Ángeles, el 41%.

En Gran Bretaña, hay un 12% de inmigrantes, y en Londres, 34% de extranjeros. En Francia, son el 14% y en París, el 20%. En España, de 2001 a 2011, los extranjeros pasaron de ser el 3,3% al 12,2%; en Madrid, alcanzan el 16,9% de la población y en Barcelona, el 17,4%.

Australia tiene 24% de habitantes nacidos fuera del país y Sydney, 31,7%. En cambio, en Japón sólo hay un 1,7% de extranjeros y en Tokio, 3%. En Brasil, son apenas el 0,8% de la población, porcentaje que se incrementa en Río de Janeiro, con el 4,8%, y en San Pablo, con el 6,7%.

Diferencias

Cambios en la población extranjera en el país

30% En 1914 Los inmigrantes eran el 30% de la población. En 2001 llegaron a 4,2% y en 2010, repuntaron a 4,5%, con un perfil latinoamericano


Del editor: por qué es importante. Revisar las estadísticas de población nos permite observar que tenemos un perfil más latinoamericano que de ciudad global.
Compartilo
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas