Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La memoria selectiva de Cristina

Opinión

La presidenta Cristina Kirchner habló sobre la Fragata Libertad, pero se olvidó de hablar sobre la libertad de expresión.

Apenas conoció el fracaso -lamentable, por cierto- de las gestiones que hizo el canciller en Naciones Unidas para liberar la Fragata Libertad, la primera mandataria dijo que "se pueden quedar con la Fragata, pero no con la libertad ni la soberanía".

Llamativamente, la Presidenta se olvidó de reconocer que los países de Naciones Unidas a los que Timerman les está pidiendo ayuda, son los que en forma simultánea le estaban haciendo a la Argentina una seria advertencia por los riesgos que corre la libertad de expresión en el país con la ley de medios y con las dificultades que hay para acceder a la información.

La Argentina no cosecha apoyos explícitos en el plano internacional

Separemos la Fragata Libertad de la libertad de expresión. Llama la atención la dificultad que tiene la Argentina para obtener apoyos internacionales. ¿Estarán influyendo aquel embargo que trabó el canciller, por sí mismo, sobre las armas que traía un avión militar norteamericano que venía a entrenar tropas argentinas y cuyo ingreso había sido autorizado por nuestro Congreso? ¿Influirá la expropiación nunca pagada de Repsol? ¿Tendrán algún peso los desplantes o sermones que hace la Presidenta frente al G-20? Imposible saberlo. La Argentina no cosecha apoyos explícitos en el plano internacional.

Pero hay una contradicción: la Argentina pide que Ghana respete las convenciones internacionales, que ciertamente debería respetar, cuando nuestro Gobierno no respeta los acuerdos y se convirtió en un violador serial de las leyes y libertades argentinas.

Claro está, la Fragata Libertad debe ser liberada. La libertad de palabra, también.

El gravísimo riesgo que trae la ley de medios es que busca suprimir una voz crítica, que en esta oportunidad es el Grupo Clarín, pero podría ser cualquier otro.

La Constitución argentina establece la libertad de prensa para garantizar que existan no sólo las voces y medios amigos del gobierno, sino todas las voces y todos los medios críticos, buenos o malos.

Claro está, la Fragata Libertad debe ser liberada. La libertad de palabra, también

De eso se trata la libertad: que existan todas las opiniones, para que usted elija libremente.

Y como si fuera poco, con tal de lograr su objetivo, el Gobierno va por más y pone, ahora, toda la presión sobre los jueces, incluida la Corte Suprema: un tribunal que no merece esas presiones y que si cede a las pretensiones del Gobierno quedará tan deteriorada como la Corte de otras épocas.

Elisa Carrió tiene razón: es fácil ser independiente cuando no hay presiones. La Corte, durante estos últimos años, acumuló suficiente capital institucional para serlo siempre..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts