Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

1936-2012

Atilio Alterini: el ex decano de la Facultad de Derecho de la UBA falleció ayer

Sociedad

Inteligente, divertido, agudo, filoso, pícaro, docente, paciente, amable y, por sobre todo, entrañable y muy querible. Ésa es la imagen que nos dejó, a quienes lo conocimos, Atilio Alterini, que falleció ayer, a los 76 años.

Hay nombres cuya sola mención queda definitivamente asociada a una disciplina. El apellido de Atilio, en ese sentido, fue y seguirá siendo una de las referencias obligadas del Derecho en la Argentina y en América latina.

Doctor en Derecho, fue juez de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial. Pero desde 1977 se había volcado de lleno a ejercer la abogacía, a disfrutar con sus miles de alumnos de la docencia y a dirigir las principales instituciones del mundo jurídico.

Y en todas esas áreas Alterini sobresalió tanto por su vocación y disciplina como también por su cintura política y sus condiciones humanas, que matizaba con una sonrisa rápida y franca.

Había comenzado su carrera docente en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, donde fue profesor titular de las cátedras de Derecho Privado, de Obligaciones Civiles y Comerciales y de Contratos. Pero también, como decano de esa facultad, entre 2002 y 2010, dejó una fuerte impronta.

Ese mismo respeto le abrió las puertas de muchas otras casas de altos estudios: la Universidad Católica Argentina, la Universidad del Salvador, la Universidad de Belgrano y la Notarial Argentina lo tuvieron como titular.

Fue doctor honoris causa en varias universidades argentinas; en la Universidad de la República (Montevideo); en las peruanas de San Martín de Porres, San Marcos y San Agustín, y profesor invitado de la Universidad París II Panthéon Assas. Y entre las distinciones que recibió figuran el premio Facultad, el Konex de Humanidades, el Konex de Platino y los premios Justicia y Derechos Humanos del Museo del Holocausto-Shoá.

Asimismo, fue miembro correspondiente de las academias de Derecho, de Ciencias Jurídicas o de Ciencias Políticas de Bolivia, Perú, Venezuela y de la Academia de Jusprivatistas Europeos y, con una paciencia diaria que lo levantaba al alba, todos los días, escribió más de treinta libros.

Desarrollar toda la trayectoria de Alterini sería abrumador. Incansable y puntilloso, fue presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal; director general del proyecto Digesto Jurídico Argentino; miembro de la Comisión Redactora de los proyectos de Código Único Civil y Comercial de 1987 y 1998, e integrante de los tribunales arbitrales internacionales del Mercosur, de Salto Grande y del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias (Ciadi)

Pero Alterini tenía, al margen de toda su trayectoria jurídica y académica, una impronta de humanista, que lo llevaba a disfrutar desde el tango hasta ser un incansable lector.

Casado en terceras nupcias con Silvana, tuvo cinco hijos. Su velorio, en el Salón Azul de la Facultad de Derecho (UBA), comenzó ayer y se extenderá hoy, entre las 7 y las 15. Anoche, habían pasado por allí varios miembros de la Corte Suprema de Justicia y diversos camaristas. Sus restos serán inhumados en el Cementerio de la Recoleta..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico