Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El análisis

Cómo asegurarse un "fallo cantado"

Política

El Gobierno viene dando pasos muy concretos para evitar que un juez independiente se pronuncie sobre la ley de medios: en pocos días más, los únicos magistrados que quedarán habilitados serán afines al kirchnerismo.

La estrategia es clara: en la Justicia, el Poder Ejecutivo sigue dispuesto a recusar jueces que no maneja. En el Consejo de la Magistratura, los miembros kirchneristas hicieron ayer desfilar a los jueces de primera instancia para ver si éstos sembraban dudas sobre la imparcialidad de sus superiores, los camaristas federales.

La jugada oficial no apunta sólo a presionar al consejero y juez Ricardo Recondo, para empujarlo a votar en favor de la aspirante kirchnerista María Lorena Gagliardi, sino a sembrar sospechas de falta de imparcialidad y continuar recusando a jueces independientes.

En el Senado se llevó a cabo la otra jugada: el Gobierno avanzó con la designación de una lista de conjueces, un banco de magistrados suplentes que entrarán a trabajar en reemplazo de los titulares.

Para hacer esto, los senadores kirchneristas no dudaron en violar lo que dijo la Corte en 2007, en el caso Rosza: para la elección de jueces subrogantes deben intervenir los tres poderes del Estado: el Consejo (Poder Judicial), el Poder Ejecutivo y el Senado.

Ayer, en cambio, el Senado votó una lista de conjueces que envió la Presidenta, aplicando la ley 26.376, de 2008, que sería inconstitucional si se aplicara el criterio del caso Rosza: la ley salteó al Consejo. Además, hay que recordar que, en pocos días, el Senado aprobará la ley del per saltum, poniendo toda la presión política sobre la Corte.

En suma, la estrategia del Gobierno apunta a generar sospechas sobre todos los jueces independientes para luego recusarlos o presionarlos.

Jugando así, a fondo, el Gobierno terminará eligiendo a "su" juez, pues a quien le tocará intervenir será: 1) Horacio Alfonso, nombrado por la Presidenta en 2011 e interinamente a cargo del juzgado donde se tramita la causa; 2) un juez titular que logre designar el kirchnerismo a través del Consejo (Gagliardi o algún otro); 3) cualquier juez de la Cámara Federal en lo Contencioso Administrativo, cuyos integrantes reemplazan a los camaristas federales civiles, o, finalmente, 4) uno de los conjueces nombrados ayer por el Senado.

No hay lugar para un juez independiente. Curiosa paradoja: esta semana, se cumplió el centenario de la ley que estableció el voto secreto y eliminó el voto cantado. El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, estaba en el acto, donde habló Cristina Kirchner.

Mientras Lorenzetti predica la independencia judicial, sólo parece quedar lugar para "un fallo cantado"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAumento de la naftaDeclaraciones juradasCristina KirchnerPartido por la pazElecciones 2015