Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El pulso político

La última confesión de Cristina Kirchner

Política

El lunes pasado, los presentes en el Museo del Bicentenario no sólo escucharon de boca de la Presidenta la presentación del plan estratégico para la actividad aseguradora y el anuncio del proyecto para controlar el mercado de capitales. Fueron testigos privilegiados de una frase de Cristina Kirchner que pasó inadvertida, aunque resultara llamativa: "Está la realidad concreta de estos nueve años y medio que hemos vivido y está ese mundo ahí afuera, también concreto y amenazante, que, como lo dice el FMI, está ocasionando que se desaceleren las economías de Latinoamérica y el Caribe".

Aun cuando pueda tratarse de un lapsus propio de sus frecuentes improvisaciones, la primera mandataria, con su expresión sobre un mundo que está "ahí afuera", no hizo más que admitir que la Argentina está fuera de él.

Su reciente confesión sobre la Fragata Libertad, que provocó indignación en todos los ámbitos militares ("Se podrán quedar con la Fragata, pero con la libertad, la soberanía y la dignidad de este país no se va a quedar ningún fondo buitre ni nadie"), es también demostrativa de lo mismo: una Argentina cada vez más aislada del mundo, a la que hasta conseguir apoyos externos frente a un indudable atropello del derecho internacional le cuesta horrores.

Mientras en agosto pasado las ventas de inmuebles en Buenos Aires cayeron un 35% según el Colegio de Escribanos, en Santiago de Chile crecieron en el tercer trimestre un 34%. No a todos se les cayó el mundo encima.

Hay, como dice la Presidenta, una realidad concreta de nueve años y medio. Pero hay otra realidad también concreta de la etapa en que a Cristina le ha tocado gobernar, profundizada el último año. Es la de un gobierno que, por errores propios y no del mundo, carece de presupuesto o crédito para financiar obras públicas y que ha decidido tomar cuanta caja esté a su alcance para hacerlo.

El futuro de las compañías aseguradoras es el más reciente ejemplo. Y seguramente no será el último. Tiempo atrás, el Gobierno obligó a esas empresas a repatriar sus fondos en el exterior y les prohibió pactar reaseguros con compañías extranjeras. Ahora pretende que financien supuestas actividades productivas, que las propias autoridades les indicarán. Representantes del sector asegurador y del Gobierno trabajaron codo a codo durante meses en la definición de un plan estratégico, que pareció terminar delineando la Presidenta unas horas antes de su presentación. Los incentivos y las desgravaciones impositivas para alentar la actividad quedaron, por ahora, en el camino. El intervencionismo estatal, en cambio, volvió al primer plano.

Un empresario del sector resumió la situación: "Nos sentimos como estudiantes a quienes les prometen un viaje de egresados a Bariloche y, horas antes de viajar, les dan un pasaje a Punta Lara"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYElecciones 2015Elecciones en BrasilElecciones en UruguayReforma del Código Penal