Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

José Scioli. "Daniel es como Mandela, va a unir a los argentinos"

Política

 
Foto: LA NACION / Mariana Araujo
 
La siguiente sesión tuvo lugar en el búnker que Francisco de Narváez tiene en Las Cañitas, donde el paciente José "Pepe" Scioli trabaja como asesor. Agréguese a la historia clínica de Daniel Scioli, para tener una visión más completa de la familia.

-¿Cómo es la historia del padre de ustedes, que empezó arreglando licuadoras?

-Mi viejo, José Osvaldo, era egresado del Otto Krause, era técnico electrónico y hacía instalaciones en edificios. Un día traen para reparar un Wincofón. A partir de ahí, junto con mi abuelo se pusieron a hacer reparaciones de electrodomésticos en Villa Crespo. Después pusieron el primer local, un poco más grande.

-¿Cuándo se convierten en Scioli Internacional, como cadena?

-Eso fue creciendo en la década del 50 y 60. Lo de Internacional llegó en el 89 más o menos. Fue con la apertura de la economía al mundo y hubo una invasión de importados que dañaron tanto el aparato productivo argentino. Ahí nació Scioli Internacional que vendía sólo cosas importadas.

-¿Por qué se terminó si andaba bien?

-[Piensa] Cambió la manera de comercialización de los artículos para el hogar. Antes era solamente comprar y vender; ahora se convirtió en un negocio financiero.

-Da vueltas el comentario de que Daniel fundió la empresa...

-No, Daniel ya no estaba en la empresa. Daniel fue director de Electrolux durante muchos años, pero él no tuvo nada que ver. Fue una de las tantas empresas que durante la década del 80 y el 90 sufrió cuatro hiperinflaciones, devaluaciones...

-A ver qué te pasa con esta foto que vos publicaste en Twitter. [Se ve a la mamá sosteniéndolo a "Pepe" muy chico, Daniel al lado, arrodillado en el jardín de la casa de Ramos Mejía.] ¿Cómo era el vínculo con Daniel?

-Siempre fue una convivencia de respeto al hermano mayor. Él siempre más componedor y yo mucho más rebelde. Todos dicen que soy el rebelde de la familia.

-Hay un evento muy traumático en tu vida. A los 15 sufriste un secuestro.

-Uno a los 15 años no se da cuenta, pero te marca para siempre. Con mi psicóloga analicé que muchas veces quizá necesito salir intempestivamente de algunas situaciones y puede tener que ver con eso, con sentir que uno está en un encierro, atado, vendado, privado de su libertad.

-¿Quién te secuestró?

-Fue un grupo evidentemente subversivo, porque tener en cautiverio por 25 días no es de una organización común. Aunque no es del todo claro, todo indicaría que el ERP.

-Hasta que Menem lo convoca a Daniel, ¿la familia Scioli tenía contacto con la política?

-Mi padre era muy amigo del doctor Alfonsín, pero más allá de eso, él siempre dijo que este país era peronista y que las mejores épocas siempre fueron durante gobiernos peronistas.

-¿Se hubiera metido Daniel -y transitivamente vos- en política si no hubiera sido por el llamado de Menem?

-No sé. Pero lo que sí sé es que hay que reconocer el olfato tremendo que tuvo el doctor Menem.

-¿Notaste que sos uno de los pocos que lo siguen llamando "el doctor" Menem?

-¿Sabés que? No me subo al tren de los descalificadores de quienes fueron presidentes de la república.

-Hablando de no confrontar, en la cancha de Boca, Kirchner le dijo a Daniel: "Diga, gobernador, quién le ata las manos". Tu hermano bajó la vista y lo toleró.

-Por encima de todo está la responsabilidad con la gente que lo votó y lo sigue acompañando.

-Después aceptó que el Gobierno le hiciera, sin anestesia, una "Mariottoscopia".

-[Risas] ¡Qué término ése! Creo que el tema de Mariotto es un tema menor en la vida de Daniel.

-Hasta 2009 eras secretario general de la provincia, un puesto clave. ¿Te vas, te fueron o pidieron tu cabeza de la Rosada?

-Me fui porque preferí priorizar mi vínculo familiar. No estaba de acuerdo con el rumbo que había tomado el país. Si me quedaba y opinaba, lo perjudicaba. Daniel me respetó.

-Dicen que, sin embargo, ahora estás otra vez con influencia en el gobierno de tu hermano. En el mariottismo te acusan a vos y a otros cercanos de proponer ajustes más duros.

-Jamás lo escuché a Daniel decir la palabra ajuste. Por el resto, quizá, sí me van a ver más cerca de Daniel, pero desde un lugar de reconocimiento a un hombre que ha dado todo por esta etapa de la Argentina. Por eso cuando a Daniel se lo quiere poner en la vereda de enfrente. el que lo hace traiciona la memoria de Néstor Kirchner, que lo eligió cinco veces. Daniel no se movió del modelo original. Y yo pongo en valor la presidencia de Néstor Kirchner.

-Pero vos te alejaste en 2009, cuando Kirchner todavía vivía.

-Sí, pero muchas de las cosas que se vivieron desde 2009 en adelante él no las hubiera permitido.

-Test de Rorschach político. ¿Qué ves en esta mancha? [Foto de Jaime Linares, de FAP, que le ganó la senaduría cuando José Scioli se presentó en 2011 por la lista de De Narváez].

-Para mí no es una mancha. A pesar de no entrar, estoy satisfecho con mi primera experiencia electoral.

-Muchos dicen que vos expresás lo que Daniel no puede decir, pero que piensan parecidísimo.

-Ah. Puntos suspensivos.

-¿Estás un poco más a la derecha de Daniel? ¿O están en el mismo lugar y él no lo puede decir?

-[Sonríe] Somos hermanos...

-Pero si uno de los hermanos quiere hacer su propia carrera, a lo mejor se tiene que separar.

-Nunca.

-Te voy a provocar: si no te separás y te hacés un nombre propio, en vez de ser el hermano menor de Daniel, vas a ser el hermano muy menor de Daniel.

-[Inmutable] Yo soy yo y él es él. La verdad creo que los dos esperamos que la vida nos vuelva a juntar trabajando en política.

-Explorando en tu deseo, uno podría decir: ¿"Pepe" quiere ser un ladero del hermano exitoso o tiene aspiraciones propias?

-Yo no tengo aspiraciones políticas. Mi mayor aspiración política es que él sea presidente de la Nación.

-Si Daniel te dice: "Hermano, me vas a matar, pero la fórmula con la que sueño es Scioli presidente, Massa gobernador"?

-¿Por qué lo voy a matar?

-Porque vos trabajás para que De Narváez sea gobernador.

-Es una decisión de él. Yo voy a pelear para que Scioli sea presidente y que Francisco sea gobernador.

-Si no se reforma la Constitución, ¿Cristina se resignará a elegir a Daniel para 2015?

-Para mí quién lo va a elegir, o no, es la gente. Para estos tiempos que se vienen hace falta hombres de las características de Daniel: un hombre de diálogo, no confrontativo, una persona que pueda albergar a todos los partidos políticos.

-Qué bueno que vos le puedas hacer campaña. Él no puede.

-[Incómodo] Quizás a veces yo hablo por el pensamiento de él. O no.

-Si el kirchnerismo no lo elige, ¿Daniel irá por afuera?

-Su historia política demuestra que jamás sacó los pies del plato.

-Vos sabés que los K más cerrados no les tienen confianza ni a vos ni a tu hermano.

-[Sonríe] A mí nunca me lo dijeron.

-Seguramente te dijeron que los aman...

-Yo también los quiero mucho. De la misma manera que ellos me quieren a mí, yo los quiero a ellos.

-Sí, como en el fileteado de los camiones: "Te deseo el doble de lo que tu me deseas".

-[Se ríe] Yo te hablo por mí. Como hermano deseo que Daniel sea el próximo presidente.

-¿Y él?

-Él quiere ser presidente.

-Los más K dicen que si Scioli es presidente, las corporaciones le van a poner la montura y que le van a manejar las riendas.

-No lo subestimen. Si es elegido va a ser un presidente que va a unir a todos. Acordate. Scioli es Mandela, nos va a juntar a todos los argentinos y nos va a poner en marcha.

-¿Hay algo que te haya quedado o que tengas ganas de decir?

-Que siento una profunda satisfacción porque la gente esté reaccionando pacíficamente.

-¿Vas a ir a la marcha del 8-N?

-No. Pero si me preguntás, creo que después del 13 de septiembre se terminó el kirchnerismo. No hay más kirchnerismo pos-2015, no existe.

-¿No es exagerado?

-Este kirchnerismo terminó. Probablemente haya otras modalidades más moderadas y creo que eso es bueno para la Argentina.

-¿Dejamos acá?

Historia clínica

  • Scioli, José "Pepe"
    Edad: 51
    Ocupación: Asesor de Francisco de Narváez
    Observaciones: Paciente cerebral, medido. Incurre en "sciolismos" evitando la confrontación, pero a la vez se muestra firme para diferenciarse del gobierno nacional. Acepta su rol. No padece el complejo de "hermano de".
TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015NarcotráficoTorneo Primera División