Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Despedida

Siempre Puccini

Espectáculos

Una representación de Tosca es una invitación al deleite, sobre todo porque, como sucede con las obras de Shakespeare, esta ópera puede sobrevivir a las buenas intenciones, a veces no tan acertadas, de los regisseurs. Pero cuando se amalgaman los aciertos en los diferentes rubros, entonces se puede afirmar que el placer estético está asegurado, como en esta producción que ofrece Juventus Lyrica.

Puede resultar redundante insistir en el alto lirismo que alcanza Puccini en sus óperas y en la intensidad dramática del argumento de Tosca , aunque es justo recordar que está basada en la obra de Victorien Sardou y por esto mismo tiene asegurado una acertada combinación de temas como el amor, los celos, la intriga política, la violencia, la pasión y la muerte.

La obra de Sardou rescata el conflicto en Italia entre los republicanos y los realistas, representandos por un lado por Angelotti y Cavaradossi, ambos de ideas liberales, y por el otro por Scarpia, instrumento nefasto de la autocracia realista. Aunque Puccini deja de lado algunos hechos históricos de la obra de Sardou para enfocarse en el melodrama, el conflicto político es el disparador de la acción dramática. Ya desde el principio se plantea la fuga de Angelotti para luego dar cabida al aria "Recondita armonia", una romanza en la que Mario compara a Tosca con la mujer cuyo retrato está pintando, de gran intensidad vocal. Una de las escenas principales es el extenso dúo entre el pintor y su amada, dando lugar a diferentes climas, que incluye la descripción que hace Tosca de una existencia idílica junto a Mario, su arranque de celos al ver la mujer del cuadro y el final reconciliador donde sus voces se funden al unísono. Con el arribo de Scarpia, la melodía se vuelve más profunda y siniestra para exponer sus intenciones lascivas sobre Tosca, instancia de fuerte contenido dramático.

Este clima vuelve a repetirse en el segundo acto con secuencias violentas que incluyen la detención y tortura de Mario, por conspiración, y la extorsión que Scarpia ejerce sobre Tosca, quien, para salvar la vida del joven, deberá ceder a las intenciones del malvado. Es el momento en el que la protagonista canta el aria "Vissi d'arte" para expresar la angustia por su triste situación, aunque no tarda en comprender las intenciones de Scarpia, instancia que la lleva a asesinarlo.

En el tercer acto, Mario, ya condenado, canta el aria "E lucevan le stelle", donde evoca los momentos vividos con su amada, para culminar, ante la sentencia de muerte, clamando por su vida. La esperanza llega con Tosca, quien le informa que el fusilamiento será una farsa y que luego podrán vivir juntos. Después de la ejecución que resultó ser real, cuando la joven comprueba que su amado está realmente muerto, no le queda otra alternativa que el suicidio.

Sabrina Citera, como Tosca, desarrolla un efectivo fraseo musical aun en las secuencias de mayor dramaticidad, al mismo tiempo que consigue una conmovedora intimidad, virtudes que sumadas a una natural capacidad actoral le permite una interpretación verosímil. El tenor Darío Sayegh, por su parte, con un comienzo tibio, durante el desarrollo mostró una emisión segura y un acertado volumen, aunque hubiera sido más efectivo con una mayor expresividad. En cambio, el barítono Enrique Gibert Mella se lució por su composición de Scarpia, donde su canto parecía inspirado por el drama. El resto de los cantantes, incluido el coro, tuvo un correcto desempeño.

Claro que el resultado se vio consolidado por la actuación de la orquesta, que fue brillante bajo la dirección de Antonio María Russo, quien impuso refinamiento y lirismo en las líneas melódicas y una variedad de elocuentes matices.

La régie de Leonor Manso es sobresaliente en la dirección de actores y en la hechura visual. Contó con la escenografía de Gonzalo Córdova, que se inspiró en la estética de la escuela metafísica de Giorgio de Chirico, para crear un paisaje urbano con perspectivas y estructuras de columnas separadas por arcos de medio punto, detalle que repite en el respaldo de las sillas y en la base de la mesa. También fue importante el diseño de luces, también de Córdova, para la creación de contrastes dramáticos, como sucede en la secuencia del aria de "Vissi d'arte", así como el vestuario de Ponchi Morpurgo, que siguió los lineamientos de la época, pero le imprimió un aire actualizado..

TEMAS DE HOYParo nacionalCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsLey de abastecimientoTorneo Primera División