Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Ubuntu 12.10: un escándalo innecesario que opacó una buena actualización

Tecnología

 
Resultados de una búsqueda en Ubuntu 12.10: integran los de Amazon. 
 

La notebook con la que escribo esta reseña estaba para descartar, literalmente. Una buena máquina, con un Core 2 Duo y 2 GB de RAM. Una Dell 1545. Insisto, una buena máquina. Excepto porque vino de fábrica con Windows Vista, y ya saben lo que le hacía ese sistema a las computadoras: con requerimientos de memoria estratosféricos, las doblegaba, excepto que tuvieras algo que, a decir verdad, todavía no se ha fabricado. Un sistema con futuro, digamos. Sólo que todos queremos olvidarnos de él, empezando por Microsoft.

***

Así que me propuse rescatar la Dell. Confieso que intenté primero con un XP, por pura nostalgia. O por curiosidad, para ver cómo andaba. O por ambas cosas. ¿Qué obtuve? Una bonita pantalla azul de la muerte antes siquiera de que el instalador se pusiera a dar formato al disco. ¿El equipo habría estado andando tan mal, no por Windows Vista, sino porque el disco fallaba? Podía ser.

Eché mano entonces de un pendrive con Ubuntu 12.04, es decir la versión de abril de este año del Linux de Canonical y la instalé. Eso fue el día del temporal, cuando me quedé en casa por razones de fuerza mayor. Agua mayor, más bien.

La cuestión es que en algo así como 20 minutos tenía la Dell andando con un sistema nuevo y una agilidad que el equipo no había conocido en toda su historia, y dispuesto a aplicar las actualizaciones. Que eran, obvio, muchísimas. Eso llevó aproximadamente otra hora más, y al final la notebook había recuperado un desempeño adecuado a su hardware.

Como en estos días también hice la reseña de Windows 8 (no intenten probar dos sistemas operativos a la vez, te quema la cabeza), estuve tentado de ponerle a la Dell la nueva versión del sistema de Microsoft. Por lo que me había dicho un amigo, podía llegar a andar muy bien. Pero me abstuve. Tenía otra máquina para el 8, así que me dispuse a colocarle a la notebook la más reciente y quizá la más polémica de las versiones de Ubuntu, la 12.10, es decir, la que acaba de salir, llamada Quantal Quetzal .

Lente de exageración

Digo polémica porque el dichoso acceso directo a la tienda online Amazon.com en el Escritorio del nuevo Ubuntu ha causado un escándalo que bueno bueno. Me refiero a que ahora, en la barra de íconos de la izquierda, en Unity, te ofrece ir directo al sitio del minorista de libros, discos, electrónica y demás.

Bueno, esta inclusión sonó a herejía, parece. Como si -no sé- Canonical hubiera empezado a cobrar por Ubuntu o como si hubieran cerrado el código fuente, violando la sacrosanta GPL. O alguna tecnoblasfemia de ese tenor.

Empezaré por este asunto, pues, para despacharlo y dedicarnos luego a cosas importantes. A la izquierda del Escritorio de Ubuntu ( llamado Unity desde la versión 11.04 ) está la barra de íconos con accesos rápidos para aplicaciones y demás. Entre ellos apareció ahora, como convidado de piedra, el de Amazon.

Me llamó la atención, vamos, cómo no. Desde cuándo, Dios no lo permita, un proyecto de software libre se permite hacer negocios. Como si todo este esfuerzo de Ubuntu fuera gratis o algo. En suma, el espasmo me duró 8 segundos. Pero después, probando la máquina y surfeando la Web, descubrí que los cielos se estaban cayendo sobre Mark Shuttleworth -el fundador de Canonical- por haber permitido el ícono de Amazon y su correspondiente lente en el Dash. Estas reacciones airadas sí que me pasmaron.

Leí la respuesta de Shuttleworth sobre este asuntito, que encontré de lo más razonable. Además, respondió él mismo . Vayan a pedirle al CEO de Apple o de Microsoft que responda personalmente a las quejas de los usuarios. Consíganse una silla, de ser posible.

Pero no hubo caso. A pesar de la racional respuesta de Shuttleworth, las críticas, encendidas como antorchas, arreciaron peor. Así que Canonical pasó la fórmula para deshacerse de la a de Amazon.com. Ninguna ciencia. Sólo hay que escribir esto en una terminal:

sudo apt-get remove unity-lens-shopping

y apretar Enter .

También se puede desactivar desde Configuración del sistema> Privacidad y poner en cero el botón Incluir resultados de búsquedas en línea .

Lo extravagante de todo esto, al menos desde mi punto de vista, es que Canonical gana plata con el ícono de Amazon. Y esto debería ser una buena noticia. Después de todo, es la compañía que más ha hecho para la difusión del sistema operativo de software libre al que llamamos genéricamente GNU/Linux.

Pero no, para nada. Supongo que la plata debe crecer en los árboles en la isla de Man, donde Canonical puso su primera sede.

Pero hay otra cosa, que me preocupa más: en un mundo donde Google, Facebook, Microsoft y Apple, por citar sólo las más visibles, toman tu información y te ofrecen avisos en el mail, en el mensajero instantáneo y en las apps, ¿ponemos el grito en el firmamento por un ícono de Amazon.com en Unity? Ubuntu no está poniendo avisos, favor de anotar.

Peor todavía: en un mundo donde nos instalan cookies de seguimiento, nos geolocalizan, nos mapean y nos etiquetan, reconocimiento facial incluido, ¿la a de Amazon en Unity es tan, pero tan grave? No me parece.

Como saben, he defendido el derecho (constitucional, en la Argentina) a la privacidad una y otra vez, y por lo tanto consigno acá que esas búsquedas deberían estar cifradas ( lo mismo ha dicho la Electronic Frontier Foundation ). Pero ese es todo el problema, y Shuttleworth ha prometido que estarán encriptadas en la próxima versión.

Ahora, rasgarse las vestiduras porque Ubuntu tiene un ícono de Amazon, me parece que es estar viviendo en una realidad paralela, mínimo. Mientras los titanes informáticos invierten miles de millones de dólares en investigación y desarrollo (y marketing), mientras la informática rota para alinearse con el viento de las tablets y los smartphones, dispositivos que como dije, además, absorben nuestra información personal las 24 horas del día durante los 365 días del año, hacemos una rabieta porque Canonical se atrevió a poner un icono comercial en el Escritorio. No da.

Si no te gusta, además, y eso es lo bueno de Linux, tenés muchas otras distribuciones para elegir.

Personalmente, no tengo ni el más mínimo problema con que Canonical haga dinero con mis búsquedas en Amazon. Mozilla hace cosas semejantes. Es una forma de colaborar con estos proyectos. Hay gente que vive de estas plataformas (muchos desarrolladores a los que les debemos joyas del software por las que no pagamos un centavo, por ejemplo), y sólo el hecho de poner los servidores para las descargas tiene un costo tan alto que este nivel de remilgo, sinceramente, suena bastante desconectado de la realidad.

Por otro lado, denunciar, como han hecho algunos analistas, esta movida como una señal de que Ubuntu se convertirá en Adware es, me parece, algo prematuro.

Cierto es que Canonical hace un número de concesiones en varios otros sentidos, apartándose a veces de las Escrituras de Stallman. Pero que conste que no tengo nada contra el código fuente cerrado, y en esto disiento con Stallman sin sonrojarme. Prefiero el software libre porque me parece que es mejor para todos a largo plazo, pero no pienso iniciar cruzadas fundamentalistas. Y mucho menos contra Canonical. Sin Shuttleworth, y sobre todo después de la aplanadora Apple, creo que ya nadie estaría hablando de Linux, excepto en los departamentos de sistemas de las empresas, si no fuera por Ubuntu. ¿Es eso lo que queremos?

 
La tienda de software de Ubuntu. A la izquierda, la barra de accesos con el botón de Amazon. 
 

En total : quizás estoy equivocado de medio a medio por darle mi apoyo a Canonical y a Ubuntu incluso cuando aparece un inesperado ícono comercial en el Escritorio, pero Shuttleworth se hizo rico gracias al software libre y cuando vendió su compañía de certificados digitales ( Thawte ) a VeriSign por 575 millones de dólares, usó parte de ese dinero para fundar Canonical con el fin de devolverle a la comunidad algo de lo que había obtenido gracias a ella. Otro se hubiera ido de crucero con su recién adquirido yate de lujo. Lo respeto por eso. Y, hasta que me demuestre lo contrario, lo banco.

Ahora, hablando en serio

Detrás (o debajo) de esta polémica previsible, pero estéril, están los cambios que realmente importan en la nueva versión (que no es LTS -Long Term Support-, al revés que la 12.04) de Ubuntu.

Enumero a continuación los más relevantes ( la lista completa, aquí ).

* Boot seguro . Una novedad que viene a cuento, por el lanzamiento de Windows 8, es que ahora Ubuntu usa la versión 2 de GRUB firmada digitalmente, de modo que se pueda hacer dual boot con Windows 8 instalado en la misma computadora.

* Kernel . El núcleo es la versión 3.5.0-17.28 del kernel de Ubuntu, basado en la 3.5.5 del kernel oficial de Linux .

* Software . Hay mejoras en el Centro de Software y en Software Updater (que ahora se fija si hay nuevas actualizaciones cada vez que se lo arranca, al revés que hasta ahora).

* X-Window y gráficos . Nuevas versiones de Xorg (1.13) y Mesa (la 0.9).

* Unity pasa a la versión 6.8 (varios cambios, entre otros el ícono de Amazon y el de Ubuntu One Music, pero también una nueva tipografía, Ubuntu Medium, y, sobre todo, las vistas previas del Dash, que son muy prácticas; se activan con el botón derecho del ratón).

* Ofimática . LibreOffice pasa a la versión 3.6.2, y ahora está integrado al Dash para buscar opciones en lugar de navegar menús.

* Escritorio . Gnome pasa a la versión 3.6 (y siguen las peleas, claro).

* Mozilla . Firefox y Thunderbird (el cliente de correo electrónico predeterminado desde la versión 11.10 de Ubuntu) pasan a la versión 16.

* Python pasa a la versión 3.2

Conclusiones y un par de trucos

No tengo mayores quejas sobre la nueva versión de Ubuntu y creo que, sobre todo para los que quieren mantenerse al día, ver nuevas funciones, hacer dual boot con Windows 8 y además tienen el hardware necesario, vale la pena. No me dio problemas sobre hardware, a pesar de que algunas reseñas lo constatan como menos estable. No sufrí eso, y lo sometí a un par de días enteros de producción. Sí se quejó un poco en una máquina virtual. Tengo que averiguar exactamente por qué. Posiblemente no le gustó el hardware virtualizado de video.

Hay algunos temas de desempeño, sin embargo. El primero tiene que ver con los gráficos. Unity ahora carga en modo 3D siempre. Por lo tanto, si tu computadora no es de las más rápidas en el aspecto gráfico o si lo instalás como máquina virtual con, por ejemplo, VirtualBox , vas a tener que desactivar los efectos visuales. Para eso, hay que ir primero al Centro de Software e instalar el CompizConfig Settings Manager . Luego, abrir este programa y desactivar todos los efectos -menos las decoraciones de las ventanas- para que la interfaz no se vuelva demasiado lenta.

Fuera del tema gráficos, 12.10 es un poco más lento que la 12.04, aunque no por mucho. Esto, insisto, con una máquina que de ninguna manera es de última generación, así que tampoco es para crucificarlo. Pero si usás una 12.04 para tu trabajo cotidiano, estás conforme con lo que ofrece, lo mantenés al día y no tenés que hacer dual boot con Windows 8, tal vez te convenga quedarte con la de abril, que además es LTS.

Una cosita antes de irme, y volviendo al escandalete del principio. Si querés usar el Dash sólo para encontrar tus aplicaciones, sin que las ofertas de Amazon te causen retortijones políticamente incorrectos, podés apretar Super+A . Es uno de los muchos atajos que existen para filtrar contenidos en el Dash ( Super es la tecla con el logo de Windows).

Truco del estribo : mantené apretada Super un par de segundos y Unity te va a mostrar la lista de todos los atajos disponibles..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresFondos públicosControl de la SUBEElecciones 2015