Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Financiar proyectos de forma colectiva

Comunidad

El crowdfunding es una nueva modalidad que las ONG pueden utilizar para recaudar fondos por Internet; en la Argentina, Nobleza Obliga e Idea.me ofrecen diferentes formas de llevar adelante proyectos

Por   | Para LA NACION

Muchas iniciativas quedan truncas por falta de dinero. Pero como decían The Beatles, con una pequeña ayuda de mis amigos (o de los contactos de las redes sociales) se puede buscar financiamiento para concretar un proyecto. Así nació el crowdfunding o financiamiento colectivo: colectas de fondos online para proyectos de cualquier índole, pero que también resulta útil para financiar causas solidarias.

 
Gracias a los fondos obtenidos en Idea.me, la Fundación Ruta 40 y el taller de cine La Griffa pudieron enseñar a hacer cortos de animación a chicos de escuelas rurales. Foto: LA NACION 
 

Esta metodología acaba de llegar a la Argentina y su mecanismo es simple: el creador de un proyecto presenta su iniciativa junto con el objetivo económico a recaudar dentro de un plazo determinado. El público puede colaborar con esta causa y a cambio de su aporte puede recibir premios o recompensas, dependiendo del monto de su colaboración.

Si el proyecto alcanza el objetivo económico dentro del plazo estipulado, el creador obtiene la financiación para realizar su proyecto, lo desarrolla y entrega las recompensas prometidas. Caso contrario devuelve el dinero a quienes aportaron.

Así funciona Idea.me, una de las primeras plataformas de crowdfunding argentinas con presencia regional. "En América latina hay una inmensa cantidad de gente con ideas, proyectos, iniciativas, que en su mayoría no pueden llevarse a cabo por falta de financiamiento", afirma Lucía Suárez Battán, su CEO. Por eso comenzaron en agosto de 2011 con varios proyectos creativos, pero desde este año incorporaron las causas solidarias.

En Brasil tuvieron diez causas sociales exitosas, seguido por México con ocho. En la Argentina, al igual que en Chile y Uruguay, han logrado concretar dos proyectos. Uno fue el Taller de cine rodante de la Fundación Ruta 40 y el taller de cine La Griffa, que desde hace dos años recorre escuelas rurales donde los chicos aprenden a hacer cortos de animación y luego los exhiben en otras escuelas.

Recurrieron a Idea.me para juntar $ 12.000 y llevar su taller a tres escuelas rurales de Salta. "Nos pareció una buena posibilidad y como era un concepto nuevo, nos interesaba incursionar", explica Josefina Devoto, de la Fundación Ruta 40. Gracias a la donación de 63 personas lograron recaudar $ 13.362 y pudieron visitar las escuelas de El Trigal, Cachi y La Poma.

Allí los chicos realizaron un cortometraje mediante la técnica de Stop Motion (animación por objetos). Ellos fueron los creadores y pasaron por todas las áreas de realización: armaron la historia, crearon los personajes, las escenografías y los movimientos, pero también armaron los títulos, créditos y el póster. Luego, cada chico se llevó una copia de su película, pero otra viaja por el país para que la vean los alumnos de otras escuelas.

"Recaudamos en tiempo récord: en sólo tres días habíamos juntado casi el 50%. Pero además fue una muy buena vidriera para que gente nueva, que se acercó a conocer nuestro trabajo. Fue una buena combinación", sostiene Devoto.

Foco solidario

Nobleza Obliga es el portal más nuevo dedicado a recolectar fondos, pero tiene la particularidad de ser el único dedicado exclusivamente a cuestiones solidarias. Su plataforma está online desde hace poco más de un mes y tiene tres causas recaudando fondos.

 
 

Marcelo Minotti es promotor de una e impulsa la compra de un vehículo adaptado para trasladar pacientes afectados por Niemann Pick tipo C, una enfermedad genética que produce parálisis cerebral. "Todo comenzó con la enfermedad de mi hija Estefanía, que luego de buscar durante ocho años logramos encontrar el diagnóstico correcto, comenzar el tratamiento y fundar la Asociación Niemman Pick Tipo C de Argentina para ayudar a que la familia de los pacientes no tuviesen que pasar por lo mismo", relata.

Ahora, a la hora de buscar financiamiento se acercaron a Nobleza Obliga, como una nueva opción. "Uno siempre piensa cómo mejorar la calidad de vida de los pacientes. Nuestro desafío más grande es tener una sede propia, pero por ahora empezamos por tratar de conseguir el transporte porque es algo muy engorroso en el día a día", explica, a la vez que aclara que hay tiempo hasta principios de enero para donar.

Las otras propuestas son construir una escuela para 572 chicos en el Barrio Congreso Nacional de Cerrillos en la provincia de Salta y adquirir un capilaroscopio para que la Asociación Argentina de Esclerodermia y Raynaud pueda realizar estudios de diagnóstico temprano gratuitos en su sede, lo que ayudará a evitar discapacidades irreversibles en niños y adultos.

Matices

Aunque Nobleza Obliga mantiene la esencia del sistema de financiamiento colectivo, difiere de los métodos que utilizan este tipo de sitios en todo el mundo. "Empezamos a pensar en crowdfunding y nos chocamos con el mundo real, con lo cual adecuamos el sistema a la realidad local", afirma Sebastián Mesples, uno de sus fundadores.

Por un lado, todo lo que se recauda para una causa a través de su plataforma se cobra. "Creemos que quien pide es porque lo necesita y aunque no llegue a juntar todo lo que esperaba o necesitaba, puede usar lo que haya conseguido para su causa", explica.

Idea.me, por el contrario, apuesta a la metodología del todo o nada porque no quieren comprometer al proyecto por hacerlo con menos dinero. Además creen que si una idea no logra concretar su objetivo económico, es posible que le cueste crecer o sostenerse luego.

Otra diferencia es que Nobleza Obliga no trabaja con recompensas o contraprestación por la donación, otra de las premisas del crowdfunding tradicional que sí utiliza Idea.me. "La gente es solidaria y dona por la satisfacción de hacerlo, sin esperar otra cosa a cambio. Meternos en una competencia para ver quién ofrece la mejor recompensa puede desvirtuar la esencia solidaria de nuestra propuesta", sostiene Mesples.

Más allá de los matices, ambas plataformas buscan concentrarse en las alianzas con organizaciones sociales para que puedan recaudar para sus proyectos. "Las ONG siempre necesitan fondos, pero esta herramienta puede ayudarlas a financiar algunos proyectos. La gente dona para el que le interesa y como tiene el respaldo de la organización, sabe adónde va su dinero", explica Suárez Battán.

A la hora de comenzar a utilizar esta herramienta hay algunas cuestiones para tener en cuenta. Si bien pueden conseguirse fondos para las organizaciones, "hay que tener en claro que el crowdfunding no reemplaza ni la misión ni las otras formas de financiamiento de las ONG. Es sólo una opción para un proyecto puntual que empieza y termina, que ayuda a cumplir con la misión", advierte Mesples.

Por otro lado, estos sitios son una muy buena vidriera porque la gente puede replicarlo en las redes sociales. Por eso la propuesta tiene que estar bien armada, con un video y una explicación convincente. "Hay que ser muy claro explicando la importancia de la causa y para qué se quiere el dinero. Pero sobre todo tenés que decir qué hiciste antes, a quiénes recurriste y contar con el apoyo de tus familiares, amigos y conocidos. Si no podés convencer a los que te conocen, no podés pedirle a desconocidos. Esta tiene que ser tu última alternativa", continúa.

En el mismo sentido, Suárez Battán advierte que, por lo general, los proyectos requieren del aval económico de los familiares y amigos para traccionar así aportes de colaboradores anónimos. "Estadísticamente, alrededor del 20% del total del proyecto es financiando por desconocidos, pero es importante darles seguridad y que sepan para qué están aportando."

Las personas que deciden donar pueden hacerlo directamente desde la Web, con su tarjeta de crédito, o imprimir su cupón e ir a un Pago Fácil. "El sistema está muy bien armado y es fácil de usar", destaca Devoto, que confiesa que están pensando en un nuevo proyecto para el año próximo.

Si bien crear una causa en ambos sitios no tiene costo, sí descuentan un porcentaje (poco menos del 10%) de las donaciones efectivamente realizadas para sostener el sistema y las comisiones de los medios de pago. Sin embargo, si no se reciben donaciones no se cobra nada y para los donantes no hay ningún cargo adicional.

Con muy poco tiempo de vida, el cowdfunding demuestra ser una herramienta que puede contribuir al financiamiento de las organizaciones sociales, uno de los temas centrales que afrontan todas las ONG, y que los emprendedores tecnológicos quieren ayudar a paliar.

"Creemos en esta categoría y en la solidaridad de la gente, es cuestión de seguir poniéndole esfuerzo a la difusión, seguir evangelizando sobre esta nueva forma de colaborar y apoyar iniciativas que valen la pena", finaliza Suárez Battán.

El activismo online desembarcó en la Argentina

El crowdfunding es sólo una parte de un modelo mucho más amplio que se propaga día a día en la red: el crowdsoursing, por el cual la solución a un problema o el desarrollo de algún trabajo lo realiza toda una comunidad, de manera colaborativa. En la Argentina hay varios sitios con esta modalidad para diversas temáticas. Algunos ayudan a buscar trabajo, otros apoyan a artistas económicamente y hasta hay uno para compartir información agrícola.Pero como también hay lugar para lo comunitario, este mes se presenta la versión local de Change.org, un sitio de activismo online que a nivel global tiene 20 millones de usuarios.Es una plataforma donde cualquier persona puede iniciar una causa y juntar firmas para cambiar una situación concreta. "Se trata de movilizar a la comunidad a través de Internet con objeto de generar un cambio concreto. Es una herramienta de presión para que se vea que hay mucha gente que quiere lo mismo", explica Gastón Wright, director de campañas del sitio en la Argentina.Hace poco, por ejemplo, una niñera norteamericana consiguió que un banco dejara de cobrar un cargo de 5 dólares mensuales gracias a las 30 mil personas que la apoyaron. A nivel global, Change.org publica alrededor de 500 campañas por semana, de las cuales unas 120 resultan exitosas.

$ 12.000
Monto inicial

Son los que solicitaron la Fundación Ruta 40 y el taller de cine La Griffa para poder llevar adelante su proyecto Taller de cine rodante con el que recorren escuelas rurales donde los chicos aprenden a hacer cortos de animación y luego los exhiben en otras escuelas.

572
Chicos de bajos recursos

Son los que necesitan una escuela en el Barrio Congreso Nacional de Cerrillos, en la provincia de Salta. Este es uno los proyectos activos en Nobleza Obliga.

20%
De aportes desconocidos

Se estima que este es el porcentaje cubierto por personas completamente anónimas, desconocidas por los impulsores de los proyectos y que deciden colaborar a través de las redes sociales.

para saber más

Nobleza Obliga
www.noblezaobliga.com

Idea.me
www.idea.me

Fundación Ruta 40

www.fundacionruta40.org.ar

Asociación Niemman Pick Argentina
www.npc.org.ar

Change.org
www.change.org.

TEMAS DE HOYElecciones 2015Elecciones en BrasilElecciones en UruguayReforma del Código Penal