Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La memoria se impuso sobre el desencanto

Opinión

La memoria y la esperanza se impusieron al desencanto. A pesar de haberse evaporado la ilusión que generó en 2008 en una nación estresada por la guerra y la crisis económica, los norteamericanos volvieron a elegir a Barack Obama con la mente puesta en el futuro. Y, sobre todo, con la convicción de que el presidente demócrata necesita más tiempo para ordenar un país que no logra todavía recuperarse del descalabro económico y financiero tras los ocho años del gobierno de George W. Bush.

Fue la economía, el fantasma que amenazaba con arruinarle la carrera, la que le dio al primer presidente negro de la historia de los Estados Unidos las bases del estrecho triunfo electoral sobre el republicano Mitt Romney. Así como los norteamericanos no cambian al ocupante de la Casa Blanca en medio de una guerra, tampoco lo hacen durante un período de recuperación y crecimiento de la economía.

La economía fue el asunto más importante a la hora de decidir el voto, según registraron todas las encuestas a la salida de los lugares de votación, que fueron reconstruyendo desde temprano el perfil del elector del futuro presidente norteamericano. El 59% reveló que la economía es el principal problema a resolver en el futuro, de acuerdo con una encuesta realizada por cadenas de televisión y la agencia AP. El 40% de los votantes dijo estar mejor que hace cuatro años y el 30%, igual.

Fue la economía, el fantasma que amenazaba con arruinarle la carrera, la que le dio las bases del estrecho triunfo electoral

Cómo atacar el desempleo, el problema que afecta a millones de norteamericanos y que surgía como el talón de Aquiles del mandatario demócrata, fue nuevamente uno de los pilares sobre los que se fundamenta la reelección de Obama.

La explicación de por qué Ohio era clave no sólo se basaba en el número de electores que aporta ese estado al Colegio Electoral. Fue uno de los estados más castigados por la recesión y el fin de la burbuja inmobiliaria, que dejó a cientos de miles de obreros sin trabajo y sin viviendas. En medio de la crisis, Obama rescató con fondos estatales a las grandes automotrices, principal fuente de empleo en ciudades densamente pobladas del norte de ese estado. Fue clave. Romney había cuestionado esa ayuda. Y Obama se impuso en Ohio.

Se había dicho antes de la elección que el voto latino sería desequilibrante. Pues lo fue. Casi ocho de cada diez votantes de origen latino optaron por Obama, tal vez con el recuerdo fresco de las promesas de políticas más duras con los inmigrantes ilegales del republicano y su invitación a autodeportarse. Se impuso el miedo ante le decepción por la promesa incumplida de Obama, aún, de contar con una ley que beneficie a los inmigrantes. Del total de los votantes, sin importar el origen, sólo un 30% cree que los inmigrantes ilegales que trabajan en Estados Unidos deben ser deportados.

Romney dejó un gran ejemplo. Quizá haber estado a sólo dos puntos de ser presidente lo elevó a esa categoría

El conmovedor discurso del mandatario reelecto, esta madrugada en Chicago, giró sobre el futuro, la esperanza y la recuperación de la economía. "Sabemos en nuestros corazones que para Estados Unidos lo mejor está por venir", dijo Obama. Con un mensaje conciliador ("Ya sea que votaran por mí o no, los he escuchado. He aprendido de ustedes. Me hicieron un mejor presidente") convocó a los norteamericanos a afrontar unidos los desafíos. "Creo que podemos intentar alcanzar ese futuro juntos, porque no estamos tan divididos como nuestra política podría sugerir", dijo.

Al menos en los gestos, que en política son una parte fundamental, ese camino señalado por el demócrata parece contar con un ladero.

Al final de una campaña durísima y sin treguas, Romney dejó un gran ejemplo. Quizá haber estado a sólo dos puntos de ser presidente lo elevó a esa categoría. No habló desde el rencor, sino desde la esperanza. "Este es un momento de grandes desafíos para América y rezo para que el presidente tenga éxito guiando a nuestra nación", sostuvo en su discurso de aceptación de la derrota. Otro ejemplo de convivencia que los argentinos deberíamos imitar..

TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana