Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un argentino construye una casa sustentable en el país

A través del uso de energías renovables, la reutilización de recursos y la promoción de prácticas, Charly Karamanian se propuso construir su propia casa de manera sustentable con un diseño atractivo y eficiente a la vez

Miércoles 07 de noviembre de 2012 • 12:20
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Una vista del proyecto de la casa G, que busca optimizar el uso de recursos sustentables con el medio ambiente
Una vista del proyecto de la casa G, que busca optimizar el uso de recursos sustentables con el medio ambiente.

En mis últimas notas les traje información sobre lo que estaba ocurriendo en materia de construcción sustentable del otro lado del océano en España. Los diferentes proyectos que se presentaron en la competencia Solar Decathlon Europe nos dejaron mucho que pensar sobre las posibilidades económicas, sociales y ambientales que el aprovechamiento de la energía solar tiene para nuestro presente y futuro. Pero estas particularidades han encontrado también una forma de realización en Argentina.

El proyecto de La Casa G comenzó a hacerse realidad el 9 de abril de 2012 cuando se inició la construcción en una superficie cubierta de 359 m2, más 125 m2 de terrazas y galerías, ubicado en el barrio cerrado Las Cañuelas Club de Campo, en Cañuelas, provincia de Buenos Aires. Su mentor, Charly Karamanian, no sólo buscó construir una casa donde vivir de manera eficiente y amigable con el medio ambiente junto a su esposa, sus dos hijos y su perro, sino también servir de ejemplo a la sociedad de que construir sobre la base de la sustentabilidad es rentable y posible desde el punto de vista económico y, por sobre todo, ambiental.

¿Por qué Casa G ? "La letra G deriva de las iniciales de las palabras Green, Gaia y Galileo. Son tres referencias para mí en cuanto al contacto con el medio ambiente, el vínculo con la tierra y el respeto por el planeta", me explicó mi amigo Charly.

Los invito a conocer las particularidades de La Casa G, una casa sustentable modelo que se estima inaugurar en mayo-junio de 2013 y que se presenta como una de las primeras casas unifamiliar verde e inteligente en integrar de manera eficiente múltiples técnicas y tecnologías sustentables.

CONSTRUCCIÓN SUSTENTABLE

La Casa G está siendo construida a partir del diseño bioclimático, concepto según el cual cada uno de los ambientes y técnicas se disponen aprovechando al máximo posible las características del clima y la naturaleza. De este modo, la orientación y desarrollo de los ambientes de las dos plantas que conforman la casa se realizaron en los planos según los beneficios de la luz solar y la ventilación cruzada.

El diseño bioclimático permite además garantizar una adecuada temperatura de la casa en las diferentes estaciones del año. Para contribuir a ello, la casa dispone de aislaciones térmicas eficientes en techos, paredes y pisos, aerotermia y suelo radiante sectorizado. Cabe destacar que la madera utilizada en los pisos cuenta con certificación FSC y que se utilizó cemento y ladrillos en cimientos y mampostería para contribuir a la aislación. Al respecto, Charly asegura: "Si bien muchos de los materiales que utilizaremos son tradicionales, su implementación racional y su complementación con técnicas y tecnologías más avanzadas, permitirá lograr un confort térmico óptico y un consumo menor de energía".

Siempre subrayo que la sustentabilidad debe aplicarse en todas las instancias de producción y el proyecto de La Casa G no está exento de ello. Durante su construcción, no sólo se separan y disponen los residuos generados durante la obra sino que, además, se reutilizan determinados materiales. Por ejemplo, la madera empleada como cerco de la obra se reutilizará para la construcción de bancanales de la huerta orgánica, composteras y lumbricomposteras.

ENERGÍAS RENOVABLES Y RECURSOS

Inicio del trabajo sobre el terreno para la Casa G.
Una vista de la estructura de techos.
El avance de la obra.
La familia Karamanian, que planea habitar la casa el próximo año.
El equipo del proyecto Casa G: el arquitecto Juan González Calderón, Charly Karamanian y el arquitecto Guillermo Vazquez de Novoa.

El proyecto cuenta con dos objetivos claros: usar eficientemente la energía y considerar al agua como recurso fundamental de preservación. En cuanto al ahorro energético, La Casa G aprovecha la energía solar térmica y fotovoltaica. Por un lado, los colectores solares se ubicarán en el techo y permitirán calentar el agua corriente sanitaria así como asistir al sistema de calefacción. Se estima que proveerán una tercera parte de la energía total necesaria para ambientar el hogar.

Por otro lado, la casa hará uso de un sistema fotovoltaico compuesto por 15 paneles solares que generarán 3600 W, lo cual se estima permitirá producir aproximadamente el 50% de la energía necesaria para el consumo tradicional. Al respecto, Charly es esperanzador: "En el futuro, podríamos actualizar los paneles a fin de cubrir el 100% del consumo eléctrico e, incluso, aportar el excedente de energía al barrio cerrado". Para contribuir al ahorro energético, la iluminación de interior y exterior de la casa estará basada en tecnología LED.

El uso racional del agua es otro de los propósitos clave de La Casa G y se basa en dos ejes centrales. En primer lugar, su utilización eficiente a través de tecnología y materiales acordes. Por ejemplo, se instalará grifería de precisión provista de difusores y mecanismos para maximizar el ahorro de agua, y se colocarán mochilas de inodoros con botón doble descarga de tres y seis litros.

En segundo lugar, la reutilización del agua en sus diferentes categorías. Las aguas grises provenientes de duchas, lavatorios y lavarropas se recuperarán con destino al riego y limpieza. De este modo, se estima recuperar la mitad de agua consumida por habitante durante un día. Las aguas negras de efluentes serán tratadas en un biodigestor para generar fertilizante. Además, la casa se diseñó con un sistema que recolecta el agua de lluvia a fin de reutilizarla en el riego, los inodoros y la limpieza de la casa.

PRÁCTICAS Y TECNOLOGÍA ECOFRIENDLY

Una casa sustentable debe acompañarse del fomento de buenas prácticas entre sus habitantes. Para ello, La Casa G contará con un sistema de separación y reciclado de residuos en sus distintas etapas. Los residuos orgánicos se dispondrán en composteras y lumbricomposteras. Con el compost obtenido, se alimentará la huerta orgánica y el invernado que proveerán a la familia de frutas, verduras y especias sin agroquímicos. La huerta será regada por goteo.

Entre las prácticas sustentables, el garaje de la casa permitirá alojar y recargar automóviles eléctricos, y el observatorio astronómico de la planta superior permitirá entrar en contacto con el planeta de un modo diferente.

La Casa G implementará tecnología amigable con el medio ambiente en diferentes aspectos. Por ejemplo, todos los electrodomésticos y la línea blanca serán de bajo consumo energético e hídrico. Además, se instalarán sistemas y dispositivos de domótica por etapas que contribuirán al ahorro de energía, por ejemplo: monitoreo remoto, climatización, persianas eléctricas, riego, sistema de filtrado de piscina, iluminación, alarma, y telecontrol de observatorio astronómico vía Web.

Pero el desarrollo tecnológico más importante de La Casa G es su sistema de smart metering que permitirá medir el consumo de energía eléctrica y de agua en tiempo real.

PENSANDO EN EL PAÍS

¿Para qué medir? "Para mostrar que una casa sustentable es eficiente, es posible y es conveniente en nuestro país", me explicó Charly. Así, una vez finalizada la construcción y durante dos años, Charly dará a conocer las mediciones de energía y recursos, los costos del emprendimiento y el cálculo de tiempo de recupero de la inversión en tecnologías verdes.

El proyecto cuenta con el apoyo de más de 30 empresas de la industria de la construcción y afines que se destacan por la sustentabilidad, calidad y tecnología de sus productos y servicios. Incluso, algunas de ellas aprovecharán el proyecto para lanzar nuevos artículos y dispositivos sustentables en el país.

Obviamente, decidí formar parte de La Casa G pues la sustentabilidad no sólo se trata de difundir en la teoría sino también hacer en la práctica y, al conocer el proyecto de Charly, no dudé un segundo en apoyarlo desde mi labor en Sustentator. La Casa G será una casa sustentable habitada por una familia real cuya inauguración el próximo año se estima será uno de los sucesos sobre sustentabilidad más importantes para la Argentina.

Rodrigo Herrera Vegas es co-fundador de sustentator.com

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas