Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La duda invade el teatro

Marita Ballesteros: la actriz protagoniza "Si alguien lo sabe, por favor que lo diga", un unipersonal en el Club del Vino.

Lunes 06 de septiembre de 1999
SEGUIR
LA NACION

El, Claudio Gotbeter, es uno de esos bichos de los bares de la avenida Corrientes. Allí escribió las obras "Yo no fui" y "El funámbulo", y recientemente le puso el punto final a "Si alguien lo sabe, por favor que lo diga", la pieza que estrenó el sábado último en el Club del Vino. Ella, Marita Ballesteros, pasa sus días en los estudios de televisión. Actualmente su ámbito es la pantalla de Telefé, por donde se emite "Muñeca brava", la telenovela que protagoniza Natalia Oreiro.

Cualquiera podría decir que de un universo a otro hay una distancia insalvable. Sin embargo, hace varios meses Gotbeter la llamó, se encontraron, le entregó una carilla con tres párrafos y le propuso interpretar su nuevo espectáculo, del cual es autor y director.

De ese primer borrador al montaje que está por estrenarse casi no quedó nada. Probando, sacando y agregando escenas se fue construyendo "Si alguien...".

"Escribía una página y trabajábamos a partir de ese material. En ese proceso fui corrigiendo lo que escribí. Me gusta saber cómo es un personaje para -después- ponerlo a vivir en distintas situaciones", explica Gotbeter.

Ese proceso de descubrimiento centró su atención en los conflictos internos de esta tal Cala, el personaje de la pieza. "Conflictos que tienen que ver con las imposibilidades de cualquier persona, sólo que exacerbadas", especifica el padre de la criatura.

"Ella no puede decidir nada porque siempre queda entrampada en la duda permanente. Cuando no puede más, decide irse a dormir y dejar descansar la pregunta inicial hasta el otro día. Desde ese momento, se confunde entre sus sueños y sus pensamientos. Entonces nace la duda por la duda, la incertidumbre por la incertidumbre", cuenta el director.

En uno de los parlamentos, la mismísima Cala da en la tecla:"Parece que tengo dos personalidades, una cuando duermo y otra cuando estoy despierta. Si me dan a elegir, prefiero a la que duerme". No obstante, aunque se lo proponga, ninguna decisión puede ser sostenida por mucho tiempo; una nueva duda anda por allí, al acecho. La duda por la duda, otra vez.

Marita Ballesteros prefiere utilizar una imagen: "Cala tiene una voz constante en la cabeza que le impide concretar cualquier decisión. Ese diálogo interno permanente le impide accionar. Decide algo e, inmediatamente, aparece esa voz que la paraliza y la hace cambiar de rumbo. Es tremendamente insegura. Eso genera situaciones de un humor cargado de ingenuidad ".

El personaje se debate entre la alienación y la conciencia pura, entre lo que le gustaría ser y lo que es, entre el deseo y la realidad. "Es la exageración de ese estado -afirma el director- la que genera el humor, que nace a partir de un hecho cotidiano, convencional."

Una muñeca indecisa

Para Marita Ballesteros, que se arriesgará a la soledad del unipersonal, esta experiencia es fundamental en su carrera. "Llevo 20 años de profesión -afirma, a pocos días del estreno- y es la primera vez que estoy tan enganchada con algo. Para mí, hay un antes y un después de este espectáculo. Interpretar este personaje me permite vencer miedos propios, salir de la preocupación del qué dirán" .

"Si alguien lo sabe, por favor que lo diga" nació como un proyecto a largo plazo, sin imposición de fechas para su resultado final. Entre tanto, se hicieron algunas funciones en el ciclo que organizó la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires-, que fueron afianzando a la actriz en esta experiencia escénica.

Seguramente, el público debe de haberse sorprendido, porque Cala rompe con la imagen cuidada que el televidente tiene de Ballesteros. "Desde lo gestual, desde el vestuario, la composición apunta a quebrar esa imagen. Eso produce un contraste interesante", agrega Gotbeter.

La obra se presentará todos los sábados y domingos, a las 20, en el Club del Vino. Allí, Cala se debatirá, enredada en sus constantes preguntas sin respuesta. La lucha entre "el diálogo interno y el externo", prefiere decir el director.

"¿Te servirá todo lo que te contamos", le pregunta Gotbeter a este cronista, casi en sintonía con su criatura. Por si acaso, para concluir, prefiere una afirmación tajante:"¿Sabés qué es lo principal? Nos divertimos muchísimo". En ese punto, parece no tener duda alguna.

Te puede interesar