Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Rock y literatura: Iván Noble y un libro de poesía a cuatro manos

Opinión
 
 

Hablemos de los temas que nos importan, es decir, hablemos de libros, de literatura y de la industria editorial. Tuve la oportunidad de estar en la Feria del Libro de Frankfurt tres veces, en 2008, 2009 y 2010. Y lo que vi ahí, además de inmensos pabellones llenos de escritorios donde se cerraban contratos entre agentes y sellos, y pasadizos y oficinas donde las multinacionales cocinaban sus estrategias de negocios, fue una industria opulenta que comenzaba a preguntarse por su futuro (pero al margen de ciertas miradas circunspectas, si había crisis la verdad era que estaba muy bien disimulada). Sin embargo, desde antes de esos viajes y hasta hoy, no dejan de aparecer los gurúes que insisten en decretar la muerte del libro impreso. ¿Quién tendrá la razón? Por lo pronto Bertelsmann, el mayor grupo de medios alemán y socio en la editorial Random House, adquirió la semana pasada el sello inglés Penguin, fusionando así a dos de las más grandes editoras del mundo para quedarse con un negocio de 3 mil millones de euros). Apenas algunos días después, la misma Bertelsmann anunció que le compraba Random House a la italiana Mondadori, que tenía en su poder el 50 por ciento de la compañía. El catálogo de RH cuenta con varios premios Nobel (Gabriel García Márquez, J.M. Coetzee) y con el que tal vez sea el libro de ficción más vendido de 2012, Cincuenta sombras de Grey. Queda claro que hay gente poderosa que sigue pensando que el libro es un negocio formidable, y no se deja llevar por los proselitistas de las nuevas tecnologías.

Queda claro que hay gente poderosa que sigue pensando que el libro es un negocio formidable, y no se deja llevar por los proselitistas de las nuevas tecnologías.

Mientras tanto, en Buenos Aires, donde las multinacionales tienen sus oficinas (aunque tal vez no depositen aquí sus mayores expectativas financieras), la literatura pasa por otro lado. Los avances tecnológicos, el abaratamiento de los procesos de producción, el surgimiento de una nueva generación de profesionales del libro y la preocupación de las grandes editoriales por rentabilizar sus catálogos (lo que trajo aparejado un desinterés por la literatura de minorías) sirvió para que se generara un mapa de editoriales medianas y pequeñas que publicaron muchos de los mejores libros de la última década. Los nombres son demasiados, desde las pioneras Beatriz Viterbo, Adriana Hidalgo, Interzona, Bajo la luna, Paradiso y El cuenco de plata hasta las más recientes, como Eterna Cadencia, La Bestia Equilátera, Mardulce, Caja Negra, Pánico el Pánico, Nudista y siguen las firmas. La multiplicación del fenómeno es tan sorprendente que el chiste dice que en Buenos Aires no pasa una sola semana sin que un par de amigos se decidan a fundar una nueva editorial.

En este contexto y a finales del 2011, Garrincha Club (un colectivo integrado por el editor Santiago Llach, el poeta Washington Cucurto y el periodista Pablo Perantuono, entre otros) editó el primero de sus libros, que tienen la particularidad de ser dobles. Ediciones cuidadas, tiradas pequeñas y dos autores en un solo volumen: el primer título traía de un lado Camino de cintura, de María Bernardello, y del otro, invertido, El rágbier poeta, de Tomás de Vedia. Hace algunos días apareció el tercer título doble de esa colección. Los poemas De tal palo, del cantante y ex líder de Los Caballeros de la Quema Iván Noble; y ¡Basta de escribir novelas!, poemario del propio Cucurto. La idea de juntar al poeta y al músico surgió cuando Noble, que venía escribiendo algunos textos, conoció al escritor Fabián Casas, y le pidió que les diera una mirada. Casas le dijo que con un poco de trabajo eso podía llegar a convertirse en un libro. Y a Perantuono y Llach, amigos de Casas, se les ocurrió que sería una buena idea editarlos junto a los textos nuevos de Cucurto, un nombre lo suficientemente afín y difundido dentro del mundo de la poesía como para combinarlo con el debut del rockero.

La multiplicación del fenómeno es tan sorprendente que el chiste dice que en Buenos Aires no pasa una sola semana sin que un par de amigos se decidan a fundar una nueva editorial.

El resultado comenzó a venderse hace poco, en presentaciones y recitales, y algunas librerías. "Situacionismo breve", describen los editores para hacer referencia a dos universos poéticos atravesados por la crisis de la mediana edad, los divorcios, los hijos, los pequeños milagros y la asfixia de la vida cotidiana. Y a pesar de la reticencia que este tipo de proyectos suele generar en los lectores avezados, lo cierto es que hay una indudable comunión entre unos y otros textos. La poesía de Cucurto (uno de los nombres más representativos de lo que dio en llamarse "Poesía argentina de los 90") es, a esta altura, bien conocida. Así que era Noble el que corría con el riesgo del papelón en la aventura. Y si bien hay algunos poemas que podrían convertirse sin dificultades en canciones, en De tal palo hay también pasajes de una tensión poética atendible. Como por ejemplo en "No corresponde a ningún abonado en servicio": "Dicen que a los cuarenta / uno lleva puesta la cara que supo conseguir. / ¿Y a los treinta y nueve? / A los treinta y nueve uno tiene la agenda de teléfonos / que se merece. Todo está ahí: / vendedores de seguros / amores de telgopor / putas a medias / vecinos que practican tiro al pichón (.) / Pero nunca se sabe. / Con un poco de suerte / chapoteando en el barro / tal vez todavía te encuentres / a las dos o tres mujeres de tu vida / y a cuatro o cinco amigos. / Quizá todavía estés a tiempo, buen cobarde: / servite una copa de algo, / sentate en tu sillón favorito, / apagá todas las luces / y llamalos / a las cuatro de la madrugada / para preguntarles / si piensan venir a tu entierro". Poesía y rock suelen correr por caminos separados, y hasta es recomendable que así sea. La pequeña editorial Garrincha acaba de imponer una excepción..

TEMAS DE HOYCongreso 2014Impuesto a las GananciasNarcotráficoLa muerte de Marisol OyhanartCopa del Rey