Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La trivialidad del mal

En Muy lejos de Kensington, vuelve a brillar la ironía sutil de la narradora escocesa Muriel Spark

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 09 de noviembre de 2012
0

"Gozo de un carácter puritano y moralista; tengo la feliz costumbre de distinguir entre el bien y el mal, al margen de lo que haga realmente", dice Nancy Hawkins, la narradora y protagonista de Muy lejos de Kensington. La sutil ironía de esta afirmación parece delinear la atmósfera ética que define la novela de la escocesa Muriel Spark (1918-2006). En ella Nancy recuerda una serie de hechos ocurridos unos treinta años atrás, en 1954, cuando era una joven viuda de veintiocho años y alquilaba un cuarto en una pensión del barrio londinense de South Kensington.

Por entonces trabajaba en una pequeña editorial como "correctora de pruebas, consejera literaria y secretaria suplente". Su relato introduce diversos personajes: Milly es la dueña de la pensión. Entre sus inquilinos figura Wanda, "la modista polaca cuya capacidad de sufrimiento rayaba en la rapacidad". Martin York, uno de los directores de la editorial –nos anticipa la señora Hawkins– terminó en la cárcel por múltiples falsificaciones y otros tipos de fraudes.

Hector Bartlett siempre le cayó antipático. Este aspirante a escritor la persigue para que ella lo presente a York, pero Nancy detesta sus textos llenos de "tergiversaciones, palabras ineptas, caprichosas repeticiones, rebuscada verborrea y largas palabras de origen latino". Un mañana se encuentra con él y le espeta: "Pisseur de copie!", una expresión francesa que podría traducirse como "meón de prosa horrible". Desgraciadamente Bartlett cuenta con la protección de Emma Loy, una conocida novelista que utiliza sus influencias para que Nancy pierda su trabajo.

La obra (publicada originalmente en 1988) avanza con una soltura dispersa, como si al principio Spark quisiera ofrecer la engañosa apariencia de que la trama se va armando con elementos aislados que no guardan una relación precisa entre sí. El juego de alternancia entre el presente del relato y el pasado al que pertenecen los hechos narrados produce una sensación de ambigüedad, porque el "muy lejos" temporal y espacial al que alude el título del libro, a lo largo de las páginas, trasluce una íntima cercanía emocional que persiste en las horas del "amado insomnio" de la narradora. En sus pensamientos nocturnos también asoman los ecos de una Londres todavía marcada por la guerra, donde ya se nota cierta liberalización en las costumbres sexuales y en las rígidas divisiones de la sociedad británica de aquellos años.

Un día la modista Wanda recibe un extraño anónimo, firmado por un grupo denominado los "Organisadores", que la acusan de no declarar sus ingresos a las autoridades. Las verdaderas motivaciones detrás de este incidente –al igual que sus consecuencias definitivas– tardan en salir a la luz.

La misma estrategia de soterramiento se aplica al odioso Bartlett, un personaje secundario en la tradición del Uriah Heep de David Copperfield, que acaba cumpliendo un papel fundamental en el desarrollo de la historia. El insultante "¡Pisseur de copie!" de Nancy se convierte en el leitmotiv de la novela, quizás un recordatorio de que algo insignificante, si es alimentado por circunstancias propicias, puede alcanzar un poder desproporcionado.

El tema de la radiónica, una práctica seudocientífica que pretende "diagnosticar y curar a cualquier distancia alteraciones y padecimientos en personas, animales y plantas", constituye el tercer eslabón en la cadena argumental. Así, mediante una rara combinación de amenazas agazapadas, Muy lejos de Kensington consigue sugerir la influencia de una maldad que fluctúa de lo trivial a lo trágico.

Muy lejos de Kensington

Muriel Spark

La Bestia Equilátera

Trad.: Maribel de Juan Guyatt

254 páginas

$ 89

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas