Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El escenario

Una movida que propone dejar atrás la nostalgia

Sociedad

El Messenger no era un mensajero. Era un estilo de vida. En Tiempo de Valientes, la brillante comedia de Damián Szifrón, hay una escena en que se oye, en la silenciosa comisaría, la característica y casi universalmente reconocible notificación de un mensaje nuevo del chat. A sala llena, la sutil humorada arrancó carcajadas, lo recuerdo bien, a tres cuartas partes de los espectadores. Hace de esto 7 años.

El Messenger se convirtió en el chat por excelencia, y eso que ni siquiera fue el primer mensajero instantáneo. Ese honor le corresponde al ICQ, creado por la firma israelí Mirabilis en 1996 y adquirido en 1998 por America Online (AOL), el gigantesco proveedor de Internet que haría un catastrófico negocio al adquirir Time Warner en 2000. AOL, que había pagado 400 millones de dólares por el ICQ, lo vendió en 2010 por menos de la mitad de ese dinero. Durante ese extenso período (en Internet cada década dura una eternidad) reinó el Messenger, lanzado por Microsoft el 22 de julio de 1999. Coincidió con el momento de la primera gran expansión de Internet, mucho antes de Facebook, Twitter, Whatsapp, el iPhone, Android y Skype. Por eso, la adquisición de Skype en 2011 fue una de las movidas maestras de Microsoft en su guerra contra Facebook y Google. Demostró capacidad para hacer oídos sordos a la sirena más peligrosa de la tecnología: la nostalgia.

El Messenger había marcado a una generación de usuarios de Internet -mi generación-, pero el viento había cambiado, los chicos ya no se pasaban la noche chateando en el MSN, sino en Facebook, y los adultos poco a poco nos habíamos ido pasando al Skype.

De nuevo, el criterio de la oportunidad fue vital. En 2005 eBay había gastado 2600 millones de dólares para comprar Skype, pero nunca le encontraron la vuelta. Tras varios años turbulentos, eBay vendió casi toda su parte y Skype se volvió a independizar, hasta que la adquirió Microsoft por 8500 millones de dólares. Fue una decisión costosa pero inteligente y lo es también el que unifiquen su plataforma de comunicaciones. Se veía venir.

Pero la noticia nos tiene shockeados. "Se nos va el Messenger, Ariel", me decían amigos y lectores ayer. Sí, así es.

Es cierto que hay el doble de personas usando Skype (600 millones) que Messenger (330 millones), pero el MSN fue una de las aplicaciones más queridas de la Red. Al Skype le falta mucho. Por ahora, sólo es más profesional, más avanzado y más celeste. Pero le daremos la oportunidad..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015NarcotráficoTorneo Primera División