Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Conflicto internacional

Ghana ofrece marinos para mover del puerto la Fragata Libertad

Política

Cada vez más tensa se vuelve la permanencia de la Fragata Libertad en el puerto de Tema, en Ghana, retenida desde hace 39 días por orden de la justicia local, a raíz de la deuda que el país mantiene con los bonistas.

Luego de que el gobierno argentina apelara la medida del Tribunal Superior de Accra que dispuso remover la Fragata del muelle , con el argumento de que no contaba con la tripulación necesaria para hacerlo, las autoridades del puerto de Tema ofrecieron personal naval capacitado para realizar el traslado, que llevaría la fragata argentina a 25 kilómetros de la ciudad.

Al margen del reclamo de los "fondos buitre" , el conflicto suscitado con el puerto ghanés amenaza con profundizarse, ya que la presencia de la embarcación argentina en uno de los muelles principales obstaculiza las actividades comerciales de la estación portuaria y ya obligó a desviar barcos a Costa de Marfil, ante el alto congestionamiento.

A ello se suma el descontento local por la falta de pago de las tasas de amarre, que el gobierno argentino adeuda desde que la Fragata arribó a Ghana, el 1° de octubre último. Se estima que el costo del muelle oscila alrededor de 3000 dólares por día.

El argumento de que el traslado de la Fragata sería "peligroso por la falta de tripulación", expuesto en Ghana por el abogado que representa al gobierno argentino, Kizito Beyuo, quedaría debilitado ante el ofrecimiento ghanés de aportar personal especializado para la tarea. Si bien la justicia tiene un plazo de 21 días para expedirse, la propuesta de las autoridades del puerto podría acelerar la decisión final.

En la Armada, el tema preocupa. Fuentes castrenses confirmaron a LA NACION que la única instrucción que recibió el comandante de la nave, capitán de navío Pablo Lucio Salonio, es no mover la Fragata.

"No se le ha transmitido ninguna orden sobre cómo actuar en caso de que efectivos de la policía marítima de Ghana intenten abordar la nave, orden judicial en mano, para sacarla del muelle", dijo la fuente consultada. La Argentina había dicho que los 44 tripulantes que hoy permanecen en la Fragata resultan insuficientes para disponer su desplazamiento, tarea que exigiría el servicio de otros 100 marineros.

Expertos en temas náuticos estimaron a LA NACIONque dicha cantidad sería apropiada para un eventual viaje de retorno a la Argentina, que implica cruzar el Atlántico. "Pero no para una maniobra que no demoraría más de tres horas", indicó la fuente especializada.

"Además de dos remolcadores, para desplazar la Fragata a otro muelle, serían necesarios un capitán en el puesto de mando; un práctico idóneo que conozca el movimiento del puerto; dos oficiales en la proa y en la popa, con tres o cuatro marineros cada uno, y otro oficial de guardia en las máquinas, con tres o cuatro subalternos. Podrían sumarse seis o siete tripulantes adicionales para otras tareas."

Llevado el conflicto al extremo, en la Armada comenzaron a preguntarse en reuniones informales qué debería hacer el capitán ante un fallo definitivo para mudar el barco. Según pudo saber LA NACION, la jefatura naval no ha recibido ninguna instrucción de la Presidenta, en su condición de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

En medio del conflicto, la Argentina recibió ayer el respaldo del gremio de trabajadores del transporte de Ghana. Su secretario general, Emmanuel Mensah, reclamó una resolución inmediata del diferendo y exigió el cumplimiento de "la inmunidad que el derecho internacional otorga a los buques navales".

A todo esto, la diputada nacional Margarita Stolbizer (Frente Amplio Progresista) propuso crear una comisión especial en el Congreso para "definir una política de Estado y recomendar al Poder Ejecutivo las acciones políticas y diplomáticas para recuperar la Fragata"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina, en defaultThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona