Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dilma, en una fuerte defensa de la prensa independiente

La presidenta destacó el rol de los medios en el combate a la corrupción

SEGUIR
LA NACION
Viernes 09 de noviembre de 2012
0

RÍO DE JANEIRO.– La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, resaltó el rol de una prensa libre e independiente en la lucha contra la corrupción, abogó por más transparencia en el Estado y defendió mayores controles sobre los flujos financieros internacionales, al inaugurar la XV Conferencia Internacional Anticorrupción, que se realiza en Brasilia hasta mañana.

"Incluso cuando hay exageraciones, y nosotros sabemos que existen en cualquier área, y en ésta específica existen, es siempre preferible el ruido de la prensa libre al silencio de las tumbas de las dictaduras", dijo.

"Nosotros, todo el pueblo brasileño, sabemos de qué estamos hablando; vivimos bajo una dictadura y construimos nuestra democracia. Nuestra democracia fue hecha basándonos en el hecho de que la lucha contra la corrupción es una lucha democrática", agregó la presidenta en su discurso durante la sesión de apertura de este encuentro que se realiza cada dos años en distintas ciudades del mundo y es considerado el mayor evento de su tipo.

Después de haberse realizado por última vez en Bangkok, Tailandia, en 2010, los promotores de la conferencia, impulsada por la organización no gubernamental Transparencia Internacional, decidieron traerla a Brasil para resaltar los significativos avances que se produjeron recientemente en el país en el combate a la corrupción.

El año pasado, la propia Rousseff despidió a siete de sus ministros que habían sido acusados de irregularidades por la prensa, en especial por el diario Folha de S. Paulo y la revista Veja. Luego, este año entraron en vigor dos leyes promovidas por el Ejecutivo que fomentan la transparencia en el aparato estatal y en la política: una es la ley de acceso a la información y otra es la que prohíbe a políticos condenados volver a presentarse como candidatos a elecciones.

Megajuicio

Por otra parte, en estos momentos se lleva adelante en el Supremo Tribunal Federal el megajuicio por corrupción del llamado escándalo del "mensalão", en el que la ex cúpula del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) fue condenada por comprar votos de la oposición entre 2003 y 2005.

Veinticinco de los 37 procesados fueron ya hallados culpables, entre ellos José Dirceu, jefe de gabinete del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva. Ya en la etapa final de este proceso emblemático, la Corte ahora está analizando las penas de prisión que corresponderán a cada uno de los reos.

"En Brasil, la prevención y el combate a la corrupción son hoy prácticas de Estado", dijo ante el auditorio Rousseff, que siempre evitó referirse al juicio del "mensalão" para que no fuese considerado una presión a favor de sus correligionarios del PT.

Desde que asumió el poder, en enero de 2011, la mandataria también resistió los esfuerzos de algunos sectores petistas que proponían una ley para regular el ejercicio del periodismo. El proyecto, que data de la época de Lula, está por ahora archivado por orden de Rousseff.

Ejemplo

"Sería maravilloso para el resto del mundo aprender de la experiencia brasileña. En estas conferencias hemos presentado cómo la corrupción es destructiva, eso lo sabemos; ahora debemos trabajar en las soluciones", indicó la presidenta de Transparencia Internacional, Huguette Labelle.

En defensa de los políticos honestos, Rousseff aclaró que el combate a la corrupción no debe ser utilizado para atacar a toda la actividad política por igual.

"El discurso anticorrupción no puede confundirse con el discurso contra la política o contra el Estado, que sirve a otros intereses. Debe, por el contrario, valorizar la política, la esfera pública, la ética, el debate democrático entre proyectos que en ella tienen que tener lugar. Debe reconocer el papel del Estado como instrumento importante para el desarrollo, la transparencia y la participación política", resaltó.

Rousseff apuntó, asimismo, que no sólo el Estado debe ser foco de una mayor transparencia, sino que también otros sectores, como el de las finanzas internacionales, merecen un escrutinio más profundo. Sobre todo después de las drásticas consecuencias que produjo la crisis financiera internacional de 2008.

"Sin el debido control de esos flujos, estamos sujetos a toda suerte de manipulación, con graves consecuencias para el empleo y la renta de todos, en especial de los países y los sectores más pobres", remarcó Rousseff, quien ha defendido un mayor monitoreo de estas transacciones desde el foro multilateral del G-20, una posición similar a la que tiene Francia.

La bandera de la heredera de Lula

Dilma rechaza la corrupción y el control a la prensa libre

"Es siempre preferible el ruido de la prensa libre al silencio de las tumbas de las dictaduras"

"En Brasil, la prevención y el combate a la corrupción son hoy prácticas de Estado"

Dilma Rousseff Presidenta de Brasil

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas