Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Primera sesión / Políticos en terapia

Gabriela Michetti: "Sería muy sano ir a una interna con Larreta"

Política

No sólo no se va. Se queda y redobla. Aquellos que dentro de Pro sueñan con correr a Gabriela Michetti van a tener que empujar más fuerte. La diputada por la Ciudad viene de una familia conservadora de Laprida, provincia de Buenos Aires. "Mis padres están juntos hace más de 40 años, es una imagen muy idílica, muy perfecta para mí." Están los que desafían el modelo parental del cual vienen. Y están los que no. En este segundo grupo, se ubica Michetti. Será por eso por lo que tanto en su vida privada como en la política apuesta a la continuidad. Salvo que la obliguen o que la convivencia sea realmente insostenible, ella va a preferir quedarse.

Lo anterior es sólo una interpretación del terapeuta. Lo que sigue, parte de la sesión.

-En 2007 al votante Pro le llega una tarjeta. Cuando la abre dice así: "El ingeniero Mauricio Macri -ejecutor, pero durito- y la licenciada en relaciones internacionales Gabriela Michetti -que le agrega carisma y sensibilidad- anuncian que han decidido formalizar y que van a presentarse a elecciones. Invitamos a usted al cuarto oscuro". Acá tengo una foto de cuando bailan el vals. ¡¿Qué felices eran, no?! [Foto de 2007. Macri, en la tarima amarilla, la hace bailar empujando su silla de ruedas.]

-[Carcajada] Ésa es la primera vuelta, por la ropa que tengo puesta.

-De repente irrumpía en la política alguien con una discapacidad, pero que se corría del lugar de víctima y que parecía sacarse el casete del político clásico. Fuiste la chica de tapa del votante Pro. ¿Y ahora?

-[Piensa] Quizá muchos hubieran querido que yo estuviera en lugares de mayor influencia o impacto en las decisiones, pero acepté pasar a ser diputada, que es un lugar mucho menos trascendente. Seguro habrá algunos decepcionados que pensarán que tengo que generar cambios más grandes en poco tiempo, pero me parece que la gente sigue teniendo muy buena relación conmigo.

-¿No merece el Pulitzer quien capturó este momento imposible con su cámara? [Foto de Michetti en su silla y Rodríguez Larreta, detrás, inclinado sobre ella, en intención de semiabrazo, ambos sonrientes.]

-[Se ríe] Hay que decir que mi relación del día tras día con Horacio no es mala. Lo que hay es una competencia de querer ocupar una misma posición en la política como puede ser la Jefatura de Gobierno. Obviamente hay tensión y diferencias en la acción y en la manera de pensar la política. Además hay diferencias de carácter. Él es la típica persona organizada totalmente por su agenda de reuniones programadas, y yo soy mucho más abierta.

-Se dice que vos tenés más llegada a la gente, pero él tiene más gestión.

-En un primer approach se podría decir que sí. Igualmente yo, antes de hacer política, toda mi vida me dediqué a hacer gestión.

-¿Podría faltarte gestión a vos?

-Depende. Una cosa es el que hace la gestión en sí misma. Eso a mí no me sale ni me gusta. Otra cosa es el que puede organizar un equipo y decidir quiénes hacen las cosas duras, eso a mí me sale muy bien.

-A propósito del armado de equipos, ¿gente que era tuya no se fue con Larreta?

-Hay una diferencia brutal ahí: yo no armo equipos para que me respondan a mí, como hace Horacio. Los equipos que están conmigo, si les preguntás quién es su jefe político, te van a decir Mauricio Macri.

-¿Existe el michettismo?

-Supongo que existen personas que se identifican más conmigo que con Horacio en esta disputa, pero no hay un ámbito en el que yo reúno a mi gente y le bajo línea. Yo no construyo poder poniéndote de secretario o de director general, o en un lugar que tengas una tranquilidad laboral. Creo en la construcción del poder hacia fuera, no hacia dentro.

-En 2009 Macri te pide un acto de amor: que renuncies a tu vicejefatura y pases a ser diputada. El argumento implícito parecía ser: en 2015 yo me tiro a la presidencia. Y vos, quizás, a la Ciudad. Pero después se baja de la presidencia y encima se busca otra: María Eugenia Vidal.

-Mirá. Con María Eugenia no tengo una relación muy cercana, pero me parece de las más valiosas de nuestro espacio. Pero yendo a lo importante: yo fui la única del partido que sostuvo siempre que Mauricio tenía que tener dos mandatos como jefe de gobierno antes de ir por la presidencia. [Piensa] El único momento más conflictivo fue cuando me pidió que vaya a la provincia, porque no me gusta decirle que no. Todos los días el estómago me decía que no.

-Pero pudiste. Tu primer gran no a Macri.

-En realidad, ha habido otros no en la vida diaria, pero como te había dicho, a mí no me gusta decirle que no porque hay dos cosas muy fuertes en el medio: la primera afectiva y la otra, que él es el referente del espacio. Pero pude hacerlo con una libertad absoluta. No sé si hay otros dirigentes políticos que tengan esa apertura y ese respeto.

-Alguno que te quiere menos se reía entre dientes y decía: la quieren mandar a Siberia.

-Al contrario, creo que todos los focos iban a estar apuntados a la provincia en 2013. Pasa que yo no puedo hacer lo que no me sale de adentro. Creo que lo mejor de mí lo puedo dar acá, en la Capital.

-¿Y en dónde te imaginás?

-Una de las opciones es ser candidata a senadora. Otra, a diputada.

-¡Qué coincidencia! Igual que. ¡Rodríguez Larreta!... ¿Te gustaría una interna con él?

-[Decidida, firme] ¡Obvio! Me parece que sería muy sano, sanísimo.

-¿Cómo ves esa interna?

-La veo necesaria para que se resuelva de una manera trasparente. ¡Y obviamente que me tengo fe!

-Voy a tomarte nuestra adaptación del test de Rorschach. ¿Para vos es una mancha esto? [Foto del militante Alex Freyre, besándose con su pareja.]

-[Mira, seria].

-Existe la idea de que antes de ser ley nacional, en la Ciudad el matrimonio igualitario se frenó por pedido de un supuesto eje Michetti-Bergoglio.

-[Seria] Absoluto no. Yo no estaba ni en Buenos Aires. Estaba aislada en la sierra cordobesa, donde no tenía ni celular. De mi relación con Bergoglio hay una fantasía de que me llama y me dice cómo hay que hacer algunas cosas. Jamás me dijo alguna cosa que tenga que ver con la política práctica. Todo lo que hablo con Bergoglio son charlas más bien intelectuales sobre religión. Incluso mi postura no es exactamente la de la Iglesia. Para mí había que hacer una unión civil ampliada.

-¿Y si viene Alex Freyre, y te dice: "Gabriela, con mi pareja queremos adoptar"?

-Es un tema que me inquieta no lo tengo definido. Si me ponés en la situación de un niño que esté en condiciones de abandono y en situación de una vida que va a ser muy dolorosa y muy triste y nadie lo quiere adoptar, pero hay una pareja de homosexuales que lo quiere adoptar... Y bueno, que lo adopte. Hay que pensar en la discriminación que puede sufrir un chico. Yo pido que las miremos y con data después decidamos.

-Es conocida tu posición contraria al aborto.

-[Interrumpe] El no punible ya está legislado. Tengo que respetar lo que la Justicia ha definido.

-Pero lo vetaron.

-Lo que se vetó es una ley que iba más allá de lo que la Corte había dicho. Esta ley vetada dice que chicas de 14 años en adelante pueden ir a un hospital y decir "me violaron" y de inmediato el médico les tiene que hacer un aborto. ¡Ni una denuncia tiene que hacer! Por eso se vetó.

-¿Seguís con tu sueño a la Jefatura de Gobierno 2015?

-Sí, lo sigo soñando.

-Cuando no quisiste ir a provincia, parecía haber cierto movimiento expulsivo en Pro, como si algunos quisieran sacarte del medio.

-Hay una política de la que no estamos exentos en Pro y que es una cultura mucho más personalista, a la que le vendría fantástico que yo no esté en la Ciudad para que no pueda ser jefa de gobierno.

-No es de ahora, pero mirá la foto de este afiche. [Un cartel que dice: "Sergio Massa te mira". ¿Massa te mira, Gabriela Michetti?

-[Risa vergonzosa, como de mujer seducida] No tengo ni la más mínima idea. Hace un montón que no lo veo. Me resulta una persona que tiene rasgos muy interesantes.

-¡Atención Mauricio: Gabriela podría ir a tomar un café con otro!

-Si en algún momento me invita a tomar un café Massa, ningún problema, encantada. Pero Mauricio sabe que es bueno eso. Él fomenta mis relaciones con otros partidos.

-¿No estará haciendo la de Un novio para mi mujer, de querer sacarte de encima?

-[Sonríe] No, pero justamente la que ha facilitado el diálogo con otros partidos fui yo.

-Michetti, no se haga la distraída. Acá estamos hablando de otra cosa...

-¿Irme del partido? ¡Ni soñando! Siempre haré política en Pro.

-Vos le seguís prendiendo grandes velas a Mauricio. ¿Las que prende él por vos serán del mismo tamaño?

-No importa, lo que importa es el lugar donde yo me siento cómoda haciendo política. Mauricio es el político que genera el mejor espacio donde yo puedo estar. Creo que el eje Macri-Michetti representa una identidad muy fuerte de Pro.

-¿Dejamos acá?

Historia clínica

Paciente: Michetti, Gabriela
Edad: 47
Ocupación
Ex vicejefa de gobierno. Actual diputada nacional por la Ciudad

Motivo de consulta
Ansiedad por su futuro político.

TEMAS DE HOYAumento de la naftaDeclaraciones juradasCristina KirchnerPartido por la pazElecciones 2015