Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Triple w. negocios

Google y Amazon incursionan en el mundo financiero

Economía

Las tecnológicas otorgan créditos a clientes para sostener e incrementar los propios negocios de publicidad y e-commerce

Por   | LA NACION

Los grandes de la industria digital dan sus primeros pasos en el campo de los servicios financieros. Dos referentes, Google y Amazon, comenzaron a otorgar créditos a sus clientes para empujar una rueda que, en definitiva, servirá para mantener el ritmo y acelerar sus propios negocios. De este modo, las tecnológicas avanzan sobre un terreno hasta ahora ajeno, en el que también buscarán extender su poderío.

La lógica es sencilla: otorgan una liquidez que no les es escasa, y permiten el acceso de clientes que, de otro modo, podrían quedarse afuera. Apuestan a que el beneficio de publicitarse a través de AdWords (palabras claves), o de la comercialización de productos a través de la tienda online más grande del planeta, permita pagar las cuentas. Y, lo que es mejor, las compañías incursionan sin asumir demasiados riesgos, esperando que su plan pase casi inadvertido en los balances. Al mismo tiempo, esto servirá para abrir un nuevo canal de ingresos.

El programa de Google que alienta a las pequeñas empresas a entrar en el mundo digital fue lanzado, en principio, para los Estados Unidos y el Reino Unido. El gigante de Mountain View emitirá tarjetas de crédito, y otorgará créditos de entre US$ 200 y US$ 100.000 -de acuerdo con cifras publicadas por el Financial Times-, con una tasa de 8,9% en el mercado norteamericano. En Reino Unido, el interés trepará al 11,9 por ciento.

Las tasas se ubican, inicialmente, por debajo de otras opciones de financiamiento para empresas pequeñas y medianas. "No hacemos esto para perder dinero", dijo Brent Callinicos, tesorero de Google al diario norteamericano, aunque aclaró que la idea tampoco es manejar este negocio con un foco puramente lucrativo.

El momento en que las compañías incursionan en este nuevo frente de batalla dista de ser casual. La crisis financiera que continúa meciéndose sobre los países desarrollados ha contraído el crédito por las vías financieras tradicionales. Y las empresas de menor porte son las que más lo sufren. La alternativa está en marcha.

Sin embargo, los ejecutivos de Google se ocuparon de dejar en claro que los créditos otorgados por la empresa persiguen únicamente el objetivo de "ayudar" a los pequeños empresarios a publicitarse, y no el de convertir a la compañía en una financiera. Ese espíritu no quita que, en un futuro, puedan surgir nuevos productos financieros.

Por ahora, la posibilidad está circunscripta a la publicidad de AdWords, que consiste en la asociación de avisos junto a los resultados que arroja el buscador. Gracias a ese tipo de avisos, la compañía percibió ingresos por US$ 37.000 en 2011. Ahora, busca replicar a gran escala los resultados de una prueba piloto en la que los préstamos impulsaron los anuncios.

El modelo de Amazon, denominado Amazon Lending (préstamos, en inglés), tiene algunos matices.

El proyecto vio la luz a través de un correo electrónico que giró hace poco más de un mes entre los vendedores del portal y fue difundido en sitios especializados. En pocas palabras, constituye una alternativa de financiamiento para los comerciantes independientes que publican sus productos en el sitio.

La idea es que puedan ampliar sus stocks, algo que la compañía detectó como un inhibidor del crecimiento. A su modo, la iniciativa de Amazon va en el mismo sentido que la de Google.

Con esta invitación, la tienda referente en la Web da un paso estratégico, ya que cuantas más transacciones se hagan en el sitio, el volumen redundaría en un mayor beneficio. O más fácil, tendría un mayor caudal de ingresos basados en los porcentajes que obtiene por cada venta. Y sin lanzarse al abismo, ya que la propuesta sólo alcanza a algunos de los oferentes precalificados y capaces de generar resultados.

En este caso, el funcionamiento en la compañía comandada por Jeff Bezos marca una diferencia respecto de los plásticos de Google. Los créditos se otorgarán por medio de las cuentas de los vendedores en Amazon.com. De allí se deducirá el pago de intereses por el dinero acreditado en sólo cinco días hábiles.

Así, los gigantes empujan una rueda que los traslada a ellos mismos..

TEMAS DE HOYArgentina en defaultNarcotráficoElecciones 2015Mundial de BásquetUS Open