Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Duelo de titanes

Un cacerolero y un K: sin acuerdo posible

Enfoques

Lo único que les pido a los argentinos es que hablemos con la verdad. Si no te gusta el Gobierno por los derechos humanos, ¡decí que es por los derechos humanos! Y si no te gusta el Gobierno porque a los que antes eran pobres, vos podías contratarlos por dos mangos y ahora no podés, ¡decilo también! ¿Cuál es el problema?" (Cristina Kirchner, el martes, en un acto en Casa Rosada).

A veces el kirchnerismo funciona como una especie de policía moral que extorsiona con frases como la anterior, sobre todo a la clase media, interpelándola sobre cuán generosa es. No faltan diálogos como el que sigue :

Compañero de trabajo K: ¿Sabés que no te entiendo? ¿Cómo marchás junto con gente que desearía ir los domingos a llevarle alfajores a la cárcel a Videla? ¿Cómo caminás al lado de gente que sigue teniendo a la empleada en negro?

Cacerolero: Perdón. ¿La Gendarmería y la Prefectura no tenían gran parte de su sueldo en negro? ¿Quién era hasta hace un mes el mayor pagador en negro? ¡El Estado!

Compañero K: (Como si no hubiera escuchado) ¿Qué hacías en el Obelisco con ellos? (Y ahora, la psicopateada máxima) Si vos no sos así.

Cacerolero: ¿Sabés por qué marché? Porque estoy harto de la Gestafip. ¿Qué me vas a decir? ¿Que necesitan recaudar para distribuir? El subsidio es la muleta. El empleo genuino y la producción son las piernas. Decime la verdad: después de 10 años de kirchnerismo, con algunos años creciendo al 8 o 9 por ciento, ¿La Argentina puede caminar sin muletas? Además, marcho contra el autoritarismo.

Compañero K: ¿Qué? ¿Por no poder comprar dólares? ¿No sabés que eso de los dólares es una deformación cultural extranjerizante que tenemos que derrotar? ¿Vos querés a la Argentina o no? ¡Entonces ayudala confiando en el peso! (En el tono de quien pide una gauchada) Y si tenés unos manguitos, movelos: comprá algo, viajá por el país. El consumo es el sistema sanguíneo de la economía. Si vos tenés la guita en la caja de seguridad, nos dejás anémicos.

Cacerolero: Hoy la diferencia que hay entre el dólar oficial y el blue es del 30 por ciento. ¿Te cuento algo? Yo estaba juntando pesos para comprarme un departamento de tres ambientes cotizado en dólares. Por no poder acceder al oficial, la alternativa que me queda es comprar el blue, pero, por la diferencia, me alcanzaría para un depto de dos. ¡Así como escuchás! ¡Tu gobierno me dejó sin un ambiente! ¿Es para ganarle la batalla cultural al ahorro en dólares? ¡No! Es porque necesitan esos billetes para importar 12.000 millones en combustibles que Respsol, sin control alguno del Ministerio de Planificación durante ocho años, consumió. ¿Sabés lo que fue decirles a mis chicos "tengo una mala noticia. Van a tener que seguir durmiendo juntos porque la otra habitación, al final, va a ser para Julio De Vido"?

Al compañero K, de repente, las reservas argumentales para explicar la realidad se le van agotando. Los pozos de los cuales se extrae relato están secos. Cuando esto ocurre, sólo resetean la conversación y empiezan otra vez con el complot de la derecha.

Compañero K: Con vos no se puede hablar. Los medios hegemónicos te hicieron una lobotomía.

Cuenta Hugo Moyano que cuando fue la 125, la Mesa de Enlace lo llamó para que haga de intermediario con el gobierno. Pero Néstor Kirchner le dijo al camionero: "Si llego a un acuerdo con ellos el domingo, el lunes en la tapa de los diarios van a decir que arrugué. Olvidate". Aquel complejo del presidente débil del 22 por ciento que perseguía a Néstor como un fantasma, inexplicablemente sigue sobrevolando a su viuda. Para el que se siente débil -aún habiendo sido elegido por el 54 por ciento- siempre escuchar es perder. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYConflicto gremialFrancisco y la ArgentinaAmado BoudouLa pelea con los holdouts