Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Línea directa

En papel, los "aliados" que nacieron en Internet

Opinión

Una característica de muchos libros que se están publicando sobre el uso de la lengua en los nuevos medios en línea es que sus observaciones son siempre "recomendaciones", es decir, rehúyen el tono admonitorio y prefieren instalar una sincera preocupación en los usuarios digitales por los usos idiomáticos "correctos".

Con esa misma intención se ha publicado ¡Ay!, ahí hay un error , de dos conocidos de esta columna y de muchos tuiteros argentinos que los siguen: @CorrectorOK y @DelCorrector , autores también de un blog alguna vez comentado aquí, http://elsantodelapluma.blogspot.com.ar . El libro lleva como subtítulo "Ortografía y gramática para todos los días", y la tapa hace honor al medio en el que nacieron estas recomendaciones, Twitter , porque en el ángulo inferior derecho, debajo del "Me gusta" hay seis hashtags (temas marcados como importantes): #Tildes, #Monosílabos, #Puntuación #Interjecciones, #ConstruccionesCondicionales y #ConfusionesFrecuentes, a modo de guía para adentrarse en el texto.

En el prólogo, Diego Ripoll ( @DieRipoll ) define así la obra: "Un poco de orden entre tanto caos. Conocí el trabajo de los autores en las redes de Twitter. Resulta fundamental acompañar a estos incansables caballeros en la tarea de corregir el rumbo de la escritura a través de sus transformaciones. Me alegra saber que hemos ganado un aliado". Efectivamente, este libro de Editorial Dos Tintas (126 páginas) es un aliado, porque pretende, dicen los autores en la Introducción, ser "una fuente de consulta sobre dudas comunes en la escritura y despejar de forma rápida y simple aquellas preguntas que surgen a la hora de sentarse frente al teclado, ya sea para escribir 140 caracteres o en un muro". También recuerdan a sus lectores que "es trascendental prestarle atención al apartado «Actualización y recomendaciones de la RAE (2010) »", sobre las cuales se basa este libro.

Al final de ¡Ay!, ahí hay un error , y por índice alfabético, están las entradas. De ellas, hay algunas que resultarán muy conocidas; por ejemplo, "Ay, ahí y hay", "Bizarro", "Ha, ah y a", "Haya, halla, aya y allá", "Haz, has y as", "Palabras graves que en singular no se escriben con tilde, pero que en plural sí", "Tildes en mayúsculas", "Yendo".

Hay autores que, al abordar estas nuevas realidades de la lectura y escritura en línea, asumen que haya "formas escritas no normativas" (Daniel Cassany, en En línea. Leer y escribir en la red ), como resultado de "comunicarse de una manera eficaz, rápida y barata". Pero cuando la comunicación privada se convierte en pública, es bueno mantener una cierta corrección para no perder el código compartido.

Bienvenido, ¡Ay!, ahí hay un error . Aunque este libro nace del ámbito digital, sus recomendaciones valen también para los textos en papel. ¿Cómo reaccionaron los lectores ante este párrafo del artículo aparecido en El País de España, el 3/11, sobre un premio concedido a Alfredo Bryce Echenique: "Y una burguesía que no deja de tirarle puyas, a las que Bryce Echenique ya no hace caso"? ¿Debería el redactor haber escrito puya o pulla ? Teniendo en cuenta que ambas palabras existen en el español y que la segunda "quizá sea la alteración de puya por púa , en el sentido de dicho punzante o agudo'", según Joan Corominas, nos quedaremos con la duda (quien esto escribe hubiera elegido pulla ).

© LA NACION.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAvioneta caída en NordeltaCopa DavisElecciones 2015Mayweather vs. Maidana