Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La casa del asesino Barreda podría convertirse en museo

Seguridad

A 20 años del brutal crimen contra toda su familia, la Legislatura expropió el inmueble del odontólogo para destinarlo a un centro educativo contra la violencia de género

Por   | LA NACION

LA PLATA.- Al cumplirse veinte años del día en que Ricardo Barreda mató a su esposa, su suegra y sus dos hijas, la casa del cuádruple crimen fue expropiada por la Legislatura para destinarla a un centro educativo de la lucha contra la violencia de género.

La casa del horror volvió a despertar pasiones, durante el trámite de sanción de la ley en el Senado provincial, celebrado en la tarde de ayer.

"No al negocio con la sangre de las mujeres. No al Museo del femicidio", se leía en sendos carteles desplegados sobre el recinto parlamentario por mujeres de una ONG local.

Las militantes, identificadas con la Casa de Mujer Azusena Villaflor, distribuyeron panfletos dirigidos al diputado Gabriel Bruera (FPV) autor de la ley. Los papeles arrojados sobre las cabezas de los senadores decían: "Bruera. Las mujeres decimos no a las conmemoraciones póstumas. No negocien con la sangre de las mujeres. Sí a las políticas públicas que promuevan vidas libres de violencia".

¿Qué se hará en la casa de Barreda?

El proyecto contempla expropiar la casa y también los muebles, todo tal cual está, para que además de la atención directa se pueda visitar como museo. La gente podrá entrar a visitar el lugar, aunque no será sólo un paseo o un recordatorio, también se transformará en un espacio donde se centralice la información sobre violencia de género, indicaron fuentes legislativas.

Otro objetivo, se adelantó, es realizar charlas y capacitaciones a policías, docentes, integrantes de la Justicia, fuerzas de seguridad, universitarios, profesionales de la salud y, a la vez, construir un espacio para consultas y una biblioteca temática.

El crimen

El 15 de noviembre de 1992, en la casa de la calle 48 Nº 809 de esta ciudad, el odontólogo Ricardo Barreda mató a tiros de escopeta a las cuatro mujeres de su familia .

Barreda tomó el arma y mató primero a su esposa, Gladys McDonald; luego a una de sus hijas, Adriana. La tercera víctima del dentista fue su suegra, Elena Arreche; por último cayó Cecilia, su otra hija. El único testigo del hecho fue el perro de la familia.

Barreda no salió inmediatamente de la casa. Mientras los cuatro cadáveres se enfriaban, durmió la siesta; luego fue al cementerio a visitar las tumbas de sus padres, y después, a tomar unos mates con una parapsicóloga amiga.

 
Barreda y su novia, Berta. Foto: Rodolfo Palacios
 

Ayer, luego de la aprobación de la ley, un grupo de mujeres identificadas con la "Campaña nacional contra la violencia hacia las mujeres" se manifestó frente a la vivienda.

Horas antes, el jefe de Gabinete, Alberto Pérez, y el ministro de Desarrollo Social, Martín Ferré, recorrieron la casa perteneciente al odontólogo.

Durante la visita a esa propiedad, que permaneció cerrada por 20 años tras el cuádruple femicidio, Pérez dijo: "Vamos a convertir la casa del horror en la casa de la esperanza, en un centro de referencia de los derechos de las mujeres", sostuvo el jefe de Gabinete.

Por su parte, Ferré subrayó que "recorrer esta casa fue muy movilizador porque hasta ahora ha sido un ícono no sólo de la violencia sino de una problemática que muchas veces quedaba puertas adentro".

"A lo largo de estos 20 años, el Estado y las organizaciones han trabajado firmemente en la prevención y erradicación de este flagelo y gracias a ello, estas paredes hoy se convierten en símbolo de la visibilización, de un cambio social, de un avance sobre esta problemática", agregó el Ministro..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil