Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La compu

La rebelión de las aplicaciones móviles

Tecnología

Las palabras nos retratan y nos delatan. En 2009 la American Dialect Society (ADS) de los Estados Unidos eligió tweet como Palabra del Año. El verbo para buscar en Google ( to google ; googlear, para nosotros) fue nombrado Palabra de la Década.

Pero la vida sigue, sobre todo en tecnología, donde si mirás durante más de 4 segundos hacia atrás podés chocar contra algo realmente grande y donde, además, admitámoslo, somos un poquito adictos a las novedades lustrosas. Es decir, cuando las palabras son reconocidas por sociedades centenarias, ya estamos en otra cosa, ¿viste?

Pero la ADS, fundada en 1889, nos daría una sorpresa al año siguiente, y una lección. La Palabra del Año de 2010 sería app . Un doble acierto. Primero, porque el iPhone y la iPad, así como más tarde Android, habían convertido esta abreviatura (que no es ni remotamente nueva) en vedette. O star , para ponerlo en el tono correcto. Segundo, porque se avecinaba un largo ciclo de apps, en cuya plenitud nos encontramos hoy.

Monedas, millones de monedas

Hemos estado hablando de aplicaciones ( applications ), es decir programas que nos sirven para hacer ciertas tareas (escribir, llevar la contabilidad, diseñar edificios), desde que existen las computadoras, y desde siempre nos hemos apropiado de la abreviatura app . Sí, también para aplicaciones de Windows y Mac. De hecho, en 2006, al menos dos años antes de que la palabra experimentara su actual transmigración, nació el servicio de aplicaciones compartidas Google Apps. Las abreviaturas y la jerga son de lo más geek , ya se sabe.

En 2007 aparecería el revolucionario iPhone, de la mano de Apple, que instalaría una idea no menos disruptiva. Aunque ya existían los smartphones, es decir, teléfonos celulares a los que se le pueden instalar aplicaciones, el AppStore de Apple, además de adueñarse del término, fundó un ecosistema de desarrolladores que alimentaron al iPhone con numerosas, muchas veces impensadas funciones. El almácigo para las cientos de miles de apps que brotan hoy estaba listo y abonado.

Como habían hecho antes con el iPod, la lógica ya no se basaba sólo en vender hardware, sino en conectarlo con un mercado de contenidos. Música en el caso del iPod; apps, en el caso del iPhone y, tres años después, en 2010, la iPad.

En rigor, la sinergia suscitada por Apple fue la de un huracán, porque un smartphone es, mucho antes que un teléfono, una computadora. Así que en el iPhone y la iPad podías tener apps, pero también libros, video y música. En el iPod touch podías oír tu música, pero también ver la Web y el correo o instalar cualquiera de las miles de apps disponibles.

Pero estaba ocurriendo algo más, más profundo y transformador.

El software para computadoras solía costar entre 50 y 150 dólares. Los había mucho más caros, en el orden de los varios miles. Y millonarios, ciertamente, en el ámbito corporativo. Pero, en general, podías adquirir una buena aplicación para tu computadora personal por menos de 200 dólares. Había también software gratis. Pero lo que nunca había existido eran aplicaciones que costaran 1 dólar. O, para ser precisos, ¡99 centavos!

Sonaba a disparate, pero ya habían hecho lo mismo con el CD, corazón del modelo de negocio de la industria discográfica. Apple lo deconstruyó. No vendía CD. Por el contrario, ofrecía las canciones sueltas a 99 centavos cada una. Vendió 16.000 millones de canciones y se convirtió en el mayor minorista de música de los Estados Unidos.

Ahora harían lo mismo con los programas, enseñándole al resto de la industria del software por dónde iba el camino del dinero.

Así, un mensajero como Whatsapp cuesta 99 centavos de dólar en el AppStore (en Google Play -y otras plataformas, como BlackBerry o Windows Phone- es gratis, pero luego de un año empieza a cobrar una suscripción anual de 99 centavos). Cobrar 1 dólar por tu programa no parece mucho, pero cuando lo compran varios millones de personas son, bueno, varios millones de dólares, que se reparten entre el desarrollador (el 70%) y Apple (el 30 por ciento, más una cuota anual de 99 dólares que debe pagar el creador de la app: https://developer.apple.com/programs/start/ios/ ) .

Y más. Gran parte de los programas del AppStore no tienen costo alguno, son gratis. O, más bien, son gratis, pero se solventan por medio de publicidad. Un modelo que había fallado catastróficamente en la PC vino a instalarse a sus anchas en los móviles, muy a pesar de que son éstos los que más información recaudan sobre nuestros gustos, movimientos, usos y costumbres. En total, si el programa está bueno, no tenemos problema en que nos muestre avisos, al revés de lo que ocurría con la PC. Todo un dato: la relación que establecemos con la computadora parece ser de mayor apropiación que la que sostenemos con el teléfono. Tiene lógica, en principio: los smartphones se te pueden caer y romperse, se vuelven obsoletos más rápido, los perdemos, te los roban.

Oh, claro, me estaba olvidando. La palabra app en el sentido que le damos hoy, la que ganó el reconocimiento de la ADS, la que originó una revolución en el uso y en la industria del software para consumidores finales, es el programa que instalamos en un dispositivo móvil.

Admisión real

El modelo AppStore funcionó tan bien que toda la industria del software para público en general intenta hoy copiarlo. El único que estaba en condiciones de replicar y eventualmente superar ese éxito era Google, que había tenido la precaución de adquirir Android, un sistema operativo para smartphones basado en Linux, en 2007 (el año en que nació el iPhone). Amazon, también, aunque en otro sentido: veterano del colapso puntocom , es un gran táctico y explota hábilmente su inmensa biblioteca de contenidos (y el concepto de nube , sin ir más lejos). Pero la última palabra, en este frente, no está dicha todavía.

Hasta el rey del software, Microsoft, acaba de adoptar, calcado, el mismo esquema del AppStore. Eso lo dice todo.

Por eso, desde hoy, el suplemento Sábado incorpora una nueva sección, La app de la semana , con recomendaciones y reseñas de apps para iOS y Android (eso, para empezar; veremos cómo le va a Windows 8 y su market en el futuro). Por cierto, y como siempre, estaremos también atentos a las sugerencias de nuestros lectores. Recomendanos tu app favorita para que salga en la nueva sección. Oferta no falta. El AppStore contabiliza más de 700.000 apps; Google Play, más de 850.000. Tenemos para divertirnos..

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini