Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

1919-2012

Rolando García: un nombre dorado de la ciencia nacional

Buenos Aires

"Fue decano de la Facultad de Ciencias Exactas a los 37 años, vicerrector de la Universidad de Buenos Aires y, vicepresidente del Conicet nada menos que durante la presidencia de Bernardo Houssay... Trabajó y desarrolló con Jean Piaget la epistemología de la física... Era parte de esa «craneoteca» que formaban Houssay, Sadosky, Braun Menéndez... Un verdadero pensador, como dicen en los Estados Unidos, second to none ... Es el fin de una época..."

Esta conmovida semblanza define al doctor Rolando García, una figura legendaria de la ciencia argentina, que anteayer a las cinco de la tarde falleció en la Ciudad de México, donde había vivido durante tres décadas.

Así lo recordaba a través del teléfono el investigador en fisiología y neurociencias, escritor y amigo de Rolando García, que lo frecuentó cada domingo durante todos estos años, Marcelino Cereijido.

Rolando García había nacido en Azul, el 20 de febrero de 1919. Decía que había sido muy pobre y que había tenido que trabajar toda su vida. Se recibió primero de maestro normal nacional y luego de profesor normal en ciencias en la Escuela Mariano Acosta.

Huella indeleble

También obtuvo una maestría en meteorología en la Universidad de California, en Los Ángeles, Estados Unidos, en 1948, y un doctorado sobre el "Movimiento atmosférico en condiciones estacionarias".

Fue una personalidad que dejó una huella indeleble en la historia de la ciencia local.

Trabajó también en la organización de la Universidad Nacional del Sur, como también del Servicio Meteorológico Nacional.

Todos lo reconoce como una figura clave de la Universidad de Buenos Aires.

Rolando García fue decano de Exactas, entre 1957 y 1966, impulsó la construcción de la Ciudad Universitaria, el Departamento de Industrias.

Y también la creación del Instituto de Investigaciones Bioquímicas (que dirigió Leloir) y del Conicet.

También generó los primeros cargos de dedicación exclusiva y gestionó la compra de la primera supercomputadora de América del Sur, Clementina, y que se dictara la primera carrera universitaria de computación.

Después de la Noche de los Bastones Largos tuvo que irse del país. Mientras vivía en Ginebra conoció a Piaget, con el que colaboró, y luego se trasladó a México.

La misma pasión

Allí investigó en el Instituto de Estudios Avanzados y luego pasó a la Universidad Autónoma de México, donde trabajó incansablemente hasta hace poco.

"Tenía muchas de las cosas de Houssay -comenta Marcelino Cereijido-: era capaz de discutir con la misma pasión de una ópera de Wagner o del origen de la ciencia, y tomaba como una provocación que uno no estuviera de acuerdo. Yo lo respeté antes de conocerlo."

García estaba casado con Emilia Ferreiro, escritora, psicóloga y pedagoga, que se había doctorado en Ginebra bajo la dirección de Piaget, y con la que tuvo dos hijos..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana