Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Problemas navales

Cuatro buques de la Armada sufrieron daños mientras navegaban

Política
 
 

Cuatro buques de la Armada quedaron varados este año por deficiencias atribuidas a problemas de mantenimiento y de adiestramiento, debido a la escasez de recursos y a las pocas horas de navegación que tiene hoy el personal naval. Así lo consignaron a LA NACION fuentes de la propia fuerza y de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados.

A mitad de camino quedaron las corbetas Espora, varada en Sudáfrica hace 39 días por un desperfecto en tres generadores; Spiro, que sufrió una rotura al tropezar con un banco de arena en Mar del Plata, y Gómez Roca, que zarpó del puerto marplatense en marzo con un motor menos y sufrió una avería en la línea de eje cuando iba a participar de una operación en Brasil, aunque finalmente se reparó y pudo intervenir. También fue afectado el destructor La Argentina, que sufrió un desperfecto cerca de Bahía Blanca, por una mala maniobra, cuando se dirigía también a Brasil, lo que le provocó un problema con los estabilizadores.

Según entienden especialistas navales, la ausencia de hipótesis de conflictos y la escasez de presupuesto producen, entre otras consecuencias, un débil control de la zona económica exclusiva, delimitada por las 200 millas marinas, lo que impediría un combate activo de la pesca ilegal.

A esa tarea se destinan tres corbetas de la División Patrullado marítimo (Drummond, Granville y Guerrico) que "navegan poco y nada por falta de recursos para gastos operativos", indicaron fuentes de la fuerza.

Los problemas en la flota se dan en momentos en que el presupuesto aprobado para 2013 disminuye el tiempo previsto para que los barcos puedan navegar y controlar los espacios marítimos y la hidrovía. Para el año próximo se prevén recursos para 161 jornadas de práctica naval, frente a los 329 días de hace dos años.

"Es muy poco para las 15 embarcaciones que hoy están en condiciones de navegar en la Armada", explicó el diputado nacional Julio Martínez (UCR), ex presidente y actual integrante de la Comisión de Defensa. Explicó que un adiestramiento adecuado del personal naval exige 90 días para cada barco, lo que implicaría fondos para "un período equivalente a 1350 días para toda la flota".

La corbeta Espora se hubiera salvado tal vez del mal momento que viven hoy sus tripulantes en Ciudad del Cabo si no se hubiera roto la corbeta Spiro, que había sido designada para participar de la operación Atlasur. A pesar de que inicialmente se indicó que había tenido un problema técnico, el diputado Martínez aseguró que se encalló en un banco de arena. La Spiro está en servicio desde 1987 y fue uno de los navíos enviados por Carlos Menem en 1990 a la Guerra del Golfo.

A estos navíos se suma la inutilización del rompehielos Arturo Irizar, cuya sala de máquinas quedó consumida en un incendio en abril de 2007, con 241 tripulantes a bordo. Los plazos previstos inicialmente para su reparación quedaron superados y hoy se estima que estará en condiciones a fines de 2013. Se llevan invertidos más de $ 400 millones, a lo que debe sumarse el costo del alquiler del buque ruso Vasily Golovnin, que reemplaza al Irizar en las campañas antárticas. Se lo contrata para cada campaña anual, durante tres meses, e implica un gasto de US$ 2 millones por mes.

Fuentes navales también revelaron que los cuatro destructores -Almirante Brown, Heroína, La Argentina y Sarandí- presentan problemas de máquinas, que se intentan reparar, y tienen vencidas las municiones, por lo que navegan poco.

De las seis corbetas tipo MEKO, la Parker y la Rosales están a la espera de repuestos. La Gómez Roca -pese al desperfecto que tuvo en Brasil- y la Robinson son destinadas a los casos de salvamento y rescate marítimo, una tarea que a veces se delega a unidades de la Prefectura Naval.

Eso no es todo. Dos aviones Fokker F-28 de la Marina están paralizados a la espera de repuestos que descansan en la Aduana, como consecuencia de las restricciones a las importaciones. "Moreno no los deja entrar", sintetizó el diputado Martínez, en referencia al secretario de Comercio Interior.

La situación no es nueva y se extiende a las otras fuerzas. Horacio Jaunarena, ex ministro de Defensa, recordó recientemente a LA NACION que los aviones Mirage de la Fuerza Aérea no vuelan, porque ya no ofrecen seguridad a los pilotos y que en 2006 el Ejército le comunicó a la entonces ministra de Defensa Nilda Garré que la fuerza estaba en una situación de inferioridad frente a los países vecinos, lo que tornaba "imposible compatibilizar un sistema de defensa común en la región".

Submarinos en problemas

Los submarinistas que se forman en Mar del Plata necesitan 190 días de prácticas de inmersión y en el último año descendieron apenas 19 horas bajo la superficie. Los submarinos Salta, Santa Cruz y San Juan atraviesan dificultades y pocos se acuerdan que en agosto de 2010 la ministra de Defensa Nilda Garré anunció la intención de construir un submarino nuclear.

Casos en desgracia

Algunos de los principales navíos hoy inutilizados

Corberta Spiro
Creada en 1987, había sido designada originalmente para ir a Sudáfrica, pero tropezó con un banco de arena en Mar del Plata y debió ser reemplazada por la Espora.

Foto: LA NACION 
 
Rompehielos Irizar
Construido en 1977 en Finlandia, es el emblema de la Armada en la Antártida. Se incendió en 2007 y se llevan invertidos $ 400 millones en su reparación. Lo reemplaza un buque ruso.

 
Foto: LA NACION 
 
Corbeta Espora
En servicio desde 1985, está varada desde el 10 de octubre en Ciudad del Cabo, con 110 tripulantes, por un desperfecto en tres generadores. Debe ser reparada por técnicos alemanes.

 
Foto: LA NACION 
 

TEMAS DE HOYNarcotráficoInseguridadFeria del LibroLos números del IndecElecciones 2015