Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alarmante aumento de la obesidad infantil

Es necesario que en forma urgente las carteras de Educación de todo el país trabajen con las familias en fomentar una alimentación saludable

Martes 20 de noviembre de 2012
0

La dieta de los argentinos adultos, dicen los especialistas, apenas obtendría 44 puntos de un total de 100 si se la juzga según el ideal de alimentación saludable. Sin embargo, más preocupante aún es el crecimiento de la obesidad en la niñez y la adolescencia. Según un estudio dado a conocer recientemente por el Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (Cesni), el 24% de los preescolares, el 37% de los escolares y el 27% de los adolescentes argentinos están excedidos de peso.

Los datos locales surgen de 57 trabajos realizados en 13 provincias. Alrededor de 120.000 chicos fueron estudiados, de acuerdo con la metodología propuesta por la Organización Mundial de la Salud. La encuesta también arrojó otros resultados: la obesidad afecta al 10% de los preescolares y adolescentes, y al 18% de los escolares.

Los profesionales que intervinieron en el estudio reconocen que éste sólo representa una parte de la situación nutricional de los chicos argentinos, pero coinciden en que puede dar una idea acerca de qué está pasando con este tema, del cual no se tenía mucha información, ya que la Encuesta Nacional de Nutrición incluye a niños de hasta cinco años y también a mujeres en edad fértil. Al mismo tiempo se corrobora que en la Argentina se da igual tendencia que en toda América latina sobre el aumento temprano de la obesidad infantil.

La dieta general argentina está lejos de ser considerada "saludable", porque un argentino promedio consume unas 750 calorías más de las aconsejadas, es decir, un 33% más, cifra consistente con la prevalencia de sobrepeso y obesidad registrados en las encuestas nacionales del Ministerio de Salud y otros estudios. La presencia de estos factores en los niños y adolescentes tiene, además, otro efecto: un chico obeso tiene cuatro veces más riesgo de ser un adulto obeso, con lo que ello conlleva (más posibilidades de desarrollar cáncer, diabetes tipo 2, etc.). La misma obesidad puede estar encubriendo desnutrición. Desde el año pasado, en provincias como San Luis, Santa Fe, Buenos Aires y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se han lanzado campañas sobre alimentación saludable: desde enseñanza de la importancia de los buenos hábitos alimentarios hasta la creación de quioscos o estaciones saludables en las escuelas, para que los chicos puedan elegir productos alimenticios que no perjudiquen su dieta.

Es en el hogar en donde se aprende a conocer y seleccionar los alimentos saludables. Si los adultos desconocen cómo hacer una dieta equilibrada, mal podrán enseñar a su vez a los chicos. Si a esto se agrega el sedentarismo de las horas dedicadas a la TV, los videojuegos e Internet, o la falta de una actividad deportiva regular, se entiende por qué hay niños con sobrepeso o directamente obesidad. Es necesario y urgente una acción conjunta entre los ministerios de Educación y Salud de la Nación y sus equivalentes provinciales para implementar campañas de educación pública que alcancen a todos los hogares, además de buscar estrategias para trabajar en conjunto con el sector privado contra la epidemia de obesidad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas