Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Artista a tus pies

La reina de las plataformas

Moda y belleza

Un homenaje a Dalila Puzzovio, dueña y señora de las alturas que, en la Argentina, convirtió los zapatos en grandes obras de arte. Su mirada sobre la moda, los pies, la vida y esa sensación tan especial y única que se logra con unos tacazos: estar cerca del cielo

Por   | Para LA NACION

Pocas personas transitan por la vida con semejante impronta. De la mañana a la noche, de smoking o en mameluco y prendedor camelia, siempre resulta un shock de esteticismo. Dalila Puzzovio es arte y modernidad. Ícono del arte pop, protagonista del Di Tella y madre de los celebrados zapatos de doble plataforma que revolucionaron los años sesenta. Auspiciados por Grimoldi, sus criaturas de acrílico, metal, cuero y luces invitaron desde las vidrieras a una nueva forma de pisar la vida.

Apasionada de los zapatos, claro, y autodefinida como víctima del buen gusto, cuenta la leyenda que una vez, en Nueva York, casi se divorcia por un tema de tacos. "Pobre Charlie (Squirru), él tenía razón. Me decía: N oto que el izquierdo te queda incómodo, te veo un caminar muy raro. La cosa es que lo negué hasta la muerte, me enojé. Pero cuando llegué al hotel y desembalé, la realidad superaba la ficción. El izquierdo tenía un bollito adentro, una media. Era cierto que estaba incomodísimo, pero la excitación por la compra de esos tacos maravillosos fue más fuerte", confiesa.

Dalila prefiere abstenerse ante la palabra colección. "Yo digo que atesoro cientos de ellos. La idea de colección me produce mucha insatisfacción. Siento que atesoro, ¡son citas de amor! No me va la historia de Imelda Marcos. Eso sí es colección, y me da náuseas. Me da a zapatofilia. Un horror."

Si hay que hablar de zapatos inolvidables, la mente vuela hacia su niñez. "Veo los Gomicuer de Grimoldi, parte del uniforme del colegio. Y me recuerdo ansiosa, esperando el 30 de noviembre para transformarlos, tijeras y cintas mediante, en alucinantes sandalias. Era un enorme placer que jamás voy a olvidar."

Observar observa todo, mucho más cuando está en los aeropuertos, con los ojos entrecerrados haciéndose la que no ve, pero estudiando hasta los respiros. Pero no se detiene en lo feo, sino magnifica lo lindo, y sueña en grande. "El año último lo llevé a la práctica en arteBA con mi obra El d eslumbre, donde el zapato se convirtió en el gran espectáculo: cien mil personas se probaron mis plataformas.

Adora lo que adoramos todos, pero acá en la Argentina se inclina por las creaciones de sus amigos Carmelo Tenuta y Josefina Ferroni. "Este año usé mucho unas botas cortas de reptil y unas plataformas naranja. Ambos tienen una lujuriosa insistencia actual, sean o no de esta temporada."

No le gustan las frases hechas, pero sí la de Diana Vreeland, que dice: "Un par de zapatos nuevos no me conducen a ninguna parte, lo que importa es la vida que llevo con esos zapatos?"

La pregunta final es obvia. O no tanto, porque jamás lo había descripto de este modo.

-¿Qué creés que se siente allá arriba, desde la doble plataforma?

-Allá en lo alto el ozono modifica las células cerebrales. Se oxigenan. Entonces se ve más claro, se comprenden los deseos y se está más cerca de lograrlos. Creo que allá habita Dalila: en las alturas..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina, en defaultThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona