Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Clásica

A las puertas de una ocurrencia

Espectáculos

Cinco jornadas separan a este día de Santa Cecilia, patrona de la música, del próximo martes, cuando se nos haga realidad el ColónRing , un episodio que hará historia en la centenaria vida de nuestro teatro de ópera. Es posible que para algunos aficionados sea un hallazgo reducir las cuatro jornadas a una sola, de cerca de siete horas de música, en lugar de las trece y media de la obra original. En lo que a mí respecta, aunque no soy bisnieta del autor, me atrevo a pensar que Wagner tenía mil y una razones para justificar cada minuto de su magna obra y que ni siquiera lazos muy fuertes de sangre pueden justificar que su descendiente se apropie de tantas horas de teatro y música.

Veamos un poquito. La recurrencia de Wagner al mito de los nibelungos no es casual ni responde exclusivamente a una elección del momento. Por el contrario, es un tema que está en el aire del Romanticismo germano y que toca de cerca las raíces más profundas del ser nacional. Pero asimismo el servirse del mito o de la leyenda era para el compositor un sendero ineludible si se deseaba acceder a lo "eterno humano", libre de toda convención, lo cual, según su teoría, surge de la sujeción del hombre a su medio histórico, y más allá de toda limitación de tiempo y lugar. Para el Wagner de 1846 en que empieza a gestarse esta idea, el momento era propicio y necesario; una época de gran efervescencia política, cuando los representantes electos de los diferentes estados alemanes se reúnen en Fráncfort con el fin de redactar una constitución para una Alemania nueva y unificada. En su discurso de la Vaterlandsverein, una asociación política de izquierda, Wagner exige a la aristocracia que renuncie a su posición privilegiada y comparta la vida del pueblo común. Para el Wagner de aquellos años, la fuente de todo sufrimiento humano, de toda degradación moral, es el dinero.

* * *

Cuando tres décadas después, en 1876, ofrece completo en Bayreuth (en cuatro jornadas, como todos sabemos) Der Ring des Nibelungen , no sólo se ha modificado su situación social y económica, sino que arriba a la formulación de lo que será su estilo sonoro definitivo para la estructuración del drama musical, en el cual quedan eliminados los números cerrados (arias) en busca de una continuidad lírica que evite toda ruptura o vacío dramático en el curso de la acción. Su música aparece transfigurada por una ardiente sensualidad armónica y tímbrica y un manejo portentoso de la palabra cantada.

Según Katharina, la bisnieta del héroe, "significará un importante paso en la recepción de la obra de mi bisabuelo. ¡Será una experiencia extraordinaria!" A su vez para Cord Garben, responsable de la adaptación musical, "el principal objetivo es mantener la coherencia y el orden argumental, mientras se suprimen largas discusiones y repeticiones de estrofas o fragmentos filosóficos que interrumpen la acción y no tienen implicancia argumental". Mientras tanto, se apura en aclarar que "nuestro ColónRing será un complemento, no el remplazo del Anillo original". ¡Menos mal!.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAmado BoudouLey de abastecimientoIndependencia de EscociaCopa Sudamericana