Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El personaje

El hombre que juega contra el desarraigo

Deportiva

El 27 de diciembre de 2001, Ángel Dennis estaba en Bélgica con la selección cubana de voleibol, de la que era la gran figura. Por la mañana, cuando los jugadores fueron a desayunar, él se desvió hacia su habitación, tomó su bolso y salió del hotel. A media cuadra lo esperaban dos amigos italianos, en un auto. "Nos subimos a la macchina -prosigue el propio Dennis, con un gracioso tinte italiano en su acento cubano- y viajamos doce horas. Pasamos las fronteras con Francia y llegamos a Italia. Como ya existía la Comunidad Europea, no nos pidieron documentos. Yo no tenía, por supuesto. Fuimos directamente a Ravenna, donde me esperaba Simona". Simona era una jugadora de voleibol con quien Dennis había comenzado un noviazgo en los Juegos de Sydney 2000.

Aquel escape se facilitó porque nadie vigilaba. "Hasta ese día el voleibol era el único deporte en el que no se habían registrado casos así. Sí con otras disciplinas. Éramos el deporte ejemplo, así que no lo esperaban", relata Dennis. Ya en Ravenna lo contrató Modena, un club de la liga italiana. Pero como la federación cubana no había despachado el transfer, sólo se entrenaba. Estuvo parado dos años, pero tenía contrato y le pagaban igual. Transcurrido ese lapso, la federación internacional se hizo cargo, según las normas, y extendió el permiso para que este hombre nacido en La Habana hace 35 años volviera a ser un jugador de voleibol.

Ése es el núcleo de la historia personal de Dennis, a quien hoy encontramos entre nosotros, incorporado hace unos meses a Personal Bolívar y a la Liga Argentina, que arrancó hace dos semanas. Pero narrado así, el relato está despojado del sufrimiento que le produjo. "Fue una decisión dura. Yo tenía 22 años y era el mejor momento de mi carrera, pero económicamente no la pasaba bien. Casi todo el dinero que ganábamos iba para el gobierno. Sólo una parte pequeña quedaba para el jugador. Como nuestro nivel crecía, cada vez ganábamos más y era difícil ver que uno ganaba tanto y recibía tan poco. Ahí nació todo. Tenía dos caminos: seguir con la selección, ganar mil medallas y hoy estar en Cuba sin tener nada, o renunciar y hacer lo que hice para crearme un futuro también en lo económico. Pero también sabía que iba a sufrir. No sabía cuándo volvería a ver a mi familia", cuenta, ahora tranquilamente sentado en una grada del gimnasio del Centro Galicia, en Olivos, tras un entrenamiento del equipo de Javier Weber.

Después de cinco años logró llevar a sus padres a Italia, con una carta de invitación. "Todavía no sé cómo los dejaron salir. Hasta entonces apenas podía hablar por teléfono con ellos, y no mucho, porque a veces desde Cuba nos cortaban la línea". Once años en Italia le moldearon otra visión de las cosas. "Cuba es un lugar maravilloso, con gente siempre alegre. El sistema es duro. Fidel es muy amado en Cuba, hizo la revolución y la gente ama su historia. Pero en los 90 tenía que haber cambiado, abrir un poco, y no hizo nada. Y ahora nos encontramos en una situación fea, los recursos se acabaron y la gente pasa hambre.... Ahora hay una ley nueva para que las personas que se fueron puedan volver. Espero que cambie. Yo hace once años que estoy afuera y mi vida está concentrada en otra cosa. Es mi país y cuando tenga la posibilidad, regresaré, pero ahora no es mi prioridad", relata. Aquel matrimonio con Simona duró cuatro años. Su acompañante desde poco después es Fiammetta, que está aquí con él. "Es la que me da la fuerza para todo. ¿Hijos? No todavía... Estamos probando. Si Dios quiere, con el aire argentino, nacerá acá."

Todo esto es hoy historia superada para Dennis, cuya incorporación fue uno de los tres fuertes golpes de escena de Bolívar, junto con las del astro brasileño Giba (ver aparte) y del estadounidense Donald Suxho. El cubano cuenta que se tomó unos días para meditar la oferta que le llegó desde la organización que creó Marcelo Tinelli. "Me llamó Javier directamente. Con él jugamos muchas veces en contra, entre selecciones. Es una bravísima persona, además de un gran jugador y entrenador. El fue uno de los motivos por los que decidí venir. Yo tenía la vida estructurada en Italia, pero decidimos que podía funcionar, y aquí estamos", explica el opuesto zurdo, ganador de la Liga Mundial de 1998 con la selección cubana.

Dennis ya hizo su primera mirada sobre el nivel local. "Hay un buen voleibol acá, se sabe jugar. Nuestro equipo está estructurado para jugar bien y ganar. Hace poco que estamos juntos, pero la estructura la tenemos. Yo poco a poco me acostumbro aquí, Buenos Aires tiene muchos lindos lugares. Pero lo más importante es el voleibol. A eso vine."

arranca la 5a fecha

Tras cuatro fechas (en cada doble jornada hay un equipo libre), UPCN -un juego menos- y Sarmiento encabezan la Liga, con 9 puntos. Hoy, tres partidos de la 5a: Boca-UPCN (a las 20.30), UNTreF-PSM Voley (21) y Olimpo-Bs. As. Unidos (21).

Giba, a la espera del debut

Giba, una de las tres incorporaciones estrella de Personal Bolívar, aún no pudo debutar en la Liga Argentina. El astro brasileño, de 35 años, que en febrero pasado fue operado de una fractura por estrés en la tibia izquierda, jugó los partidos de pretemporada, pero fue suplente en las victorias ante Boca y UNTreF. Podría aparecer el sábado próximo, ante Olimpo, o dos días después, contra Gigantes del Sur. Días atrás, el entrenador Javier Weber explicó su situación: "Tiene una molestia en la zona operada, pero no es para preocuparse. Después de la Copa Aclav sintió bastante dolor. El departamento médico ordenó que parara durante 15 días y acatamos. Ya mejoró muchísimo porque siguió el tratamiento adecuado y es casi seguro que lo tendremos disponible para jugar con Olimpo o con Gigantes"..

TEMAS DE HOYArgentina en defaultConflicto en Medio OrienteInseguridadElecciones 2015El tiempo