Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Crisis en Medio Oriente / Exitosa negociación en El Cairo

Israel y Hamas acuerdan un alto el fuego, pero no cede la tensión

El Mundo

Con la mediación de Egipto y EE.UU., alcanzaron una tregua, que no logró poner fin a los bombardeos inmediatamente; ambos gobiernos reclamaron la victoria en el conflicto de ocho días

 
 

CIUDAD DE GAZA.- Después de ocho días de batalla aérea, Israel y el movimiento islamista Hamas cedieron a la presión internacional y al trágico balance de 160 muertos para acordar ayer una tregua con la mediación de Egipto y el respaldo de Estados Unidos.

Después de una mañana en la que la tregua pareció alejarse por un atentado en Tel Aviv, el canciller egipcio, Mohammed Kamel Amr, anunció ayer a la tarde, en una conferencia de prensa con la jefa de la diplomacia de Estados Unidos, Hillary Clinton, que se había alcanzado el acuerdo de tregua luego de intensas reuniones con dirigentes de ambas partes.

"Estos esfuerzos han resultado (...) en entendimientos para detener el fuego, restaurar la calma y parar el derramamiento de sangre que hemos visto en el último período", declaró el canciller. Clinton le agradeció, por su parte, a Egipto sus gestiones y dijo que el acuerdo de tregua se había producido en un momento "crucial para la región".

En un ambiente en el que aún prevalece la tensión, la tregua tardó en entrar en vigor. Mientras Israel bombardeó Gaza hasta un minuto antes del horario de cese del fuego, las milicias palestinas lanzaron cohetes más allá de esa hora límite.

Las negociaciones habían ganado en vigor anteayer con la llegada de Clinton. La presencia de Clinton y del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, abrieron una vía a la esperanza entre los actores del conflicto y la azorada comunidad internacional. Pero los intensos bombardeos de anteanoche complicaron el acuerdo.

Luego de dialogar en Ramallah, Cisjordania, con el presidente palestino, Mahmoud Abbas -cuya influencia en Gaza es relativa-, Clinton sostuvo ayer una reunión con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y viajó a Egipto para mantener discusiones con el presidente Mohammed Morsi.

Las negociaciones parecían encarriladas, pero estuvieron nuevamente cerca de naufragar en la mañana de ayer, cuando un atentado contra un ómnibus en Tel Aviv dejó 17 heridos y subió la tensión.

El atentado no fue reivindicado, pero Al-Aqsa, el canal de televisión de Hamas, lo celebró como una "operación mártir". Fue perpetrado en una calle cerca del Ministerio de Defensa y los cuarteles generales del ejército y se trató del hecho más violento registrado en la capital comercial de Israel desde 2006. El ataque resucitó el miedo israelí a los atentados terroristas.

Cruce de misiles

Desde Gaza, además, las milicias palestinas lanzaron proyectiles también hacia Tel Aviv, pero no alcanzaron a impactar o fueron derribados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, que demostró ser eficaz durante todo el conflicto.

Los que sí llegaron a suelo enemigo fueron los proyectiles de las fuerzas israelíes, que atacaron ayer en la madrugada más de 100 objetivos, incluyendo una serie de edificios del gobierno de Hamas, y dejaron cerca de 17 muertos, entre ellos un chico de dos años.

En medio del cruce de misiles sobre el cielo fronterizo y con nuevas cicatrices en calles y edificios de Gaza, fuentes del gobierno israelí dijeron que accedían a la tregua, pero aclararon que no levantarían el bloqueo sobre la estrecha Franja gobernada desde 2006 por el movimiento radical islamista, una de las condiciones exigida por los palestinos.

Anoche Hamas anunció que Israel sí había accedido a ese requisito.

También contribuyó a la tregua una conversación telefónica entre Netanyahu y Obama. Según un vocero de la Casa Blanca, Obama le agradeció al premier israelí la decisión de acordar el alto el fuego y reiteró que "Israel mantiene el derecho de defenderse".

La aplicación del trato

El presidente egipcio encabezó en los últimos tres días la mediación para poner fin a las hostilidades, en buena medida por la presión occidental, pero también por su interés en ser más gravitante en la región y por la necesidad de restaurar cierta armonía entre sus dos vecinos y evitar que los efectos de la guerra se derramen sobre su territorio.

Según la radio pública israelí, la tregua, en un primer momento temporal, debería ser el preludio de un alto el fuego duradero por el cual Israel y Hamas se comprometerían a cesar los ataques y los disparos de cohetes. Al mismo tiempo, Egipto debería poner en marcha un mecanismo de supervisión.

Más que celebrar el compromiso de una paz volátil, los dos adversarios llevaron agua para su molino y se atribuyeron la victoria. El líder de Hamas, Khaled Meshal, dijo, sin reparar en matices, que su movimiento consiguió "todas sus demandas" con el acuerdo y que Israel "fracasó en todos sus objetivos".

Del otro lado, Netanyahu sostuvo que Israel hizo que el grupo islamista "pagara un alto precio" durante la ofensiva de ocho días sobre Gaza. Israel destruyó "miles de cohetes", así como "centros de comando" de Hamas, subrayó el jefe de gobierno.

El ejército israelí cifró en 1500 los blancos atacados en la Franja desde que comenzó su operativo militar contra las milicias de Gaza el 14 de noviembre. Los blancos incluyeron el "asesinato selectivo" de 19 altos mandos de grupos armados y de 30 de rango intermedio.

El balance de víctimas entre los palestinos es de 160 muertos, más de la mitad civiles, y 1300 heridos, según el Ministerio de Salud de Gaza. En Israel hubo cinco muertos y cerca de 50 heridos.

Las claves del acuerdo

Egipto y Estados Unidos facilitaron la tregua

  • Mediación de Egipto
    Después de ocho días de ataques, la tregua entre Israel y Hamas, en el poder en la Franja de Gaza, entró en vigor ayer gracias a la mediación de EE.UU. y del presidente egipcio, Mohammed Morsi, garante último del pacto
  • Pasos fronterizos
    Además del alto el fuego, la tregua prevé la apertura de los pasos fronterizos, facilitar el movimiento de personas y el transporte de mercancías
  • Ganadores
    Netanyahu y Khaled Meshal, jefe político de Hamas, se beneficiaron con la guerra. El primero, porque bombardeó la infraestructura de Hamas y sumó apoyos para los comicios; y el segundo, porque fue elegido como interlocutor de las negociaciones

Agencias Reuters, EFE y AFP .

Del editor: qué significa.
La guerra aérea terminó ayer. Pero la desconfianza y el odio mutuo continúan. Por eso empieza ahora una batalla diplomática: aquella por preservar la calma.

TEMAS DE HOYInflación y preciosFrancisco en Semana SantaCristina KirchnerLa tragedia del ferry Sewol