Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El pulso político

Dos rivales que se parecen demasiado

Política
 
 

Ambos se eligieron mutuamente como enemigos y dan muestras de estar en las antípodas. ¡Pero cuánto se parecen! Cristina Fernández de Kirchner y Hugo Moyano dieron suficientes muestras de ser dos caras de una misma moneda, aunque el gobierno nacional haya logrado el milagro de que de villano de la clase media el dirigente camionero haya pasado a ser uno de los mayores referentes de las demandas de ese sector social. Algo llamativo, pero insuficiente para transformarlo en un líder de la oposición.

Bien asesorado, el titular de la CGT opositora busca desde hace más de un año cambiar su imagen y congraciarse con sectores medios urbanos que tradicionalmente rechazaron sus métodos. Hasta inició una recorrida por universidades privadas para charlar con estudiantes. Y no le fue mal: su percepción social positiva mejoró algo desde entonces. Pero el día del paro volvió a mostrar la hilacha.

Moyano quiso diferenciarse de los Kirchner y convocó a una conferencia de prensa con preguntas, en medio de su euforia por los resultados del primer paro contra el gobierno de Cristina. Bastó que apareciera una pregunta molesta aunque correctamente formulada por un representante de Radio 10 para que el líder sindical descalificara a los periodistas de distintos medios oficiales o cercanos al oficialismo. "A los muchachos los mandan a preguntar estas cosas...", murmuró, haciendo recordar a Néstor Kirchner cuando un periodista de Clarín lo consultó sobre el incremento de su patrimonio y le contestó: "A vos te mandó Magnetto". La misma intolerancia y falta de respeto hacia el periodismo quedó evidenciada en los abucheos y silbidos hacia algunos hombres de prensa por parte del coro de aplaudidores que acompañaron a Moyano, tan parecido al de quienes se juntan para alabar a la Presidenta en sus actos.

"A mí no me van a correr, y menos con amenazas y patotas", dijo la jefa del Estado al referirse a la huelga y a los "aprietes" de activistas de la inactividad que cortaron rutas y calles. Cuestionó la Presidenta algo que su gobierno se cansó de hacer: alentar escraches y piquetes contra empresas como Shell y los diarios Clarín y LA NACION, presionar a jueces o atacar desde el atril a un simple operador inmobiliario que osó describir la realidad de ese mercado.

El poder de Moyano creció desde 2003 hasta la muerte de Néstor Kirchner a expensas del prebendarismo kirchnerista. A cambio, el dirigente camionero aportó muchas veces una cuota de moderación en los reclamos salariales y brindó apoyo a las movilizaciones de un gobierno muy pendiente del control de la calle. Todo eso se terminó y no faltan quienes ven en Moyano al mejor vocero del reclamo por los impuestos al salario. Pero juntar cacerolas con piquetes no parece ser el camino más adecuado..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYInseguridadFeria del LibroFrente Amplio UNENRicardo Bauleo