Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Mini Paceman

Mix de coupé y aventurero compacto

Al volante

La marca inglesa del Grupo BMW acaba de lanzar el séptimo modelo de una familia de automóviles que sigue recreando su propia historia

Por   | LA NACION

 
 

MALLORCA, ESPAÑA

Recrear un modelo que fue ícono de una época y relanzarlo como vehículo de lujo, cuando en sus orígenes fue un auto económico, no es tarea fácil. Sin embargo, el Grupo BMW lo hizo cuando decidió, a fines de los 90, que la marca MINI tenía un buen potencial por desarrollar.

El éxito fue rotundo en todo el mundo. Pero si reinventar una leyenda fue un desafío, mantener el éxito lo era más. ¿Cómo sostener en el tiempo el ritmo de ventas de un modelo?

La respuesta fue contundente: MINI tenía que dejar de ser un modelo para convertirse en una marca, y ése fue el camino elegido.

Así, a las versiones del hatch se sumaron nuevas carrocerías. Al Clubman, que sumó espacio, se agregaron el roadster, el cabrio y el coupé. Luego llegó el gran golpe del Countryman. Con este modelo no sólo se agrandó la familia, sino que también se sumaron dos puertas más y mayor espacio, creando nuevas opciones para los compradores. Y como si las cinco puertas no fueran suficientes, también se agregó como opcional la doble tracción. Con esos elementos, más la vuelta a la gloria deportiva en el Dakar, el Countryman consolidó a MINI en todo el mundo. Pero los diseñadores no se quedan quietos. Con el éxito del Countryman decidieron llevar ese estilo aventurero al séptimo integrante de la familia: el Paceman.

 
En la línea del Countryman de 5 puertas, el Paceman tiene más espacio interior y un amplio despeje. Foto: BMW
 

¿La fórmula? Una medida de MINI hatch y otra de Countryman. El resultado es una versión tres puertas del Countryman, que la gente de la marca ha denominado como el primero Sport Activity Coupé (SAC) en el segmento de los compactos de lujo.

El frente es parecido al del Countryman, pero el Paceman es más bajo y el techo tiene una caída que le da un aspecto dinámico y deportivo.

La familia del Paceman se lanzó mundialmente con cuatro motorizaciones, dos nafteras y dos diésel, todas de cuatro cilindros. Las primeras son de 184 CV y 122 CV, y las gasoleras de 143 CV y 112 CV. En ambos casos, las versiones más potentes corresponden a los modelos S.

Todas las versiones tienen de serie caja manual de seis marchas y, como opcional, una caja automática-secuencial de seis marchas Steptronic. Las versiones S con caja automática se combinan de serie con levas al volante.

 
Tacómetro: con velocímetro digital en el centro, más útil que el analógico central. VelocÍmetro: mantiene la tradición del modelo, alberga la pantalla multifunción de navegación y audio. Foto: BMW
 

En el interior no hay grandes cambios respecto del resto de los MINI. Sigue el gran velocímetro central. En medio de éste se ubica la pantalla multifunción, donde es posible visualizar desde el navegador hasta las funciones de audio, todo comandado desde un swicht en la consola central.

Doble tracción

Al igual que el Countryan es posible elegir versiones de tracción 4x4 MINI ALL4. El sistema de tracción permanente en las cuatro ruedas se ofrece para los modelos MINI Cooper S Paceman, MINI Cooper SD Paceman y MINI Cooper D Paceman, tanto con caja manual como con automática. En condiciones de conducción normal, el sistema de tracción integral distribuye la potencia en partes iguales (50%) entre los dos ejes, pero de manera automática puede aplicar sólo el 10% de la tracción a las ruedas traseras. La versión que manejamos en esta presentación internacional fue el Paceman S naftero, con caja manual y tracción delantera.

Como en el Countryman, las suspensiones del Paceman son menos ásperas y más amigables en ciudad que las de los otros MINI. También tienen un adecuado comportamiento en trayectos sinuosos, donde a pesar de ese mayor confort no se nota un rolido excesivo por el mayor despeje del suelo.

El conjunto de caja, motor y dirección es bien MINI: respuestas ágiles e inmediatas al acelerador, cambios de recorrido corto y precisos, y obediencia sensible al volante.

 
La versión Mini Paceman S con motor naftero (de 122 y 184 cv de potencia) es la que llegaría a la argentina el año próximo. Foto: BMW
 

Obviamente dispone de todos los sistemas electrónicos de ayuda a la conducción como el control dinámico de la estabilidad (DSC), ABS y EBD, regulación de frenado en curvas CBC, asistente de frenado y sistema de ayuda de arranque en pendientes. En las rectas el auto va firme y tiene una buena visibilidad hacia adelante, pero muy reducida hacia atrás por la pronunciada caída del techo.

Comparado con el resto de la familia MINI, el Paceman tiene, igual que el Countryman, un diseño menos refinado, pero es lo que buscaron sus creadores. Tiene un comportamiento dinámico más suavizado para el uso diario, algo que los puristas pasarán de largo, pero que muchos otros agradecerán. Sin duda ganó en espacio, con un baúl de mayores dimensiones. Como en toda coupé, el acceso y la salida de las plazas traseras no es confortable, pero para eso esta el Countryman.

Coupé y aventurero, rutero y ciudadano, buen espacio para un compacto y estilo particular son los atributos de este MINI difícil de encasillar. El lanzamiento en la Argentina está previsto para el segundo semestre del año próximo. Habrá que esperar un poco para que el séptimo MINI complete la gama en nuestro país..

TEMAS DE HOYInseguridadFeria del LibroFrente Amplio UNENRicardo Bauleo