Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Dueños del pasto, dueños del negocio

Campo

Los forrajes conservados, henos y silos, ya no son tomados como una reserva invernal, sino como una parte esencial de la dieta de los tambos y de los sistemas de engorde vacuno

El fundamento de la inversión en la producción y confección de los megafardos de alfalfa en Santiago del Estero responde a la intensificación que se viene dando desde hace años en los sistemas de alimentación de la lechería y la ganadería vacuna.

Patricio Aguirre Saravia es un observador y un convencido de que la tendencia no tiene marcha atrás. Le pone números que sorprenden por lo explosivo de los cambios. "En 2004 -recordó-, muy a duras penas los contratistas hacían 310.000 hectáreas de silo de maíz. Hoy, esa superficie es de 1.600.000 hectáreas. El concepto cambió en forma radical: al silo, al heno ya no se lo trata más como una reserva de uso invernal, sino como un forraje conservado, que es la gran herramienta estratégica que tiene tanto la producción de carne como la de leche para aumentar la competitividad. Lo que era una reserva forrajera es hoy una parte fundamental de la dieta. Lo que antes se hacía para 60 días de consumo de la hacienda pensando en morigerar el bache invernal hoy se hace para 400 o 500 días de consumo. Hay una muletilla que dice que el dueño del forraje es el dueño del negocio de la carne. Lo cierto es que el que no tiene la comida vende mal y el que tiene la comida compra bien. Y si bien es muy bueno tener mucho alimento, es mucho mejor saber de qué calidades se dispone."

Aguirre Saravia es también el actual presidente de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF) y cree que los productores agropecuarios no pueden crecer sin buenos proveedores de servicios.

"No tengo dudas de que el límite de crecimiento son los proveedores, Los productores no crecen cuando el proveedor de servicios no crece, no se capacita o es ineficiente o poco confiable. Estoy orgulloso de haber podido acompañar el crecimiento de muchos de mis clientes. Uno pasó de 26 a 400 hectáreas de silo de maíz y otro de 160 a 400 hectáreas. No puedo no acompañar con mi servicio a los productores que quieren crecer. Ese es el compromiso que tenemos como contratistas. Por lo que debemos capacitarnos, tener la logística necesaria para llegar a tiempo y contar con la máquina en condiciones."

No esconde su fanatismo por la especialización de las tareas en busca de la eficiencia. "Que cada uno haga lo mejor que pueda hacer. El heno de alfalfa de alta calidad lo vamos a obtener en cantidad y en calidad en Santiago del Estero, no pretendamos lograrlo en Pergamino. La especialización que se viene dando en el agro es lo que explica la figura del contratista y el protagonismo de los últimos años. Cuando en cualquier rubro se logran altos niveles de eficiencia, se pueden sortear las peores crisis. A veces falta una adecuada planificación que nos impide adelantarnos a los hechos. Es increíble la cantidad de plata que uno puede ahorrar", concluyó..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYElecciones en AFAReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015Damián Stefanini