Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La Justicia y la economía

Opinión

"Desdichada la generación que debe juzgar a sus jueces" es lo que se dice del primer verso del Libro de Ruth (i.1) según la interpretación de Ruth Rabbah, con lo que se quiere recordar que hubo un tiempo en el que los jueces pervertían sus juicios y por eso fueron juzgados por su pueblo. Me impresionó vivamente esta imagen. Es realmente una situación dramática y verdaderamente desgraciada. En alguna medida estamos sufriendo una situación parecida. No hay mucha valentía en los jueces, salvo honrosas excepciones. La justicia viene enseguida de la libertad como valor fundamental del ser humano. No se puede vivir sin justicia. Los jueces deben jugarse la vida, aún contra los poderosos, para hacer justicia a pesar de las presiones. De lo contrario, no hay convivencia posible, no hay patria común. Si triunfa la prepotencia, estamos perdidos. Si ocurre esa desgracia, también tendremos que juzgar a nuestros jueces.

La justicia viene enseguida de la libertad como valor fundamental del ser humano. No se puede vivir sin justicia

Hay muchos temas que son juzgados por los jueces, pero me quiero referir a los económicos en este espacio pequeño de un artículo. ¿Cómo entra la justicia dentro de la economía? Para entender esto con un ejemplo, podemos considerar la 2ª regla de la inversión en el siglo XXI que nos dice: " Las inversiones se dirigen hacia aquellos países en los que se garantiza la propiedad y en los que la justicia resuelve las controversias que puedan suscitarse entre las personas, las empresas o el gobierno de una manera equitativa, de acuerdo a las leyes y donde se cumplen las sentencias". En otras palabras, sin "seguridad jurídica" no hay inversiones o solo invierten los aventureros, los "buitres", no las empresas que cumplen todas las normas. Sin inversiones masivas, no hay ocupación competitiva de la población. Por eso la justicia es, en este aspecto, muy importante dado que la consecuencia de la ausencia de justicia es el desempleo y el subempleo de mucha gente.

La justicia es, en este aspecto, muy importante dado que la consecuencia de la ausencia de justicia es el desempleo y el subempleo de mucha gente

En la 1ª norma de la inversión en el siglo XXI también encontramos otro ángulo del tema justicia y sus consecuencias: "Las inversiones se dirigen hacia los distintos países en función de la rentabilidad que pueden obtener, modificada por el riesgo de invertir en ese país". ¿Cuáles son los riesgos de invertir en la Argentina? En muchos casos extremos en que nuestro país ha caído, la forma en que resuelva la justicia las controversias suscitadas, nos quita o nos agrega riesgo país, es decir desempleo o subempleo por falta de fábricas, al faltar las inversiones que podrían hacerlas. Podemos listar muchos ejemplos de estas decisiones extremas como pueden ser las expropiaciones de empresas con inadecuada o ninguna compensación, los diversos defaults de las deudas, el cambio de reglas del juego sin respetar las reglas vigentes antes del cambio, la violación fragante de las contratos, la prohibición de envío de utilidades sin previo aviso, la prohibición de la exportación de un producto (por ejemplo, carne) aún ya estando cargado el producto en el barco, el canje de todos los depósitos bancarios por un bono del Estado a 10 años, como ya ocurrió dos veces en las últimas dos décadas y muchas otras medidas extremas, que si la justicia no les pone un límite, los políticos hasta festejan esas decisiones dramáticas.

Nuestra justicia no ha resuelto muchos casos en forma satisfactoria, por lo que ha reducido su confiabilidad de una manera importante. Para confirmarlo baste recordar que hasta el Estado Nacional ha tenido que aceptar que los contratos de financiamiento del Tesoro Argentino estén sujetos a los tribunales de otros países, por ejemplo, a los tribunales de New York en lugar de los nuestros, como ocurre con el caso del juez Griesa. Muchos contratos entre empresas se hacen actualmente poniendo como tribunales los de Uruguay y no los de Buenos Aires. Nuestra justicia, deteriorada en si misma, tiene mucho que ver con el deterioro de las demás instituciones argentinas.

Nuestra justicia, deteriorada en si misma, tiene mucho que ver con el deterioro de las demás instituciones argentinas

¿Tendremos que juzgar a nuestros jueces? La idea no nos gusta, nos repugna y supongo que no puede gustarle a nadie por la decadencia que implica, o por lo difícil o imposible que parece. Recordemos a todos que siempre llega la hora de la justicia, aún de la manera más inesperada, aunque puede tardar más tiempo del que nos gustaría. Los límites a los abusos los debe poner la justicia. El pueblo que lamentablemente tenga que llegar al extremo de tener que juzgar a sus jueces, sufrirá mucho, será muy desdichado, como dice Ruth Rabbah. Estamos muy cerca de esa situación, pero aún podemos reaccionar a tiempo..

TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosInseguridadCristina KirchnerElecciones 2015