Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El hombre que está solo y camina

Enfoques

Por   | LA NACION

 
 

Buenos aires, 20 de noviembre de 2012. La ciudad deshabitada. Y, en medio de una calle desierta, un hombre. La imagen, tan despojada, tiene una gran fuerza simbólica. Pero el sentido no se deja atrapar fácilmente. Podría decirse, sin pretensiones, que así de solos venimos al mundo. Y que así de solos vamos. Porque el hombre camina. En medio de un paisaje inmóvil, donde no se ve ni un papel barrido por el viento, ésa es la única certeza.

Tuve en el secundario un profesor de filosofía que durante los partidos de la selección argentina en el Mundial 78 se dedicaba a recorrer la ciudad vacía. Mientras todos, en el estadio de River o frente a los televisores, se congregaban para gritar a coro los goles de Kempes o de Luque, mi profesor se entregaba al inquietante ejercicio de andar solo por las calles sin gente de una Buenos Aires fantasmal. Tal vez por temor, o por respeto, nunca le preguntamos qué buscaba en esos paseos. Pero lo veo ahora caminando a sus anchas por el medio de la avenida Santa Fe, así como este hombre baja por el medio del puente Pueyrredón el día en que Micheli y Moyano pararon el país.

La imagen parece la versión siglo XXI de uno de esos cuadros metafísicos de Giorgio de Chirico, tan esenciales como misteriosos. Pienso también en las tramas apocalípticas de películas de ciencia ficción clase B, donde sólo un hombre se salva de la catástrofe que acaba con la humanidad: el hombre de la foto, por ejemplo. Y recuerdo el libro La carretera , en el que Cormac McCarthy narra la peregrinación desesperada y sin rumbo de un padre y un hijo en medio de un mundo devastado y lleno de peligros.

Pero el pesimismo del escritor norteamericano no es para todos. Hay quienes elegirán pensar que esa mañana el hombre de la foto se despidió, antes de salir, de alguien que quiere y que está esperando su regreso, una mujer o un hijo. O que alguien, quizá, lo aguarda de este lado del camino. Pero, ¿quién podría decir de dónde viene o adónde va? La única certeza es que está solo. Y que camina..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezElecciones 2015InseguridadLa tragedia del ferry Sewol