Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La semana del campo

El trabajo y la producción, afectados por el ajuste

Campo
 
 

Aunque en forma indirecta, el campo fue protagonista del hecho político de la semana, el paro de trabajadores convocado por la CGT, la CTA y movimientos sociales. De las cuatro entidades que integran la Mesa de Enlace sólo una, la Federación Agraria Argentina (FAA) se involucró en las movilizaciones. El resto emitió comunicados de apoyo a los reclamos de los gremios.

Hay un hilo conductor que une el reclamo sindical y la adhesión del ruralismo: es la presión impositiva que el Gobierno aplica sobre el trabajo y la producción. Aunque una y otra vez la presidenta Cristina Kirchner diga que el "modelo" no impone "políticas de ajuste", el aumento de los tributos no hace otra cosa que quitarles ingresos a quienes viven de su salario o invierten para producir. Cuando el Estado tiene que hacerle frente al déficit fiscal aumenta la presión impositiva sobre quienes generan ingresos genuinos en vez de reducir sus gastos. Es lo que sucedió con los aumentos del impuesto inmobiliario rural en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba. Al mismo tiempo, se mantiene inmune a cualquier sugerencia de cambio sobre reducción de los derechos de exportación. Ni siquiera acepta rebajas en aquellos productos que no le generan un ingreso fiscal importante y, menos aún, tienen impacto en la formación del precio de los alimentos en el mercado interno.

Recientemente, la Asociación Argentina de Girasol (Asagir) pidió la reducción de las retenciones al girasol, un cultivo clave para Chaco y La Pampa, que hoy tienen una alícuota del 32 por ciento. La carne, a su vez, tiene que pagar un derecho de exportación del 15 por ciento. Cuando el país se encamina a tener el nivel de exportaciones más bajo de los últimos 12 años, persiste ese margen que está dejando fuera de carrera a la Argentina de sus principales destinos de exportación. Ahora será Chile, porque Paraguay reanudará sus envíos hacia allí tras haber superado el tiempo de veda tras el último caso de fiebre aftosa. Chile había sido para la Argentina el único mercado estable, más allá de la Hilton, por la ausencia de Paraguay.

El Gobierno no tomó nota de las más de cien plantas frigoríficas que cerraron en los últimos cuatro años con su secuela de pérdidas de puestos de trabajo. Así, se diseña una cadena de ganados y carne de "mercado interno", en la que algunos eslabones pueden tener ganancias atractivas durante un cierto tiempo, pero a la larga el deterioro afecta a todos.

En la industria creen que en algún momento se revertirá la situación. Por eso, intentan abrir mercados, como el de China, que ya completó la autorización sanitaria de las plantas argentinas. Una delegación del Consorcio de Exportadores de Carnes (ABC, en sus siglas en inglés) estuvo en Shangai para acordar los trámites que deben seguir los exportadores para que China otorgue sus licencias de exportación.

El Gobierno tampoco se da cuenta que está dejando pasar oportunidades. Ocurre también con el trigo. Esta semana, un informe del diario brasileño Valor Económico estimó que Brasil deberá importar entre el 5 y el 10 por ciento del cereal desde fuera de los países del Mercosur porque sabe que la oferta de su socio principal será escasa. La Argentina tendrá para exportar apenas unas 4,5 millones de toneladas de la campaña 2012/13 si se cumplen las estimaciones de una cosecha de entre 10,5 y 11 millones de toneladas. Cuando el mundo está necesitando trigo como nunca, la Argentina no tiene mercadería suficiente como para satisfacer esa demanda. Así paga las consecuencias de una política que ya lleva seis años de continuos fracasos.

La frase

  • RUBÉN FERRERO
    Presidente de CRA

    "Dinamitando a los sectores productivos se hace añicos toda la economía"
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYInseguridadLos números del IndecFrente Amplio UNENPapa FranciscoHugo Moyano